jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Octubre de 2018. La selección de Gibraltar había derrotado 0-1 a Armenia en Yereván y con esto lograba la primera victoria oficial de su historia. Una de las últimas barreras que existía en el mundo del fútbol europeo acababa de caer. Habían tenido que pasar 22 partidos oficiales (22 derrotas), anotando solo cinco goles y encajando 107. Gibraltar apenas contaba hasta entonces con dos triunfos en sendos amistosos ante Letonia y Malta.

El partido comenzaba muy tenso. La organización local difundió por los altavoces del estadio el himno de Liechtestein en lugar del de Gibraltar. Cuando se les advirtió del error, no pudieron hacer otra cosa que disculparse, pues no tenían ninguna grabación del himno gibraltareño. Cosas de la globalización.

Pocos días después, y ante el mismo Liechtenstein, coronaban con un 2-1 en el estadio La Victoria, con el Peñón de fondo, una semana de ensueño.

Ambos partidos correspondían a la UEFA Nations League en su categoría inferior, lo que les permitía alcanzar un histórico puesto 190 en el ránking mundial de la FIFA de ese mes, toda una proeza. Una explosión de júbilo que alcanzaba desde la máxima autoridad del país, Fabian Raymond Picardo, al más modesto aficionado. Este suceso dejaba a San Marino como la única selección UEFA que nunca ha logrado ganar un partido oficial.

Pocos partidos para una región con tanta tradición en esto del fútbol. Para darnos una idea de ello, la Primera División de Gibraltar se lleva disputando desde 1895. El football allí se remonta al año 1892, fecha en la que el personal militar británico asentado en el territorio comenzó a disputar sus primeros partidos bajo el nombre de Prince of Wales FC.

Ya para 1909 su fútbol estaba completamente asentado y tenía toda la documentación para incorporarse a la máxima autoridad europea. A pesar de su antigüedad como seleccionado nacional, el rechazo de España y de sectores de la propia FIFA y UEFA impidió la inclusión de Gibraltar en dichas organizaciones durante muchos años.

Existe un hecho para resaltar de los primeros años del seleccionado: el hecho de que en 1949 lograra un empate meritorio ante el Real Madrid.

Curiosamente, la primera competición del equipo fueron los Juegos de las Islas de 1993, a pesar de que Gibraltar no es una isla. Terminaron perdiendo todos sus partidos, anotando sólo un gol y quedándose en el último lugar. Tuvieron mucho más éxito en los Juegos de las Islas 1995, donde eran locales. A pesar de perder su primer partido contra Groenlandia, Gibraltar se recuperó para registrar su primera victoria competitiva, frente a la Isla de Man. Avanzarían en el torneo hasta terminar subcampeones ante Isla de Wight. Hubo un retroceso notable en los campeonatos de 1997 y 1999. Ya era hora de un cambio.

En el nuevo milenio comenzaron los avances hacia una aceptación positiva. Los resultados de los Juegos de las Islas mejoraron ligeramente en 2001, cuando llegaron a la quinta posición. En 2003 Gibraltar registró la mayor victoria de su historia, derrotando al equipo de Sark 19-0, aunque no terminaron bien el torneo. Finalmente en 2007 fueron campeones.

Se veía la luz al final del túnel, inclusive siendo terceros en la 1° Edición de la FIFI Wild Cup tras perder en semis ante la República Turca de Chipre del Norte, eventual campeón del certamen.

Finalmente, llegaría el día 13 de mayo del año 2016, en el 66° Congreso de la FIFA celebrado en México, cuando la selección de Gibraltar fue admitida como miembro 211 de la FIFA. Con una población de poco más de 30.000 habitantes es el miembro más pequeño de la UEFA en términos de población, donde ya había sido aceptada pocos años atrás.

Su inclusión definitiva, más que realizarse por méritos deportivos propiamente, se produjo por la necesidad de cumplir con la resolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) la cual “obligaba” a la UEFA a incluir a esta asociación, si bien se estableció una norma para que no pueda enfrentarse contra España en ningún momento para futuras eliminatorias.

El debut como “oficiales” fue esperanzador: empate 0-0 ante una Eslovaquia que venía de ser mundialista en 2010. Este partido se disputó en el estadio de Faro, en Portugal, ya que La Victoria todavía no estaba en condiciones de albergar partidos internacionales.

Actualmente se encuentran bajo la batuta del veterano DT uruguayo Julio César Rivas, cuyo currículum se nutre con largas experiencias en Paraguay y en su país natal. También tuvo un breve paso por el Venezia italiano e incluso estuvo al frente de Omán. Fructificó un par de buenas temporadas en Lincoln Red Imps antes de tomar las riendas de Gibraltar el año pasado.

Lo peculiar de un equipo tan “novel” y con tan poca presencia goleadora es que sus máximos anotadores históricos lo sean con…dos tantos. Entre ellos está Liam Walker, curtido en las divisiones inferiores de España e Inglaterra. Incluso, cuando era un adolescente, tuvo pruebas con equipos como Manchester United, Aston Villa y Everton, amén de un corto paso por la liga israelí. Por mucho tiempo fue el único jugador profesional de su país y es también el que más presencias tiene con la camiseta nacional.

También tenemos, como colíderes goleadores del equipo, a Lee Casciaro y a Joseph Chipolina, autor del histórico gol de penalty que impulsó aquella victoria ante el seleccionado armenio. Y es que lo maravilloso de esta historia es que los gibraltareños, a pesar del entusiasmo y de la buena organización, son semiprofesionales, lo que hace que los jugadores deban tener otro trabajo además del fútbol. Lee es miembro de la policía nacional y sus hermanos, Ryan y Kyle, tambien integran al equipo gibraltareño.

El hermano de Joseph, Roy Chipolina, es el capitán de los Giblets desde 2013. Nació en Inglaterra pero se mudó a Gibraltar a los cuatro años. Volvió a las Islas, donde probó con varios equipos, hasta regresar al Peñón a los 18. Actualmente trabaja como oficial de aduanas.

Esta historia representa todos los valores que necesitamos en el fútbol moderno: trabajo en equipo, constancia, perseverancia, respeto y amor por todo lo que representa el deporte más lindo del mundo. Más no se puede pedir.

Tags: , , , , , ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: