miércoles, 30 septiembre, 2020
Banner Top

La Primera Guerra Mundial fue el primer gran conflicto bélico desarrollado entre 1914 y 1918 y en el que participaron países de todos los continentes, como por ejemplo Francia, Estados Unidos, el Reino Unido y los imperios de Alemania, Rusia y Japón, formando ejércitos de más de 70 millones de soldados. El continente europeo, en donde se centró la guerra, vivió una década terrorífica, en la cual tristemente fallecieron más de 15 millones de personas, entre ellas civiles, y más de 20 millones de soldados fueron heridos con marcas físicas y psicológicas que afectaron y recordaron todas sus vidas.

Durante esa época, el deporte aún era amateur e iniciaba su fase de profesionalización, mientras los Juegos Olímpicos alcanzaban cada vez más simpatizantes y deportistas que representaban a sus naciones en la disputa mundial. Muchos atletas o aficionados del deporte dieron un “break” a sus actividades y se alistaron al ejército de sus países. A los comandantes de los pelotones como Wilfred Neville, capitán del 8° Batallón del Regimiento de East Surrey, se les ocurrió la idea de llevar balones de rugby y fútbol mayormente para entretener a sus soldados en tiempos libres, haciéndolos sentir cerca de su casa, además de olvidar por un par de horas la muerte y la sangre que vivían día a día.

El portero Joe Webster, del West Ham; el defensor Donald Bell, que en su momento jugó para el Bradford City, Crystal Palace y Newcastle, además de los jugadores del Hearts of Midlothian Football Club escocés Harry Wattie, Duncan Currie y Ernie Ellis, fueron los primeros en colgar los tacos momentáneamente, se afiliaron al ejército británico y se incorporaron al 17° batallón del Regimiento de Middelsex, el “batallón de los futbolistas” –fue llamado así por la gran cantidad de futbolistas con los que contaba–. Pronto se les unirían Tim Coleman (Everton, Sunderland y Fulham), Jimmy Speirs (Glasgow Rangers, Bradford City y Leeds City) y el delantero Walter Tull, que formaba parte del Tottenham, además de otra gran cantidad de deportistas, en su mayoría futbolistas.

También puedes leer:   Jürgen Klopp, el último rockero

 

 

En el año del inicio del conflicto las temporadas estaban por finalizar y solo la Football League pudo finalizar, con el Everton dando la vuelta olímpica en la First Division. Se dice que 2000 de los 5000 futbolistas participantes de la Football League se marcharon antes de culminar el torneo y afirman que se completaron las plantillas con mujeres para poder dar por terminada la campaña 1914/15. En Italia venció el Genoa, y en España el Athletic Club fue el último campeón antes del inicio de la Gran Guerra.

Gloriosos e ilustres ciclistas que tuvieron el privilegio de ganar el Tour de Francia murieron en combate, como por ejemplo Lucien Petit-Bretonel (1907 y 1908), el luxemburgués Jean-François Haber (1909), el primer ciclista nacido fuera de Francia en conseguir triunfar y Octave Lapize (1910); este último además consiguió una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres celebrados en el año 1908.

Pero hubo un día en el que los ejércitos del Imperio alemán y los combatientes franco-británicos bajaron las armas por la fiesta de la Navidad, y el esférico rodó en un partido entre ambas escuadras que sirvió para que olvidaran el combate que transcurría para pasar un alegre día celebrando la Nochebuena, cantando villancicos, contando buenas historias y compartiendo la poca comida, el licor, cigarrillos y dulces que tenían en un día distinto, que fue popularmente conocido como la Tregua de Navidad. No se sabe precisamente donde ocurrió, pero lo que si se sabe es que tuvo lugar en las inmediaciones del Río Somme o en la ciudad belga de Ypres.

Se comenta que el propio capitán Wilfred Neville y Bobby Soames, ambos soldados ingleses, fueron abatidos mientras se acercaban a la zona restringida para llevar la pelota a la “portería” bávara, objetivo que posteriormente fue logrado. Murió el capitán, pero sus soldados habrían cumplido con el cometido que fue propuesto. El campo de batalla se convirtió en un rectángulo de juego. No se conoce con exactitud el resultado, pero los bávaros vencieron. Muchos dicen que fue un 2-1 final, mientras que otros aseguran que el marcador fue de 3-2 a favor de los alemanes, en un partido que se jugó por el honor, cambiando los fusiles por la redonda. Una fuerte explosión acabó con todo, obligando a los combatientes a refugiarse en sus trincheras. La Batalla del Somme se reanudaría en febrero del siguiente año.

También puedes leer:   El día en que la Argentina fue dorada por partida doble

Muchas de las imágenes y textos escritos sobre aquel encuentro fueron destruidos por los altos gobernantes, líderes de los pelotones y la prensa de ambas naciones para evadir ese momento de hermandad entre los soldados alemanes y británicos. Muchos fueron los sancionados por ese acto y los líderes de las tropas del Imperio del Reino Unido, John French y sir Horace Smith-Dorrien, juraron que no se permitiría nuevamente algo así, amenazando con ejecuciones si se llevaba a cabo algo parecido.

 

 

Existen documentos escritos por los sobrevivientes que afirman que dicho encuentro sucedió. Además, los dos únicos balones que se salvaron están en el Princess of Wales’s Royal Regiment Museum y en el Queen’s Royal Surrey Regimental, museos ubicados en Inglaterra. El capitán Wilfred Neville fue condecorado como uno de los héroes ingleses del deporte y cada año en Ypres se celebra un torneo benéfico entre clubes juveniles de Francia, Alemania, Bélgica y Gran Bretaña. Además, la UEFA inauguró en 2014 un monumento por el centenario de esa recordada ocasión. El deporte está en todos lados, es parte de nosotros y esta linda historia en las trincheras de la guerra lo demuestra.

 

“Conducen el balón,
para ellos el miedo a la muerte es una expresión vacía.
Fieles a la tierra que los parió,
los de East Surrey jugaron el partido”.

– Poema del Daily Mail

Tags: , , , ,
Avatar
Venezolano. Desde que conocí al fútbol es parte de mí, respiro fútbol las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Ver rodar la número 5 es mi pasión. Comencé en esto desde los 13 años en La Pizarra del DT. Me encanta redactar y escribir, aún más sobre el deporte.

Related Article

1 Comment

Avatar
bbc sport 07/09/2020 at 02:36

dele alli

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo