jueves, 23 septiembre, 2021
Banner Top

¿Qué harías para ser el poseedor de un récord? ¿Hasta dónde llegarías? ¿Cuál sería tu límite? ¿Hay límites? Preguntémosle a Helmut Wirz, que con 83 años practicó bungee jumping y se convirtió en la persona más anciana en hacerlo. O a Wim Hoff, quien pasó 42 minutos y 22 segundos enterrado sin ropa en la nieve para aparecer en el libro de los Records Guiness. También Anda Wright puso en riesgo su vida al hacer una willie (también conocido como caballito) en su moto a 173 kilómetros por hora para poder decir “yo tengo un récord”.

Pero lo de Sergio Parisse poco tiene que ver con estos burdos ejemplos que acabo de mencionar. No. Sus logros entran enmarcados dentro del mundo del rugby, ya que en Japón se convirtió en el tercer jugador en disputar cinco Copas del Mundo con su selección, uniéndose al selecto grupo que integran el samoano Brian Lima y su ex compañero en Italia Mauro Bergamasco.

Cinco mundiales son 16 años en total, en los que el oriundo de La Plata se mantuvo en la elite del rugby. Poco queda de aquel chico que John Kirwan convocó por primera vez en la gira que realizó por Nueva Zelanda en 2002. El mismo que debutó en la goleada que los All Blacks le propinaron por 64 a 10 en un amistoso en Hamilton y el mismo que volvió a sufrir a los Hombres de Negro en su debut mundialista en Melbourne 2003 con una humillante derrota por 70 a 7.

Desde entonces, lo único que hizo fue crecer en todos los sentidos posibles. Estuvo miles de horas encerrado en el gimnasio ganando peso, se quedaba entre 30 y 45 minutos después de cada entrenamiento para perfeccionar aspectos técnicos y, con el correr de los años, fue aprendiendo a asumir el rol de líder. Con tan solo 24 años fue nombrado como capitán de Italia y hasta el día de hoy mantiene el puesto gracias a sus buenas performances cada vez que se calza la azzurra.

Es increíble pensar cómo la Argentina se perdió a uno de los mejores terceras líneas de la historia. Como dijimos, Parisse nació en La Plata el 12 de septiembre de 1983, hijo de un matrimonio italiano que por trabajo se había mudado al país en 1980. Su padre jugó varios años al rugby en Italia -llegó a ganar el campeonato nacional en 1967- pero no quería que su hijo siguiera el mismo camino. Mientras él le insistía en que eligiera el taekwondo como actividad recreativa, su madre Carmela lo llevó al Club Universitario de La Plata para que comenzara su aventura en el mundo de la ovalada.

También puedes leer:   La hazaña que se hace esperar

A los 17 años se podía vislumbrar que Parisse tenía lo suficiente para jugar en el próximo nivel y el primero en darse cuenta fue el head coach de la Sub-19 de Italia. Como preparación para el Mundial de la categoría que se realizaría en Chile, los europeos entrenaron un par de semanas en Buenos Aires, donde Sergio estuvo a prueba y deslumbró a los entrenadores.

Inmediatamente lo convencieron, tenía raíces italianas y hablaba el idioma en su casa, y firmó contrato con Benetton Treviso, uno de los dos equipos más importantes del Pro 14. En menos de un año pasó del equipo Sub-21 al primero y luego a la mencionada convocatoria a la azzurra por parte de John Kirwan. Estuvo en Treviso hasta 2005 cuando firmó con Stade Français, club con el cual disputó 13 temporadas y ganó dos veces el Top 14.

Mientras tanto, se erigió como un indiscutido dentro de la selección italiana, a la que representó en las Copas del Mundo de Australia 2003, Francia 2007, Nueva Zelanda 2011 e Inglaterra 2015. También estuvo presente en 14 ediciones del Seis Naciones, competencia en la cual destronó a Brian O´Driscoll como el jugador con la mayor cantidad de partidos disputados con 70.

Al tratarse de una carrera de 17 años en el ámbito internacional, Parisse también se encuentra en el podio de los jugadores con más partidos jugados con su selección. Tras vencer a Canadá por 47-8 (el triunfo mundialista con mayor margen de la historia italiana) alcanzó las 142 internacionalidades en su haber, superando de esta forma al irlandés Brian O´Driscoll. El que está un poco más lejos y todavía ostenta el record de más encuentros disputados con su selección es Richie McCaw, quien defendió 149 veces la camiseta de los All Blacks.

Pero no todo es color de rosas para Parisse: pese a tener 140 partidos de experiencia con Italia, 105 fueron derrotas. Esto lo hace poseedor de otro record, aunque más vergonzoso, ya que es el jugador con la mayor cantidad de encuentros perdidos en la historia. Le siguen Martín Castrogiovanni con 88, con quien compartió varios de estos fracasos, y el galés Gethin Jenkins con 70.

También puedes leer:   México 1971: el boom del fútbol femenino

El principal motivo es que el rugby es un deporte de equipo en el que se necesitan 15 jugadores por lado y, a diferencia del fútbol o el basquet, un solo jugador no puede ganar un partido. La azzurra es la selección más débil del Seis Naciones, donde acumula una racha de 17 caídas al hilo, y en las ventanas de amistosos no se enfrenta a rivales de menor jerarquía para buscar victorias fáciles. En los últimos dos años sólo acumula tres victorias, todas ellas contra elencos a los que superan en el ranking mundial como Fiji, Georgia y Japón.

En esta Copa del Mundo tuvieron la oportunidad de incrementar ese número a cinco ya que compartían el Grupo B con Namibia y Canadá, selecciones a las que derrotó con facilidad, por lo que ya se aseguraron su lugar en el Mundial del 2023 ¿Será que veremos a un Parisse de 40 años en Francia?

(Visited 77 times, 19 visits today)
Tags: , , , , ,
Me declaro ferviente enemigo del monopolio del fútbol en los medios e impulsor de historias polideportivas. También soy fanático del olimpismo, su espíritu por lo que creo que hay que contarlo y difundirlo todos los días, no cada cuatro años.

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores