jueves, 23 septiembre, 2021
Banner Top

Ser un equipo del profundo ascenso inglés no es fácil. Destacar entre tantos clubes es una ardua tarea, pues en la tierra en la que se inventó el fútbol, abundan las bonitas narrativas. La del Clapton es una más entre tantas y tantas que presenta el fútbol de las islas. A raíz de la puesta en venta de una camiseta con los colores de la II República Española, este humilde club del este de Londres se dio a conocer, en especial en España. Este acto no fue más que la punta del iceberg de un proceso para salvaguardar los ideales de un club particular, en su lucha contra quienes quieren dañar su idiosincrasia.

El Clapton FC fue fundado en 1877. Con más de 140 años de historia, surgió bajo el nombre de Downs FC en la década de los 70 a raíz de la unión de los tres equipos que compartían el Hackney Downs Pitch. Su fundador fue William Reginald Davies, hijo mayor de la familia de los Davies. En 1894, el Clapton fue uno de los fundadores de la Southern League, liga semiprofesional del Sur y las Midlands. Entre sus mayores hitos históricos se encuentra el honor de ser el primer equipo inglés en jugar en el continente, allá por 1890, además de poseer en su haber cinco FA Cups amateurs.

Al Clapton se le conoce como el club más de izquierdas de Inglaterra y por ello en el verano de 2018 pusieron a la venta una segunda equipación que rendía homenaje a la Guerra Civil Española, coincidiendo con el 80º aniversario del fin de la misma. Inspirada en la bandera republicana, la camiseta presenta las estrellas de las brigadas internacionales en memoria de los 500 fallecidos entre los 2500 hombres y mujeres británicos e irlandeses que se desplazaron a España para cooperar. Destaca también la presencia en el cuello del lema “No Pasarán”, símbolo de la resistencia madrileña ante la entrada de tropas franquistas a la capital española. Este término fue acuñado por el general francés Robert Nivelle y más tarde se convirtió en un lema de la resistencia después de que fuera pronunciado por Dolores Ibárruri, fundadora del Partido Comunista Español. Este guiño político se convirtió en un éxito de ventas, en especial en España, llegando a alcanzar las 15.000 unidades vendidas.

Pese a ello no era un movimiento de marketing, sino que formaba parte de una intrincada estrategia de boicot a los propios dueños del club. Vincent McBean adquirió en 2014 el club y en 2017 sin previo aviso, subió el precio de las entradas de seis a siete libras. Este movimiento fue la gota que colmó el vaso a unos fans indignados con la gestión de sus dueños. Otro de los acontecimientos que instigaron a la revolución era el peligro que su estadio, el Old Spotted Dog, corría. El que es el campo más antiguo de Londres, situado en Forest Gate, zona que estaba apostando muy fuerte por la construcción, peligraba debido a su localización. El riesgo de ser derruido estaba latente, por lo que los ultras del Clapton se pusieron manos a la obra. Los Clapton Ultras se autodenominan antifascistas, anti homofóbicos, apoyan a los refugiados y realizan colectas de alimentos para la comunidad. Desde 2018 pusieron en marcha un boicot por el cual deciden no asistir a ningún partido como local. El estadio del Clapton, uno de los más calientes de la Essex Senior League se vio de pronto vacío. El Old Spotted Dog fue el recinto en el cual el Clapton disputó su primer partido en 1887, desde entonces ha sobrevivido a dos guerras mundiales, jugando un papel importante en la segunda ya que fue usado como estación antiaérea.

También puedes leer:   Laurie Cunningham, pionero y emblema

Esta escisión dentro del club fue más allá. En marzo de 2018, tras unirse con otros seguidores del Clapton, deciden lanzar la campaña Save The Old Spotted Dog Ground y en mayo establecieron la sociedad en beneficio de la comunidad Clapton Football Club Community. De esta manera surgió el Clapton Community Football Club, un proyecto en el que los mismos seguidores eran dueños de su propio equipo. Es por ello que el Clapton FC emitió una serie de comunicados distanciándose de las actuaciones del Clapton CFC. Vince McBean, autor de los mismos, afirmó que han llegado aficionados de todas partes del mundo, en especial de España en busca de la camiseta, a lo que han contestado que no es obra de ellos, sino del Clapton CFC. Entre ambas entidades no existe relación, de ahí que la camiseta adquiera mayor significado debido a que nació de parte de los boicoteadores que han acabado por dinamitar la relación con su anterior club. Los antiguos aficionados del Clapton denunciaban la mala gestión de su dueño, así como la falta de transparencia, además de afirmar que “McBean estaba vendiendo su campo”. El nuevo Clapton CFC pese a usar camiseta y logos similares, no tiene nada que ver con su pasado. El propio McBean se encargó de romper la relación, ya que su equipo no tiene involucraciones políticas en ninguna parte, ni en Inglaterra ni fuera de ella. Respetan la historia de los países, pero están centrados en el progreso del fútbol, no de la política. Caso contrario ocurre con el Clapton CFC, concienciado con las injusticias donde sus seguidores especialmente llevan a cabo proyectos en beneficio de la comunidad.

Actualmente el Clapton Community Football Club cuenta con dos clubes compitiendo en el ascenso inglés. Las chicas lo hacen en la Greater London’s Football League Division One, correspondiente al séptimo escalón; mientras que los chicos compiten en la 11º división. A su vez cuentan con un sistema de financiación por membresía en el que cualquier aficionado puede aportar su granito de arena. Un sistema sencillo que gracias a la fama que han ganado debido a sus actuaciones, les permite continuar con sus actividades. Lo que comenzó como un proyecto para salvar al club y al estadio, dio sus frutos en julio de 2020. El Clapton se convirtió en el nuevo dueño del Old Spotted Dog después de que sus anteriores dueños dejaran de pagar el alquiler. En 1993 el estadio fue arrendado por Newham Leisure Trust (NCLT), una organización benéfica que en 2013 vio cómo su cuenta fue congelada. Los motivos residían en la manera de actuar pues lo hacían más como una empresa privada que caritativa. En 2017 la misma se puso en liquidación voluntaria. Debido a la falta de pago, sus dueños Star Pubs & Bars recuperaron el terreno que fue arrendado por NCLT. Así, el Clapton CFC, en colaboración con Cooperative & Community Finance (compañía que facilitó el crédito) lanzó una propuesta para hacerse cargo del estadio. La misma fue aceptada, convirtiendo al Clapton CFC como el dueño legítimo del estadio más longevo de Londres. Ahora, con la ayuda de sus fans, trabajan en adecentar las instalaciones de cara a la siguiente temporada. Se espera que el fútbol vuelva al Old Spotted Dog en enero de 2022. Actualmente juegan sus partidos en Wadham Lodge en lo que terminan las reparaciones, atrasadas debido a la pandemia. Un final feliz para una historia de trabajo y lucha por salvaguardar unos ideales. Más allá de los éxitos deportivos, el Clapton puede presumir de tener una afición fiel, dispuesta a preservar los símbolos del equipo. Así fue como una camiseta de fútbol sirvió para salvar un estadio y unos valores propios.

También puedes leer:   90 de los 90: The Clash of the Codes

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 478 times, 478 visits today)
Tags: , ,
Estudiante de periodismo. Tuve la suerte de crecer viendo la mejor generación de futbolistas de la selección española. Me gusta el deporte, así como todo lo que rodea al mismo, sus causas y consecuencias. Por ello es importante contar las historias de los protagonistas. Del 2001.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores