viernes, 26 febrero, 2021
Banner Top

 Por Juan Guillermo Salas Urbán

Dicen que la historia siempre es escrita por los ganadores. Ese no es el caso del Derby County. El equipo que disputa sus partidos en Pride Park es parte de la historia del fútbol inglés, no por sus grandes hazañas (que también lo fueron en épocas pasadas) sino por su fatídico récord que lo encumbra como el peor equipo de la Premier League. Desde que en el año 1992, la máxima categoría del fútbol inglés pasara a llamarse Premier League, nadie ha superado tal irrisorio hito. Esta es la historia del peor equipo de la historia de la máxima división inglesa, un conjunto que cosechó tan solo una victoria y ocho empates, el Derby County de la 2007/2008.

Como cualquier otra película de terror, el protagonista de esta historia se encontraba de celebración tras su ascenso a la Primera División. Los ‘Rams’ habían logrado subir a la máxima categoría del fútbol inglés tras una dura temporada en la que los de Billy Davis se habían ganado el derecho de disputar el playoff de ascenso tras finalizar tercero en la clasificación. El primer duelo frente al Southampton se tuvo que resolver en penaltis, después de que ninguno de los dos consiguiera la ventaja a doble partido. La pena máxima permitió al Derby jugar ante el West Bromwich Albion el pase definitivo hacia la Premier League. En un partido donde los chicos de Tony Mowbray fueron superiores, un solitario gol de Stephen Pearson permitió al Derby lograr el derecho de jugar en la élite y, de esa manera, se unían a Sunderland y Birmingham en su regreso a la Primera División.

El verano hacía presagiar que las aspiraciones de los ‘Rams’ no serían muy altas. El mayor desembolso se realizó en Robert Earnshaw, delantero galés que venía de anotar 19 goles en Championship con el Norwich. Los refuerzos fueron variopintos y la gran mayoría provenientes de divisiones inferiores. En el último día de mercado llegó el que sería su mejor pieza en ataque, Kenny Miller, procedente del Celtic. El Derby desembolsó más de dos millones de libras en un delantero de 27 años con una dilatada carrera como internacional y que venía de anotar tres goles en Champions League. Miller, sin ser el delantero más estético, fue junto al central jamaicano Darren Moore los únicos salvables de la catástrofe. En resumidas cuentas, el mercado de verano no permitió ilusionarse a la hinchada, pero aún con esperanzas en la salvación, confiaban en que Billy Davis mantuviera la unidad del equipo.

 

También puedes leer:   Tittyshev y el sueño del hincha

 

El debut del Derby County esa temporada tampoco fue para tirar cohetes en la ciudad. Un empate a dos frente al Portsmouth permitió sumar el primero de los 11 puntos de la temporada. En la siguiente jornada, visitaron la casa del Manchester City. Un interesante City que aún no contaba con el influjo monetario de Oriente pero deambulaba en Premier con jugadores en sus filas como Kasper Schmeichel, Corluka, Elano, Ireland o Petrov. El partido acabaría con victoria para los locales, significando así la primera derrota de la temporada.

Sin saber lo que le venía encima, el Derby llegó a la sexta jornada sin conocer la victoria. Fue entonces cuando el Newcastle se cruzó en el camino de los ‘Rams’. El cuadro de Sam Allardyce puede presumir de ser el único equipo en tener un récord negativo frente al Derby en esa temporada. Así es, frente a las urracas, el Derby County cosechó la que sería su primera y última victoria de la temporada. No contentos con ello, volverían a empatar más adelante frente al Newcastle. La llegada de Kenny Miller surtió efecto, anotando el solitario gol que le daría la victoria. En ese Newcastle encontramos jugadores de la talla de Owen, Ameobi, un joven James Milner o el veterano Alan Smith. El Derby puede alardear de haber sido mejor que ese Newcastle. 

Sin tiempo para asimilar la alegría, las derrotas se volvieron a convertir en cotidianeidad hasta que tras el descalabro ante el Chelsea, el 24 de noviembre de 2007, Billy Davis fue cesado. El artífice del ascenso pondría fin a su periplo como director técnico del County y a su puesto llegó Paul Jewell. El técnico ex del Wigan arribó a un vestuario hundido con la ardua tarea de levantarlo y lograr la permanencia. Su llegada no cambió mucho la situación, pues debutó con una dura derrota ante el Sunderland y una bochornosa goleada ante el United en Old Trafford.

 

 

Jewell volvería a lograr un empate ante el Newcastle, un empate que sirvió para recibir al Liverpool con la moral alta. El 26 de diciembre, el Derby County recibió en su estadio a unos ‘Reds’ de Rafa Benítez que marchaban terceros en la clasificación. Los de Jewell, últimos con siete puntos, veían el partido ante el Liverpool como una oportunidad para dar la sorpresa y revertir la situación. El Derby planteó un partido complicado para los rivales y, pese a que Fernando Torres se adelantó en el primer cuarto de hora, los locales no perdieron la cara al partido y lograron empatar pasada la hora de partido. El bombardeo de los de Rafa Benitez fue incansable hasta el final. Un gol en el 90’ de Steven Gerrard sentenció el match para los visitantes, confirmando la 14º derrota de la temporada. Una derrota que bien pudo significar el descenso del Derby, pues se trataba de un punto importante ante un rival de gran nivel. El año terminó con una nueva derrota, esta vez ante el Blackburn.

Si estas derrotas pudieron significar el final de los de Jewell, el mercado de invierno confirmó que el futuro no traería consigo buenas noticias: hasta diez jugadores se marcharon de la plantilla. La espantada monumental se vio mínimamente compensada con numerosas llegadas. Desde jugadores libres hasta jóvenes cedidos, pasando por cuestionables fichajes de ligas exóticas. El fichaje más caro fue el argentino Emanuel Villa, quien por dos millones de libras cambió la Liga Mexicana por la Premier League. Con tres goles en dieciséis partidos, Villa prolongó su estancia un año más, esta vez en Segunda División para volver a México en el verano de 2009. Un bagaje poco prometedor de un jugador que fue lo más destacado de un mercado invernal que no hizo más que confirmar los malos presagios. 

El 12 de marzo de 2008, una difícil visita a Stamford Bridge sirvió para que Frank Lampard asestara el golpe previo al K.O. Como si de un combate de boxeo se tratase, el Derby llegó a Londres moribundo. Tras el 6-1 de los ‘Blues’, con hat-trick del que sería años después su primer entrenador, Frank Lampard, los ‘Rams’ se verían tirados en la lona esperando la cuenta definitiva. Una cuenta que llegó apenas quince días después. Curiosamente, en el que sería el último partido en el que lograron puntuar. El 29 de marzo de 2008 se confirmó el descenso matemático del Derby County. Un final que no pilló por sorpresa a nadie.

 

También puedes leer:   Virgil van Dijk, de Breda al cielo

 

El Derby, derrotado, aún volvería a ser protagonista en la última jornada de liga. Sin esperanzas ni tan siquiera de puntuar, pues no lo habían hecho desde su descenso matemático, aún esperaban ser una alegría al menos para los aficionados del Reading. Los de Steve Coppell no dependían de sí mismos para salvarse, pero las pocas opciones de lograr la permanencia pasaban por ganar con un resultado abultado. El partido acabó 0-4 para los visitantes. Un resultado que no les sirvió, debido a que el Fulham ganó en Portsmouth. Así terminó la temporada: con el Reading sumándose a Birmingham y Derby County en su camino de regreso a la Championship; y el Manchester United de Ferguson alzándose con el trofeo de campeón.

Portsmouth, Bolton, Fulham (en doble ocasión), Manchester City, Birmingham, Sunderland y Newcastle (en doble ocasión) han sido los equipos frente a los que logró rascar algún punto. “Víctimas” de poco calibre que sirvieron para confirmar una temporada histórica en la que el Derby firmó 11 puntos en 38 jornadas. Un total de 29 derrotas y 89 goles en contra para un equipo en el que Kenny Miller fue el jugador más destacado, siendo el máximo goleador del equipo con 4 dianas de 20 que anotaron. El mal desempeño en liga también se vio en las copas, cayendo ante el Preston en cuarta ronda de la FA Cup, y en segunda ronda de la Copa de la Liga ante el Blackpool. Un curso maldito, de un equipo maldito que aún sigue limpiándose las heridas. El Derby aún no ha vuelto a la Premier League, y ahora ve de cerca el abismo del tercer escalón del fútbol inglés.

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 50 times, 2 visits today)
Tags: , , ,
The Line Breaker

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores