lunes, 2 agosto, 2021
Banner Top

Este artículo fue publicado originalmente el martes 24 de noviembre de 2020 en SportingAfrica.

En abril de 2019, una foto tomada en Sudán dio la vuelta al mundo en medio de las protestas contra el por entonces presidente Omar al Bashir. La imagen, tomada por Lana Haroun, retrató a Alaa Salah subida en el techo de un automóvil y cantando a la revolución. Era la arenga a un pueblo sudanés movilizado contra un régimen opresor. “Es la historia de las mujeres sudanesas, tenemos voz, podemos decir lo que queremos, necesitamos una vida mejor y un lugar mejor en el que vivir. En cuanto vi la foto pensé que esta es mi revolución y que somos el futuro”, fueron las palabras de Haroun cuando le preguntaron sobre la foto. Y si hablamos de mujeres sudanesas tenemos que mencionar a Munira Ramadan, una pionera del arbitraje de Sudán y del continente. 

 

Debo confesar que conocí su historia gracias a un hilo en Twitter de la periodista brasileña Raíssa Galdino. “Soy una apasionada por la historia del fútbol femenino y siempre ofrezco algunas curiosidades tanto en mi perfil como en otros proyectos en los que estoy involucrada. Comencé una búsqueda sobre árbitras mujeres por pura curiosidad y llegué al nombre de Munira Ramadan. Es poca la información que hay sobre ella y gran parte es en árabe por lo que estuve unos 20 días buscando y tratando de traducir lo que fui encontrando“, fue su respuesta ante la consulta de Sporting África.
En 1955, poco antes de la Independencia de Sudán de Egipto y del Reino Unido, Munira Ramadan nació en Omdurman, y ya desde pequeña se empezó a interesar por la actividad física y los deportes. Con veinte años se convirtió en árbitro de fútbol, pero antes había trabajado en el Ministerio de Juventud y Deportes sudanés. “Pero incluso antes de establecerse como la primera árbitro femenina, ya tenía varias novedades en su haber. Ramadan fue la primera mujer sudanesa en participar en competiciones de natación y lanzamiento de disco, convirtiéndose en la campeona nacional de Sudán. Luego pasó a unirse al primer equipo nacional de baloncesto femenino y recibió sus certificaciones de árbitro y entrenadora de baloncesto al mismo tiempo“, cuenta Farah Ibrahim en Scene Arabia.
En los años 70 se destacó como una de las primeras mujeres árbitro no solo a nivel local y continental sino también en todo el espectro mundial, dirigiendo encuentros masculinos y de importancia en la Liga de Jartúm. En 1981 recibió el diploma de profesora de Educación Física tras terminar sus estudios en el Instituto Superior de la especialidad en Jartúm. Por ese tiempo, Munira dejaría el arbitraje para abrir el Fitness Institute of Khartoum y cuatro años después emigró hacia Arabia Saudita con su marido, un empresario saudí, con el que vive allí actualmente. El legado de esta mujer no fue en vano.
Omar al Bashir estuvo al mando del país por 30 años pero las presiones populares que comenzaron en abril de 2019 lo sacaron de la presidencia. Actualmente un Consejo Soberano -con Abdel Fattah Abdelrahman Burhan como cabeza principal- lidera el país al menos hasta 2022 cuando se prevé que haya elecciones.
Hoy en día el papel de la mujer en el deporte sudanés es mucho más activo y aspira a seguir creciendo. “Las mujeres están participando más en los deportes en general. Tenemos una recientemente creada liga femenina y desde que el nuevo gobierno tomó el poder el año pasado se las respeta más“, afirma el periodista Abdul Musa.
En octubre de 2019 se produjo el puntapié inicial para la liga femenina en Sudán. “En el pasado era difícil para las mujeres jugar al fútbol, había muchas dificultades“, explicó por esos días la joven futbolista Rayan Ibrahim Rajab, del club Tahadi. Miembro de la FIFA desde 1948 y cofundador de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) junto a Egipto, Etiopía y Sudáfrica, Sudán tiene un gran retraso en su continente en lo referente al fútbol femenino.
En general, la sociedad sudanesa no acepta del todo (el fútbol femenino). No toda la sociedad sudanesa lo acepta (fútbol femenino), pero un pequeño grupo lo hace y nos apoya. Continuaremos, y haremos lo que podamos, hasta que el resto del pueblo sudanés lo acepte“, agregó la jugadora Nareeman Lino. La liga incluyó 21 equipos de todo Sudán y desde el gobierno manifestaron que la participación femenina en la sociedad es prioridad para ellos, citando el papel prominente de las mujeres en las protestas que derribaron a Bashir.
Al igual que Munira Ramadan, esta nueva camada de mujeres ligadas al fútbol y al deporte dejan bien en claro el importante papel que debe ocupar la rama femenina en todos los ámbitos de la sociedad sin distinción y trabajando par a par con los hombres. En Sudán, Munira Ramadan será recordada siempre como una pionera en este aspecto.
  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 25 times, 2 visits today)
También puedes leer:   Pernille Harder: elegida por el fútbol
Tags: , , , , ,
Suipachero de nacimiento y amante del fútbol africano. Casi una década de periodismo con pasado en Diario Clarín y El Gráfico. Colaborador en Revista Don Julio y El Enganche. Apostando por un nuevo periodismo en The Line Breaker.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores