miércoles, 6 noviembre, 2019
Banner Top

A pesar de que la FIFA supervisa el fútbol por todo el mundo, hay una próspera escena internacional fuera de sus auspicios, consistente en torneos y partidos entre regiones que tienen poco o ningún reconocimiento internacional. Algunos de los mismos están involucrados en conflictos “candentes”, disputas en curso entre estados y separatistas internos.

La naturaleza misma de la nacionalidad puede ser compleja y tensa. Algunas partes del mundo buscan la autodeterminación y otras son reconocidas por algunos países pero no por otros, pero ¿a dónde van cuando la condición principal para unirse a la FIFA es el reconocimiento internacional general como miembro de la ONU?

La respuesta a esta pregunta es la Confederación de Asociaciones de Fútbol Independientes, o CONIFA, para abreviar. Al revisar los nombres de los miembros de la CONIFA, sin gran esfuerzo, aparecen desde la memoria profunda lejanos tambores de guerras civiles que dejaron miles de muertos y pueblos arrasados. En 2013, tras los problemas económicos padecidos por su antecesor (NF-Board) apareció esta organización.

Al año siguiente ya pusieron manos a la obra con la Copa Mundial de Fútbol organizada por Sápmi (Laponia), que en realidad se llevó a cabo en el Jämtkraft Arena en Ostersund, Suecia, donde jugadores internacionales se jugaban el cetro mundial del fútbol independiente, ajeno al ruido mediático y a los dólares. El balompié que se juega no sólo con los pies, sino también con el corazón.

Hablamos del sentimiento de una nación que nunca ha sido o será reconocida, instantánea de una imagen en constante cambio, un momento arbitrario en la historia. CONIFA da voz a aquellos pueblos que cayeron en el lado equivocado de la narrativa a medida que el mundo se iba reorganizando gradualmente.

Un sentimiento que me hizo adentrarme en este fantástico mundo. Tanto que poco después salió El Juego de Los Olvidados como respuesta a ese interés. En medio de todo ese proceso tuve la oportunidad de hablar con Sascha Düerkop, Secretario General de CONIFA, sobre todo este desarrollo y la lucha que emprenden para darle notoriedad a todas estas historias.

 

 

 

¿Por qué se creó CONIFA?
Fue creada para proporcionar un hogar a los muchos equipos fuera de la FIFA que ya existían. Jugaban de forma ocasional y queríamos organizarlo de forma más profesional y aportar algo de estructura a esta hermosa parte del fútbol internacional. Estos torneos dan visibilidad a aquellos territorios que, de otra manera, no la tendrían.

 

¿Cómo perciben el crecimiento de la organización en los últimos años?
Es absolutamente impresionante. Hemos comenzado la organización hace solo seis años, con alrededor de diez miembros. Solo seis años después y ya tenemos 58 miembros de todos los continentes. Mientras que nuestra primera Copa Mundial estuvo cubierta por 30 periodistas de cinco países, nuestra última Copa Mundial en Londres (2018) tuvo más de 300 periodistas acreditados de más de 50 países. Tenemos la sensación de que iniciamos un movimiento global masivo y más y más personas de todo el mundo quieren involucrarse con él, como equipo, en el lado administrativo, como árbitro o como reportero.

 

¿Cuál es el criterio para que cualquier estado se convierta en miembro de CONIFA?
Los equipos dispuestos a jugar para CONIFA aún no pueden ser miembros de FIFA. Además, deberían representar a una minoría, una región histórica o una nación. Tenemos 10 criterios y cada uno de ellos debe cumplirse para ser elegible.

 

¿En qué se está enfocando actualmente CONIFA ?
La organización actualmente está trabajando duro en la Copa Mundial de Fútbol 2020 y la primera Copa Mundial de Fútbol Femenino. El retiro a corto plazo de Somalilandia como anfitrión para 2020 significa que ahora tenemos un calendario apretado y tenemos que agrupar nuestros esfuerzos para asegurarnos de que nuestro evento principal pueda continuar el próximo verano. Somos muy optimistas de que podamos publicar noticias en este frente pronto, pero aún no estamos completamente allí.

 

¿Qué sucedió con Somaliandia?
La idea era dar otro gran paso en la dirección correcta, buscando celebrar el primer Mundial fuera de Europa. Somalilandia iba a ser la sede del torneo con un total de cinco ciudades anfitrionas (Hargeisa, Berbera, Borama, Burao y Gabiley), para que todos sus habitantes tuvieran la oportunidad de asistir a los partidos y celebraciones. Ellos tienen sed de intercambio internacional y se encuentran entre las personas más hospitalarias que he conocido. Problemas logísticos terminaron de alejar el albergue del campeonato y lo comentamos en su momento. Estamos totalmente convencidos de que pronto el gobierno y la Asociación de Fútbol de Somalilandia podrán tener las condiciones para que se juegue un partido CONIFA en su territorio.

 

Ya en enero tienen la Reunión General Anual, a celebrarse en Jersey.
Durante los próximos meses, anunciaremos el anfitrión de la Copa Mundial de Fútbol 2020 y tendremos nuestra Reunión General Anual en Jersey. Inevitablemente, eso significa que estos meses estarán llenos de trabajo duro para nosotros. La RGA nos brindará una gran oportunidad para vincularnos con nuestros miembros en persona nuevamente y garantizar que todos sean escuchados y sus pensamientos tomados en cuenta para el futuro de CONIFA. Confiamos en que el futuro inmediato y de mediano plazo de CONIFA y todo el fútbol fuera de la FIFA se formará dentro de un mes por ahora, teniendo muchos desarrollos emocionantes en paralelo ahora.

 

¿Qué opina de las críticas que recibe la organización por darle cobijo a regiones con connotaciones políticas o territoriales complicadas?

Apreciamos cualquier crítica que se nos presente. Siempre hemos mantenido un enfoque muy abierto con cualquiera. Ofrecimos a todos los críticos que se sentaran, para conversar y escuchar sus argumentos. En algunos casos esto se materializó, pero en otros resultó que la crítica no tenía ningún interés en algún tipo de debate y en realidad no estaba realmente interesada en nuestro trabajo. Uno de esos casos es Azerbaiyán, que se quejó de la última Copa de Fútbol Europea en Artsakh. Rechazaron una reunión y, aunque tuvimos un miembro de Azerbaiyán, Nakhchivan, por un tiempo, no tuvieron ningún interés en colaborar en absoluto. Resultó que solo querían cumplir con su deber de aumentar oficialmente su incomodidad con la presencia de Artsakh en un torneo, pero no tenían mucho interés en ir más allá de eso.
Entendemos de dónde provienen aquellos que critican dar una plataforma a los no reconocidos, pero estamos totalmente de acuerdo. Somos una organización deportiva y no política que pone a la sociedad civil, en la forma de jugadores de fútbol, en el centro de sus acciones. Brindamos a los ciudadanos comunes la oportunidad de representarse a sí mismos ante el mundo y participar en el intercambio internacional, lo cual estamos convencidos de que solo resultará en una actitud más abierta y enriquecerá a todos los participantes al final. Nunca hacemos o haríamos comentarios sobre el estado político de nuestros miembros, pero sí defendemos estrictamente el derecho de las personas que viven en tales territorios a existir y ser vistos y escuchados.

 

¿Qué le ha parecido la aceptación de Pueblo Mapuche como el primer equipo sudamericano en la organización?
Estamos increíblemente felices y orgullosos de que Pueblo Mapuche sea el primer equipo en Sudamérica que se une a CONIFA y pasa a ser parte de nuestra familia. Haremos todo lo posible para que participen en la acción lo antes posible, a pesar de las distancias a sus vecinos más cercanos y actuales. Los Mapuche merecen ser vistos más por el mundo y esperamos que podamos ayudarles a darles esa oportunidad.

 

¿Cómo va el crecimiento del fútbol femenino en CONIFA?
Kelly Lindsay, nuestra directora de fútbol femenino, reunió a un sólido equipo de expertos en fútbol femenino internacional para ofrecer el primer Mundial CONIFA lo antes posible. Como organización, siempre quisimos organizar una Copa del Mundo en esta categoría y ayudar a alcanzar la igualdad en el fútbol, pero carecía de recursos humanos y financieros. Por lo tanto, no podemos agradecer lo suficiente a Kelly por dar un paso adelante y asumir el desafío. Varios de nuestros miembros participan activamente en el fútbol femenino y lo han desarrollado apasionadamente en los últimos meses. Chipre del Norte, por ejemplo, tiene una liga femenina recién creada, y Matabelelandia, quien fundó un equipo nacional el año pasado, son solo dos ejemplos del creciente interés en igualar el campo de juego. El equipo de fútbol femenino en CONIFA actualmente está conversando con varios socios potenciales y tener, al menos, el mismo nivel que nuestros torneos masculinos.

 

¿De qué forma visualiza el desarrollo del fútbol fuera de FIFA?
El desarrollo del fútbol fuera de la FIFA es increíble. Cuando comenzó CONIFA había pocos equipos activos, casi exclusivamente en Europa occidental y basados en la representación regional. CONIFA ha ampliado claramente el alcance del fútbol fuera de la FIFA y, por lo tanto, han motivado a más de 50 equipos en todos los continentes a participar en el fútbol internacional. Desde minorías hasta islas remotas en todo el mundo, cada vez más personas se unen a este movimiento único. Un aumento en la atención de los medios ayuda a impulsar este crecimiento de manera constante. Muchos de los equipos, vistos individualmente, también han aumentado notablemente sus estructuras, su gobierno y su visibilidad. Si bien rara vez alguien ha oído hablar de Matabelelandia o de la minoría coreana en Japón, cientos de miles de seguidores de CONIFA en todo el mundo ahora conocen no solo su equipo de fútbol, sino también su historia. Eso, en sí mismo, es hermoso y un gran logro de nosotros, uno del que estamos increíblemente orgullosos.

 

¿Cuáles son sus principales desafíos?
El mayor de todos es con respecto a la parte financiera, ya que la mayoría de los equipos no cuentan con un respaldo masivo y siempre es difícil encontrar patrocinadores y donaciones para algo que no está en la agenda de los medios internacionales. Por esa razón fue muy positivo tener, después de años de duro trabajo, a Paddy Power (casa internacional de apuestas) como patrocinador de la Copa Mundial que organizamos en Londres.

 

¿Alguna anécdota que contar?
Mis anécdotas favoritas involucran a la gente “detrás de escena”, o en las gradas. En Artsakh un policía detuvo a los miembros de la Junta que abandonaron la oficina de CONIFA alrededor de las 3 de la mañana, trabajando toda la noche. Al final resultó que no hicieron nada malo, pero el policía les ofreció galletas y los llevó de regreso a su hotel, ya que respetaba mucho lo que hacía la organización. Del mismo modo, siempre me sorprende cuando las personas que están sentadas a mi lado discuten en detalle sobre nuestros miembros. Estuve involucrado en un largo debate sobre la historia de Chameria y Sápmi en un estadio en Artsakh (Askeran), durante un partido. El solo hecho de que dos habitantes locales hayan investigado a ambos equipos, su historia, su herencia y su cultura me asombra mucho. Es todo lo que significa CONIFA y estamos muy orgullosos de haber inspirado a las personas a leer sobre nuestros miembros.

 

Tags: ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: