jueves, 28 mayo, 2020
Banner Top

Bérgamo es una región bastante golpeada en Italia. Históricamente ha sido así. Ubicados en lo que actualmente es el norte del país de la ‘bota’, en los inicios de su historia fueron municipio romano, milanista, venecianos y hasta austriaco en algún momento. Cuando aún estaban bajo control romano, los bergamascos crearon la ‘società dei popoli’ solamente para acabar con las matanzas que diariamente veían en sus calles. La ‘sociedad del pueblo’, en español, era un ejército de más de 200 hombres encargados de defender y velar por la igualdad de condiciones de los ciudadanos.

Es conocida como la ‘Ciudad de los Mil’, ya que en su férrea historia juega un papel importante en el resurgimiento italiano. Recordemos que Italia en sus inicios no era una única patria, sino varios reinados independientes. Parte de esa historia cambió en 1860, cuando varias acciones y disputas generaron la disolución de los reinos para crear al país que conocemos hoy. Bajo las órdenes de Giuseppe Garibaldi y con el financiamiento del Reino de Cerdeña, 1089 hombres bergamascos fueron los encargados de conquistar el Reino de las dos Sicilias, anexándolas a lo que posteriormente se convertiría en el Reino de Italia.

Garibaldi

Con una historia así, no sorprende que el Atalanta de Bérgamo, club que hace vida en la Serie A italiana, represente en su pasado y actualidad un espíritu guerrero que ha revolucionado el Calcio. Creado por suizos en 1907, debe su nombre a la diosa griega Atalanta, ¿cómo no?, considerada la diosa de la cacería. No es, quizá, un club con mucha historia: 59 temporadas en Serie A contra 28 en Serie B. Seis campeonatos de esta segunda competencia y una Coppa Italia figuran en el humilde palmarés de la ‘dea’, conocida mayormente en Italia por ser un club formador de talentos.

Zingonia, lugar donde se ubica la ciudad deportiva de la Atalanta ha visto pasar a jugadores de calibre internacional en sus inicios. Citando a Sphera Sports, la clave de tanto éxito es que “allí se enseña a jugar al fútbol desde una óptica eminentemente humana y se trabajan el carácter y la polivalencia táctica, tanto o más que la valorada técnica. La maduración del futbolista es natural, sin ningún tipo de precipitación, conscientes de que muchos jugadores no lograrán despuntar y dejar ver todo su potencial hasta tal vez haber cumplido los dieciocho años.”

atalantazigonia

Por eso no es de extrañar que muchos de los jugadores que hoy por hoy hacen vida en el fútbol italiano sean de estampa bergamasca. Desde Gaetano Scirea, multicampeón del fútbol italiano con la Juventus de Turín y considerado de los mejores defensores centrales de la historia, las menores de la ‘dea’ han sido la catapulta de jugadores como Alessandro Bastoni, Roberto Gagliardini (Inter), Andrea Conti, Frank Kessié, Giácomo Bonaventura (Milan), Davide Zappacosta, Daniele Baselli (Torino) o Manolo Gabbiadini (Sampdoria) todos (salvo Kessié que es marfileño) con procesos de selección italiana. Riccardo Montolivo, Luciano Zauri, Rolando Bianchi y Giampaolo Pazzini –ex internacionales y protagonistas del ‘calcio’ en sus años de gloria- también engrosan la lista de jugadores formados en las instalaciones de Zingonia.

También puedes leer:   El hombre que tiñó el fútbol de rossonero

Otra de las estampas clásicas del Atalanta de Bérgamo ha sido tener un buen ojo para captar talentos a los que se le puede sacar mayor provecho en la Serie A. Si nos quedamos con los últimos años, Gian Piero Gasperini ha sido una de las mentes maestras del actual cuadro ‘neroazzuro’, que clasificó a los cuartos de final de la UEFA Champions League y logró en la zafra 2018/19 su mejor puesto histórico en la Serie A, al acabar de terceros en la tabla de posiciones.

Montolivo

Ejemplo de constancia y superación, Marco Sportiello es el arquero titular de ese equipo que está logrando hacer historia. Formado en las menores del Atalanta, varios préstamos por la Serie B, el Carpi y la Fiorentina lo han impulsado hasta el lugar dónde está hoy: con 27 años, siendo parte de uno de los onces históricos del club que lo vio nacer. Detrás de él, Pierluigi Gollini, otro de los rescatados luego de un paso poco fructífero por el Aston Villa.

Para muchos fanáticos, ir a ligas menores en Europa es perder la posibilidad de hacer cosas importantes. José Luis Palomino supo volver del Ludogarets búlgaro para comandar la zaga del cuadro de Gasperini. Junto a él; Berat Djimsiti (al que llevaban años siguiendo en Suiza) y un Rafael Toloi que pasó desapercibido en su primer paso por Italia con la Roma completan la defensa. Siguiéndoles los pasos, Mattia Caldara y Raoul Bellanova: el primero, un joven canterano que no pudo establecerse por sus lesiones y ahora trabaja arduamente por regresar a la élite. El segundo es un jugador surgido (y desaprovechado) en las categorías menores del A.C. Milan que, tras no cosechar éxitos en el Girondins de Burdeos francés llega para seguir formándose en Bérgamo. Por las bandas, Hans Hateboer y Robin Gosens llegaron desde Holanda a precio ‘de gallina flaca’ para ser de la mejor dupla de carrileros de toda la Serie A.

robin-gosens-atalanta-bergamo-1562419837-23425

Marten de Roon fue una de esas promesas de la Eredivisie que también parecían perdidas. Poco demostró en Middlesbrough pero bajo las órdenes de Gasperini parece ser uno de los volantes con mayor claridad en el fútbol italiano. Junto a él, un Pasalic que parecía perdido: brilló en el A.C. Milan y se ganó a toda la afición ‘rossonera’ con su desempeño, pero en una inexplicable decisión dirigencial se decidió no comprarlo.

También puedes leer:   El fútbol después de la pandemia

Llevando los hilos de este equipo, Alejandro Gómez. Con la camiseta diez a la espalda y una personalidad arrolladora, es el tipo de jugador que paga la entrada a los espectadores con su juego. Enamoró a propios y extraños en el Estadio Angelo Massimino de Catania cuando llegó desde San Lorenzo. Junto a jugadores como Pablo Barrientos o Gonzalo Bergessio, ‘el equipo de los argentinos’ lució con Ronaldo Maran y Diego Simeone hasta su descenso. Parecía que el talento del ‘Papu’ se perdía en Ucrania con el Metalist Jarkov, pero en 2014 se sumó a la plantilla ‘neroazzurra’ para no salir.

Papu

Josip Ilicic y Duvan Zapata completan el ataque bergamasco. Ambos rindieron bien en Italia con los uniformes de Palermo, Fiorentina (Ilicic) Napoli, Udinese y Sampdoria (Zapata); pero no parecían ser nada escandaloso. Un cambio de posición para el primero y la madurez obtenida por el segundo han bastado para hacerlos la dupla de ataque más goleadora del campeonato itálico. Tridente, si se suma a un Luis Fernando Muriel que es garantía de gol cada vez que ingresa y ha puesto a valer su carrera tras pasos irregulares por Sampdoria, Sevilla y Fiorentina.

El arquitecto de este equipo, Gasperini, no es un entrenador tendencia del fútbol italiano, pero si es bastante querido. Su estilo de juego, irreverente a pesar de dirigir equipos de menor calibre en el ‘calcio’ y ordenado en defensa, lo llevó a ser uno de los directores técnicos más queridos en la historia del Genoa, como también ha servido para propiciar fracasos estrepitosos dirigiendo al Palermo y al Inter de Milán. Hoy en esta Atalanta se le tuvo confianza y consiguió una familia, con jugadores que entienden a la perfección su estilo de juego y lo plasman en cancha como siempre ‘Gasperson’ soñó

Sin embargo, el idilio para la Atalanta no pudo llegar en un peor momento. Esta temporada, luego de tres goleadas por siete goles y vencer al Valencia en los octavos de final de la UEFA Champions League, el fútbol fue la excusa para un desastre de inmensas dimensiones. No por culpa del club, claro está, y siempre buscando ser neutralizada por la buena fe de los hinchas.

Goosens

Lombardía, la región del norte de Italia que comprende las ciudades de Bérgamo, Brescia, Como, Cremona, Lecco, Lodi, Milán, Monza, Pavía, Sondrio y Varese ha sido la región más afectada por el nuevo brote de coronavirus en el país de la bota. La ciudad de los mil guerreros es la más afectada de todas las anteriormente mencionadas. Es decir, a Bérgamo le toca en este momento bregar con las consecuencias de una pandemia que ha hecho estragos en el sistema sanitario itálico.

Atalanta juega sus partidos de local en el Estadio Atleti Azzurri d’Italia, especial por ser propiedad del mismo club (normalmente, los estadios en el ‘calcio’ son propiedad de las alcaldías y alquilados a los clubes) y los partidos por UEFA Champions League en el Estadio Giuseppe Meazza de Milán por un estatuto de la UEFA. La ida reunió a 40.000 aficionados en San Siro para ver el juego, que finalizó con victoria ‘neroazzura’ por 4-1 ante el Valencia. Cuatro goles, seis celebraciones, abrazos, fraternidad y aficionados bergamascos viajando de una ciudad a la otra para ver el partido provocaron “una bomba biológica” según Giorgio Gori, alcalde de Bérgamo. El coronavirus ya estaba presente en Italia en esa fecha –aunque no se sabía- y se presume que el partido fue una de las fuentes de contagio masivo.

También puedes leer:   La Lazio del 2000: A 20 años de una conquista inolvidable

La vuelta finalizó con victoria 3-4 favorable a la Atalanta en Mestalla, en un partido jugado a puerta cerrada. Al conocer la medida, los ‘ultras’ visitantes que iban a viajar a España solicitaron que todo el dinero reembolsado por la compra de las entradas se destinara a hospitales en Bérgamo para tratar el coronavirus. Por su parte el club rogó a los aficionados que no fueran a recibirlos en el aeropuerto a celebrar el pase como es común en la tradición italiana, para evitar propagar aún más un virus que ha hecho estragos en el planeta. A la fecha de realización de esta nota, el 35% de la plantilla del Valencia ha dado positivo por COVID-19, al igual que el cancerbero italiano Marco Sportiello en la ‘Dea’.

“Se debería discutir sobre la oportunidad de tener un acceso automático a las competiciones porque eres parte de un gran país. Le tengo mucho respeto al Atalanta, pero tuvo acceso a la Champions sin historia internacional y solo con una gran temporada. ¿Es justo?”. – Andrea Agnelli

Aún cuando Andrea Agnelli (presidente de la Juventus) dio unas desafortunadas declaraciones donde afirma que no es justo que los clubes sin historia jueguen la UEFA Champions League, el Atalanta le da al dirigente una bofetada en la cara con la historia que están creando. Años de esfuerzo y confianza están manifestándose hoy por hoy en un proyecto deportivo que no es perfecto (y para muestra, la historia del Atalanta Mozzanica), pero cada día genera más admiración entre la gente de fútbol. Bérgamo es sinónimo de gallardía y revolución. El fútbol representa lo segundo y ahora al pueblo le toca demostrar el primer valor, en su vida cotidiana, para que todos juntos puedan celebrar cuando vuelva el fútbol los logros de un equipo que no tiene techo y al igual que su gente, no para de soñar.

Tags: , , ,
Fabrizio Cuzzola
Loco según los conceptos de Marcelo Bielsa. En la radio me llamaban el rockero del gol y sobrevivo en la fúrica ciudad de Caracas. Diestro de pierna y ambidiestro con una cámara. Analizo futbol desde los 14 en La Pizarra del DT y relato mis historias en este rinconcito de la web.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: