miércoles, 26 enero, 2022
Banner Top

Leí a alguien hace unos días preguntar en redes sociales: ¿cuántos ídolos tiene Millonarios en su historia? Y yo pensé de inmediato: pueden ser varios, muchos, casi que por década tenemos 3 o 4. Y es que la hinchada azul de Colombia se caracteriza por idolatrar a aquellos que no solo levantan copas, sino también a otros que, con su corazón, lo demuestran todo.

Es el caso de Juan Gilberto Funes, ‘El Búfalo’, el gran delantero argentino nacido en San Luis que integra la lista de aquellos ídolos que no pudieron gritar campeón con Millonarios. Una estela de recuerdos queda de aquellas tardes y noches de goles en El Campín, en las que el único protagonista era él.

Funes tenía 21 años cuando desembarcó en Bogotá proveniente de Gimnasia y Esgrima de Mendoza. Llegó a mediados de 1984 y con estampa de goleador, pero ese semestre únicamente anotó 4 goles. No le bastaron sus 90 kilos y su potencia en velocidad para ganarse de primera intención a la hinchada. La afición azul es compleja, porque exige y necesita que sus goles estén protagonizados por hombres de estirpe como los Di Stefano, los Willington o los Iguarán. Hasta ese momento Juan Gilberto estaba en deuda.

Otro precario semestre, con un solitario gol en 1985 y al mando del técnico argentino Eduardo Luján Manera, completó el primer año del delantero en el club que aún no podía terminar de encajarse en la institución. Sin embargo, a partir del segundo semestre de ese año todo comienza a cambiar. ‘El Búfalo’ logra convertir 15 goles en la temporada regular y 17 más en 14 partidos de los octogonales finales, una marca que hasta ahora sigue vigente en el fútbol colombiano. Funes cerraría 1985 con 33 goles: el delantero se había destapado y de qué manera.

El amor incondicional de Millonarios hacia Funes y viceversa había comenzado varios meses luego de su llegada: el 18 de noviembre de 1984. ‘El Búfalo’ había entrado en la historia de Millonarios de manera definitiva al marcar el gol 3.000 del club esa noche. Era el primer equipo de Colombia en llegar a esa cifra de goles y lo marcó ante Atlético Junior en el arco norte del estadio El Campín. De hecho, Funes anotó dos veces en aquel partido. Un romance que hasta el día de hoy permanece vigente.

También puedes leer:   Sergi Escobar: "La exigencia de este año va a ser muy alta"

El 11 de febrero de 1992 su corazón no resistió ante una deficiencia cardíaca y Juan Gilberto cerró sus ojos. Desde ese momento se convirtió en mito, en referente, en la figura de aquellos que pasaron por Millonarios y que se recuerdan con agrado aun sin haber ganado un título. Es tal su admiración que existe una barra que lleva su nombre, “la barra del Búfalo”, fundada ese mismo año por varios hinchas. Estuvo a punto de ganar la Liga en 1984, de hecho, el equipo salió subcampeón, pero esa es otra historia.

Juan Gilberto Funes fue el primero en entregar su corazón al club. Luego se fue a River Plate, ganó la Copa Libertadores, le anotó dos goles al América de Cali en la final y hasta cantó el himno de Colombia con el reproche de Nery Pumpido. Dedicó sus más gratos recuerdos a la hinchada azul y a Bogotá. Un enamorado del país que lo puso en la órbita y en el que hoy miles de hinchas lo tienen como ídolo.

Millonarios se convirtió en la casa de Funes por siempre y para siempre, como el destino lo tenía previsto. Gracias, Búfalo.

(Visited 69 times, 69 visits today)
Tags: , ,
Comunicador Social y Periodista colombiano. Fanático del deporte en general y apasionado por el fútbol. Amante de las buenas historias que pueden cambiar la vida de las personas.

Related Article

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM