lunes, 12 agosto, 2019
Banner Top

En los últimos tiempos, las redes sociales han sido uno de los principales centros de debates sobre el fútbol venezolano (por no decir el principal). Opiniones van y vienen y todo se vale. Desde ser lo más optimistas hasta llegar al mayor fatalismo posible. Como también aquellas que buscan la objetividad y pensamiento crítico.

Hoy, como bien es sabido, Venezuela pasa por una de las mayores crisis de la historia contemporánea. Más de tres millones de personas han salido del país desde 2015 -de acuerdo a la ONU- en búsqueda de mejores condiciones de vida. Sin contar aquellos que poseen otra nacionalidad y entran a otra nación con otro pasaporte.

A todas estas, el balompié se ha convertido en un escape para futbolistas y entrenadores, quienes muchas veces terminan aceptando ofertas que años antes no hubieran tomado porque las condiciones eran diferentes. Querer respirar otro aire es solo una causa de la huída. Incluso, para los aficionados que desean despejar la mente y distraerse un poco ante tal tragedia, que buscan en las discusiones una forma de pensar en otra cosa.

Desde hace unos años, el jugador vinotinto se ha posicionado en lugares y ligas importantes. Ha sido un proceso paulatino que ha tomado varios años. Tomás Rincón, Roberto Rosales y Salomón Rondón, que son los casos activos más emblemáticos, han estado varios años en Europa compitiendo en el Calcio, Bundesliga, La Liga, La Premier League, etc. Sin olvidar a Juan Arango, quien estuvo una década entre España y Alemania y abrió la puerta a sus compatriotas. O Gabriel Urdaneta, quien estuvo varios años en Suiza y Alemania.

También están los casos de Juan Pablo Añor, Alexander González, Adalberto Peñaranda, Mikel Villanueva, Darwin Machís, Jhon Murillo, entre otros, que tienen ya varios años en Europa, aunque en cuadros de menor nivel.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que son muy pocos los casos de quienes han llegado a clubes grandes del viejo continente: Rincón, quien estuvo en la Juventus durante un semestre y al término del mismo, fue cedido al Torino, que luego adquirió su ficha. Y Rondón (ahora en China), quien estuvo en el Zenit de San Petersburgo durante año y medio, antes de ir al West Brom de la Premier League.

Para esta temporada, Jhonder Cádiz llegó al Benfica proveniente del Vitoria de Setúbal y Yordan Osorio regresó al Porto tras una temporada cedido en el Vitoria de Guimaraes. El primero puede salir cedido (en Portugal dicen que el Belenenses sería su destino). Mientras que el segundo pelea un puesto para formar parte del plantel con Pepe, Iván Marcano, Diogo Queiros y Diogo Leite. Los dos últimos han hecho proceso de inferiores con Portugal. Es decir que ninguno llega con el puesto seguro y tienen que batallar para hacerse un lugar.

 

 

El mercado americano

La MLS, el campeonato chileno, colombiano e incluso, el brasileño son torneos donde el futbolista nacido en la tierra de Bolívar ha pisado fuerte. Los tres primeros se han convertido en lugares predilectos para salir del torneo venezolano. Algunos han tenido éxito y saltado a equipos y competencias mejores. Otros han tenido que ir a otros clubes en búsqueda de la continuidad deseada.

Ver a Rómulo Otero en Atlético Mineiro, Soteldo en el Santos de Brasil, Wuilker Faríñez en Millonarios de Colombia, Josef Martínez en el Atlanta United, Savarino en el Real Salt Lake, Jan Hurtado en Boca Juniors, entre otros, ya es un buen síntoma, porque comienzan a saber lo que es lidiar con la presión de ganar constantemente y competir a un nivel alto. Su juventud también lo es. Además del nivel de juego que han demostrado y, por consiguiente, su margen de crecimiento, el cuál es grande.

No obstante, hay que colocar los pies sobre la tierra. Como dice el viejo refrán: “una cosa es llegar a la cima y otra, mantenerse”. Entonces, surgen varias interrogantes: ¿tienen el nivel necesario para competir más arriba? ¿O es el pasaporte que no lo permite? ¿Qué les hace falta para terminar de dar el salto?

Lo único de lo que hay certeza es que deben seguir trabajando arduamente para mantener la línea evolutiva. El talento no es suficiente. Ha habido deportistas con muchas virtudes que no se han mantenido en el top y otros que no son tan talentosos, pero sí lo han logrado gracias al esfuerzo, el trabajo y la disciplina.

 

 

La Vinotinto

Realizar el armado de una selección de fútbol es más complicado de lo que parece: figuras rutilantes (si es que las hay), sistema táctico, idea de juego, gustos del entrenador, nivel y características de los futbolistas (obviamente, las ligas donde compiten se incluyen), entre otras cosas. Son muchos los aspectos que influyen a la hora de armar una lista de convocados para partidos oficiales, torneos internacionales o amistosos.

Hoy, el seleccionador Rafael Dudamel cuenta con un grupo de elementos que compiten en ligas de buen nivel y ha podido conseguir cosas interesantes (en las dos Copas América que ha competido ha pasado de la fase de grupos). Pero sigue sin conseguir un modelo y sistema de juego que le permita darle a su equipo una identidad clara.

Hasta ahora, la crisis que vive el país ha servido también como motivación para que el balompié sea una válvula de escape para jugadores y entrenadores (sin olvidar las mejoras en el sistema formativo). Mas para poder llegar a un Mundial se debe seguir trabajando arduamente para crecer a la par de los vecinos.

Tags: , ,
Fernando Cámara
Caraqueño (1986), residente en Lisboa. Periodista. Gerente deportivo FIFA/Cies. Durante 7 años escribí de fútbol para Pantalla Deportiva, el diario El Nacional de Venezuela, entre otros. Además de hacer radio en diferentes emisoras. Intenté dirigir un equipo de fútbol sala amateur, pero siempre terminábamos en el tercer tiempo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: