lunes, 10 junio, 2019
Banner Top

Los brazos extendidos al cielo y una carrera elegante y poderosa eran la manera distintiva de Mario Alberto Kempes de celebrar sus goles. La mayoría de ellos nacieron de una forma similar, con una zurda magnífica que le abrió la puerta al Valencia de varios títulos: una Copa del Rey, una Recopa de Europa y una Supercopa de Europa. Esa facilidad para anotar también permitió que la selección de su país se proclamara campeona del mundo en 1978. Nada de ello le había servido para labrarse un retiro desahogado.

 

 

Un Matador en los Balcanes

Corría el año 1996 cuando el agente de Mario Alberto Kempes, Horacio Fernández, comunicó al mundo que su cliente estaba buscando una nueva y estimulante aventura como entrenador, después de la experiencia con el Pelita Jaya indonesio.

Sí, era el mismo Kempes que lideraba a aquella histórica Argentina en el Mundial del 78, ídolo de los fanáticos de Rosario Central y Valencia y que daba nombre también al estadio de la ciudad de Córdoba.

Este sería el comienzo de una historia increíble que lo llevará a Albania. No era este el primer destino exótico del que fuera apodado por su contundencia finalizadora como El Matador. Anteriormente, el argentino estuvo dando vueltas por Austria, Chile e incluso en Indonesia, donde fue entrenador-jugador.

Los medios de la época hablaban de $ 250,000 por temporada durante dos años como la irrechazable oferta realizada por el presidente del KS Lushnja Rrapush Xhaferri. Kempes aceptó de inmediato y se convirtió en diciembre de 1996 en el primer entrenador extranjero en la historia del campeonato de aquel país.

Lo que apareció frente a los ojos del argentino tuvo toda la apariencia del país de los maravillas: tanto dinero (al menos en apariencia), entusiasmo de los fanáticos, que se expandieron visiblemente (se contabilizaron más de 10,000 para asistir al primer entrenamiento) y muchas inversiones importantes.

De hecho, provenientes de Brasil llegaron Carlos Eduardo Castro de Souza “Edu” y Vlademir Souza dos Santos y también el nigeriano Leonardo Ineh Nosa, los primeros futbolistas extranjeros en participar en el fútbol albanés. Incluso se habló de Gabriel Omar Batistuta, quien en ese momento estaba pasando por su momento dorado en Fiorentina. Batigol a menudo era el tema principal de las reuniones corporativas.

“Sí, traer a ese tipo de pelo largo que anota todos los domingos en Italia no sería mala idea”, comentaba el presidente Xhaferri con arrogancia. La misma arrogancia con la que le respondió a Kempes, cuando el técnico argentino exigió traductor y personal técnico: “Te entrego un saco de dinero, cállate y trabaja”.

Kempes obedeció y se puso a trabajar. A pesar del impacto con los avatares de un país en plena transición, con el fútbol albanés y especialmente con el fútbol en Lushnja, el comienzo no fue nada fácil.

“Llegué y encontré el estadio con los escalones desmantelados, el césped lleno de baches, vestuarios con daños en las paredes y los bancos con las piernas rotas “, diría algunos unos meses más tarde, cuando los resultados en el campo comenzaron a demostrar que tenía razón.

 

 

Crisis en Lushnja

En febrero, el Lushnja estaba en las semifinales de la Copa de Albania y acababa de demoler al Dinamo Tirana por 5-0, una de las más grandes victorias en el país. Hubo un sueño, una especie de ilusión que rápidamente se convirtió en una pesadilla. Antes de explicar lo que sucedió a continuación, debemos presentar el otro lado de Rrapush Xhaferri, el de un financiero loco.

Xhaferri estaba a cargo de uno de los “sistemas piramidales” que gobernaban la economía de Albania en ese momento: la mayoría de la población confió e invirtió sus ahorros en estos personajes, quienes prometieron un aumento del 300% del capital recibido. El método que inicialmente parecía funcionar pronto colapsó, dejando a la mayoría de los ciudadanos -no solo a Lushnja- en quiebra.

Toda la economía del país cayó porque tanto los habitantes como el Estado, que ya no podía contar con la liquidez de la misma población, se encontraron sin un centavo. Las primeras repercusiones en el campo deportivo solo pudieron ser derribadas en KS Lushnja. Muchos jugadores abandonaron el equipo, como el recién llegado defensor italiano Giuseppe Accardi (que irónicamente luego ejercería como fiscal deportivo) pero otros, como Dos Santos, Edu y Nosa, no pudieron salir del país porque estaban en quiebra debido a la falta de pago de los salarios. Se encontraron abandonados a su destino, en Albania, sin saber una sola palabra en albanés y sin tener dinero siquiera para hacer una llamada.

 

 

Kempes logra escapar del caos

El último en abandonar el barco fue el propio Kempes. El argentino intentó hacer todo lo posible por resolver las cosas y terminar, al menos, la campaña actual, como declaró su entonces asistente Hasan Lika para Sporti Shqiptar: “quería en todos los sentidos terminar la temporada; incluso vino a pedir ayuda financiera a Maradona y Passarella”.

Pronto, sin embargo, la situación se volvió insostenible para él también. Xhaferri terminó en la cárcel y la gente -en rebelión- había detenido todas las actividades, incluso el fútbol. Kempes logró tomar el último vuelo a Roma, antes de que la anarquía y la guerra civil finalmente tomaran el control de todo el país.

Tiempo después, y tras varias conjeturas sobre su problemático escape de Albania, decidió hablar de ello en su biografía: “[…] Después de dos días nos aconsejaron salir del país, porque la situación se estaba deteriorando. Le advierto a mi hermano, que era mi asistente técnico, y juntos vamos al aeropuerto de Tirana alrededor de las 2:00 pm. El avión a Roma partió a las 16:00, pero Hugo no tenía boleto. Nos las arreglamos para encontrar una agencia en medio del caos total y por un medio nos las arreglamos para volver al aeropuerto. Afortunadamente, ambos escapamos con el último vuelo”. El caos total.

Kempes, a sus 42 años, había tenido que regresar a la casa paterna tras abandonar el cargo de a consecuencia de las revueltas sociales en aquel país balcánico. Más tardes de fútbol estaban por llegar.

Tags: , , ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: