domingo, 17 octubre, 2021
Banner Top

Tal vez no tenga la habilidad de Messi, la efectividad de Lewandowski o el peinado de Cristiano Ronaldo, pero el indio Sunil Chhetri no necesitó nada de eso para colarse entre los grandes. Con 37 años de edad y 75 goles en partidos internacionales, este delantero es, en la actualidad, el tercer futbolista activo con más tantos en su seleccionado, solo detrás de CR7 y la Pulga. Muchos podrán argumentar que, dada la calidad de rivales que enfrentan habitualmente unos y otros, igualar a Sunil con tan ilustres nombres es, cuanto menos, exagerado, pero la realidad es que la India lejos está de ser una potencia futbolística en su continente. Pese a contar con 1366 millones de habitantes, el país ha fallado en producir jugadores de calidad y las grandes actuaciones realizadas en los Juegos Olímpicos durante los 40’s y los 50’s no han vuelto a repetirse.

A primera instancia Sunil no parece un delantero mortífero, pero las apariencias engañan. Lo que le falta en físico –apenas mide 1,70- lo compensa con inteligencia para posicionarse en el área y manejo del balón. Además, pese a su edad, se ha mantenido libre de lesiones complicadas, por lo que ha podido transformase también en el futbolista con más presencias en su selección nacional.

Nacido en Secunderabad en 1984, su extensa carrea comienza de muy joven cuando llamó la atención de varios reclutadores en un torneo escolar en Dheli. En 2002, el prodigio finalmente firmó su primer contrato profesional con el Mohun Bagan, una de las escuadras más importantes de Calcuta. Pese a contar con solo 18 años, se acopló de maravillas al Bagan y no sintió la presión de jugar para uno de los clubes con más seguidores del país. Esto quedó demostrado en la final de la IFA Shield 2003 ante el clásico rival, East Bengal. Tras 120 minutos donde ninguno de los equipos pudo sacar diferencias, el partido debió definirse en la tanda de penales y allí el joven atacante tuvo nervios de acero para marcarle a Sangram Mukherjee, arquero del equipo nacional. Este partido fue el que lo catapultó a los primeros planos y le permitió entrar entre los habituales convocados del equipo sub-23 de la India, donde rápidamente se ganó un puesto como titular. Dos años más tarde tendría su debut en la mayor.

También puedes leer:   El gigante indio

Según Alok Mukherjee, entrenador que lo llevó al Bagan y luego al seleccionado, desde joven Chhetri poseía un nivel de concentración muy superior a muchos de sus compañeros más experimentados. Además, complementaba sus habilidades innatas con un buen cuidado de su cuerpo, tanto en lo que se refiere a alimentación como al entrenamiento. Desde que vistió por primera vez los colores de la selección, sus actuaciones en el combinado nacional despertaron la admiración de sus compatriotas, los cuales lo elevaron al estatus de superestrella, un lugar solo reservado para los mejores jugadores de cricket. El nivel de idolatría que despertaba era tal que incluso su imagen no se resintió cuando, previo paso por JCT, terminó firmando con el East Bengal.

La consagración definitiva llegó en 2008, cuando la India se alzó con la AFC Challenge Cup, un torneo internacional que jugaban las selecciones más débiles del este asiático. En el certamen, Sunil Chhetri marcó cuatro goles, tres de ellos en la final ante Tayikistán que terminó 4 a 1, y fue considerado uno de los mejores futbolistas del torneo.

Su gran presente, tanto a nivel local como internacional, le permitieron dar el salto al extranjero. En 2010 fichó con el Kansas City de la MLS y se transformó en el tercer jugador indio en jugar en un país por fuera del sudeste asiático. Aunque la experiencia no fue positiva desde lo profesional (no tuvo muchos minutos) sirvió para elevar su estatus como uno de los mejores futbolistas en la historia de la India. Tras un paso por el Chirag y el Mohun Bagan, en 2012 nuevamente volvió a firmar con un cuadro extranjero, en este caso el Sporting de Lisboa, pero solo jugó en el equipo B. Otra vez en casa, fichó con el recientemente creado Bengaluru FC, club con el que salió campeón de la I-league en dos oportunidades (2013 y 2016).

También puedes leer:   En cuerpo y alma

La formación de la Indian Super League (ISL) en 2014 hizo que, durante algunas temporadas, este certamen y la histórica I-league coexistan en un caótico ecosistema futbolístico, en donde ambas competiciones reclamaban ser consideradas como la primera división de la India. Debido a que la ISL se jugaba inmediatamente después de la I-league, en 2015 Sunil pudo fichar con el Mumbai City FC, transformándose así en el jugador indio mejor pago de la historia. Actualmente, Chhetri está jugando nuevamente en el Bengaluru, cuadro que hizo la exitosa transición hacia la Indian Super League y que conquistó este torneo en la temporada 2018/19.

 

 

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 78 times, 78 visits today)
Tags: , , , , , , , , , ,
Changarín de la palabra, termo de la A-League. Una vez me insultó toda la comunidad croata de Melbourne.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores