miércoles, 23 septiembre, 2020
Banner Top

Corría el año 2009 y en Egipto se desarrollaba la Copa Mundial de la FIFA Sub-20. Muchos equipos tenían el ojo puesto en lo que serían las próximas estrellas del fútbol. Uno de ellos era el AC Milán, que buscaba en ese campeonato algún joven con futuro. Adriano Galliani, entonces vicepresidente del club rossonero, apostó por la gran figura del campeonato; Dominic Adiyiah. 

Ser Balón de Oro, goleador del Mundial y campeón, no es poca cosa. Además, considerando que en 2005 y 2007 esos premios pertenecieron a Lionel Messi y Sergio Agüero respectivamente, el valor de los logros aumentaba. Por ende, se elevaba también la disputa por el jugador. Es por eso por lo que el AC Milan no quiso problemas y rápidamente, solo viendo el desarrollo del joven en aquel Mundial, decidió pagar medio millón de euros por su pase.

 

 

Este joven ghanés comenzó jugando en la escuela del Feyernood en su país, donde dio sus primeros pasos con el balón. El debut profesional fue a los 17 años en el Heart of Lions, uno de los grandes clubes en Ghana. El rendimiento fue bueno, ya que tras solo una temporada el Fredrikstad noruego, le detectó y le convenció de ir a probar suerte a Europa. Como cualquier chico sub-20, Adiyiah no entró en las convocatorias de manera regular y tampoco mostró un nivel sobresaliente, pero luego de convertir ocho goles en el Mundial de Egipto, sucedió lo antes mencionado. Así es como en 2010 el joven africano hacía maletas rumbo a Italia. 

Dada su juventud, la competencia por el puesto y los cupos de extranjero, Adiyiah jugó en el equipo primavera del AC Milan. Pero en junio llegó una gran oportunidad; Ghana había clasificado a la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010, y el seleccionador Milovan Rajevac lo convocó. 

En el último partido de la fase de grupos, Alemania le ganaba 1-0 a Ghana y en el 90+2 Dominic entró a la cancha. Poco y nada alcanzó a hacer, y el pleito terminó tal como cuando entró. En octavos de final, los africanos vencieron a Estados Unidos sin presencia del jugador rossonero, pero en la fase siguiente contra Uruguay si participó. Otra vez al final del juego, en el minuto 88´ reemplazó a nada más ni nada menos que a Sulley Muntari, quién había convertido el 1-0 parcial, empatado luego por Diego Forlán, resultado que se mantuvo por noventa minutos. 

Fue poco lo que hizo Adiyiah en el complemento, pero cuando el cronómetro marcaba el 119:30, fue derribado por un rival cerca de la línea de banda. Allí John Pantsil lanzó un centro que, luego de un gran enredo, Adiyiah cabeceó y batió al portero. Sin embargo, la imagen que aquel momento daría instantes después habla por sí sola: detrás del portero, ahí estaba Luis Suárez, que con su mano detuvo el remate. Lo que sucedió después todos los saben. Asamoah Gyan desperdició el penal, y luego en la tanda de penales, Uruguay se haría fuerte. Los sudamericanos fallaron solo un penal, por los dos malogrados por los africanos. 

 

También puedes leer:   Gerard Nus: "Me gustan los equipos que atacan, que son valientes"

 

Después del Mundial fue cedido a la Reggina de la Serie B. Por fin debutó en Italia, pero no sin encontrarse con pocos minutos, y tan solo convierte dos goles. Domenico quería más, por lo que pidió al Milan un nuevo club donde poder tener más importancia, aunque eso conllevase bajar el nivel de la competición.

Es cedido finalmente al Partizan serbio, país de origen del entrenador que lo llevó al Mundial 2010. La prensa de aquel país no dudó en consultarle acerca de como era él. Rajevac lo comparó ni más ni menos que con Romario dadas sus características. Escurridizo, ágil y rápido, a pesar de ser bajo. Tenía también un gran juego aéreo. 

Lamentablemente, su historia en Serbia no fue buena. A pesar de que su club fue campeón, jugó poco y se fue seis meses antes de que levantaran la copa. Es así como en julio de 2011 Dominic recaló a préstamo en el Karsiyaka, perteneciente a la segunda división turca. Desde el club agradecieron al Milan por la cesión, aludiendo a la gentileza de cederlo a un club de ese nivel. Fue recibido como una estrella por parte de la afición. La experiencia sin embargo fue nuevamente decepcionante. Partiendo de que jugó poco y nada, tuvo problemas con el salario y no le pagaron durante algunos meses. 

Italia fue el lugar a donde tuvo que volver, seis meses después y con la cabeza baja. De allí partió a Ucrania, el Arsenal de Kiev fue su próximo destino. Jugó algunos partidos en calidad de cedido hasta que su contrato en Italia terminó, por lo que decidió continuar en el Arsenal, donde por primera vez empezaba a jugar un poco más. 

Pero la mala suerte parecía acompañarle allá a donde iba. Cuando estaba disputando su tercera temporada en el club, nuevamente sufriendo impagos, el club debió cerrar. Fue desafiliado y se declaró en quiebra. 

El ghanés estuvo 6 meses en el paro, antes de que desde Azerbaiyán llamaran por él. Un semestre, donde jugó 14 partidos, duró en el Atyrau antes de marcharse. ¿Su destino? Cada vez más al este. El Nakhon Ratchasima Mazda FC de Tailandia confió en su talento. El jugador no decepcionó, y por primera vez logró un poco de estabilidad. Llegó a los casi 100 partidos antes de cambiar de club, y es que, a fines de 2018, bajó una división para jugar en el Sisaket FC. Allí estuvo solamente una temporada antes de llegar a su actual club, el Chiangmai United, aunque no ha podido debutar por culpa de la pandemia. 

Evidentemente su carrera no ha sido lo que Galliani y todos los hinchas del Milan pensaron al momento de su llegada al club. Probablemente tampoco es lo que él esperaba. De todos modos, nadie podrá quitarle su medalla de campeón del Mundial Sub 20, su presencia en un Mundial de mayores y lo que ha logrado vivir gracias a un trabajo que muchos desearían. 

¿Y si el Milan se apresuró? ¿Y si no salía goleador del Mundial Sub-20? ¿Y si Suárez no tocaba ese balón con la mano? ¿O si convertía ese penal? 

La única certeza es lo que sí pasó.

 

También puedes leer:   Rui Costa, el mago de Lisboa

Tags: , , ,
Matías Cruz
1999. Estudiante de Educación Física, pero escribo desde que tengo memoria. Vivo pensando en el deporte; entrenarlo, estudiarlo, analizarlo y escribirlo. Pero por sobre todo, amante del fútbol chileno y aquí estoy para contarlo.

Related Article

1 Comment

Avatar
Pedro de la Cuadra 25/06/2020 at 23:36

Buena matii !! Bacán los 2 artículos qué hay escrito

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo