domingo, 16 junio, 2019
Banner Top

Hablar de fútbol es uno de los mejores debates que se pueden tener en cualquier sitio. ¿Por qué? Por la cantidad de matices que tiene, los puntos de encuentro (y desencuentro) y porque es una pasión que envuelve a millones de personas.

Cada época ha tenido equipos, jugadores, selecciones, entrenadores y directivos que han marcado pauta y dejado huella. En estos últimos años, ha habido un club que maravilló (y todavía, capaz no tanto) al mundo entero: el FC Barcelona, que desde la llegada de Joan Laporta a la presidencia en el 2003, ha conseguido la mejor etapa de su historia.

Ronaldinho fue la estrella y cara visible de un proyecto que tuvo, en el inicio, al holandés Frank Rijkaard como director de orquesta. ¿Fue exitoso? Si. Entre 2003 y 2008 obtuvo dos Ligas, dos Supercopas de España y una Champions League. No obstante, como todo en la vida, los procesos se acaban.

Su reemplazante fue Pep Guardiola, hombre de la casa e ídolo de la afición durante mucho tiempo, hasta capitán fue. En su primera temporada consiguió lo inimaginable: el sextete (Liga, Champions, Copa del Rey, Supercopa de España, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes). No solo fueron los resultados, era un estilo de juego de gustaba y enamoraba. Tenía jugadores claves, pero había uno en particular que era quien manejaba los hilos y la extensión del entrenador dentro del campo: Xavi Hernández. Y era algo muy obvio que sucediera debido a que jugaban la misma posición, tenían similitudes en su manera de jugar y hasta fueron compañeros de equipo durante varias temporadas (1998-99 a 2000-01).

El entrenador entendió que para la implementación correcta del juego de posición y posesión necesitaba de Hernández. ¿El motivo? Era el mejor organizador de juego que tenía dentro de plantel y era futbolista que mejor comprendía lo que quería plasmar dentro de la cancha.

Pero no fue el único que lo veía así. En la Euro del 2008, donde España se tituló campeón, Luis Aragonés le dio la responsabilidad de ser el director de orquesta. “Era importante en el Barça, pero no clave. Desde el minuto uno me dijo que yo era el jefe, que tenía las espaldas muy anchas y que si fallaba yo, fallaba él”, dijo Xavi al diario Marca en una entrevista en el 2017.

 

 

¿Presagio?

Cuando Pep tomó las riendas del primer equipo del club azulgrana, el ciclo de Frank Rijkaard había terminado. El nuevo entrenador sabía que necesitaba cambiar muchas cosas para enderezar el rumbo de un conjunto que parecía no tener buen puerto. Entonces, una de las primeras cosas que hizo fue vender a Deco y a Ronaldinho. Dos jugadores que habían sido fundamentales, pero que ya su rendimiento no era el que se requería para competir en lo más alto. El primero fue al Chelsea y el segundo, al Milán. Mientras que las altas fueron Daniel Alves, Aliaksandr Hleb, Seydou Keita, Gerard Piqué, entre otros.

Pero, lo más importante de todo, es que le dio más responsabilidad a Xavi, Iniesta y Messi. Y más adelante fue abriéndose paso Sergio Busquets. Estos cuatro se convirtieron en los pilares del mediocampo y ataque dentro del esquema de juego. No se sabe a ciencia cierta si lo hecho por Hernández en la Euro sirvió para que Guardiola le diera las llaves de la casa en el club azulgrana o si ya tenía eso en mente al asumir la dirección técnica.

Pese a que Messi era la figura, con el paso de las jornadas fue teniendo más peso al jugar de falso nueve, Xavi era el comandante que estaba al frente de la tropa: organizaba, ordenaba, creaba juego, entre otras cosas. No era el más rápido, driblaba poco, era raro ver que se quitara dos rivales de encima.

Sin embargo, era muy inteligente en la lectura del juego y era capaz de hacer los pases más inverosímiles. Y era más fácil hacer todo esto cuando tenía alrededor tipos de muy buen pie: Messi, Iniesta, Busquets, Yaya Turé, Henry, Eto´o, etc.

Con España fue fundamental, tanto con Aragonés como con Del Bosque. Dos Eurocopas y un Mundial ganados en seis años. Se dice fácil. En los tres trofeos, los hombres del Barcelona fueron fundamentales porque la filosofía de juego era muy parecida. Y sumado a elementos como Xabi Alonso, Sergio Ramos, Iker Casillas, David Villa, Fernando Torres, entre otros.

El fútbol extrañará al Xavi en su faceta de jugador, pero el entrenador ya comenzará a dar sus primeros pasos en la institución donde se retiró: el Al-Sadd de Qatar. ¿Otro Pep? Solo el tiempo lo dirá.

Tags: , , , , , ,
Fernando Cámara
Caraqueño (1986), residente en Lisboa. Periodista. Gerente deportivo FIFA/Cies. Durante 7 años escribí de fútbol para Pantalla Deportiva, el diario El Nacional de Venezuela, entre otros. Además de hacer radio en diferentes emisoras. Intenté dirigir un equipo de fútbol sala amateur, pero siempre terminábamos en el tercer tiempo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: