sábado, 1 mayo, 2021
Banner Top

Hace unas semanas el Kitchee SC de Hong Kong confirmó la llegada del delantero montenegrino Dejan Damjanovic, un futbolista que viene de hacer una gran carrera en el futbol de Corea del Sur. Cerca de cumplir 40 años, su desempeño en la K-League a lo largo de las últimas trece temporadas lo posicionaron como uno de los atacantes más destacados del continente, por lo que, sin dudas, se trata de un fichaje importante para un club que busca ser relevante en Asia. Pero ni por asomo es el más trascendental de su historia.

En enero de 2018 el Kitchee sorprendió a propios y extraños con la contratación de Diego Forlán para su campaña en la AFC Champions League de ese año.  Aunque por ese entonces el atacante uruguayo llevaba casi un año de inactividad, su arribo al conjunto hongkonés no pasó desapercibido. No solo se trataba de un jugador que había brillado recientemente en grandes clubes europeos como Manchester United, Atlético de Madrid o Inter de Milán, sino que también había probado su valía en la cita máxima del futbol mundial: la Copa del Mundo. En Sudáfrica 2010, Forlán fue el director de orquesta y primer violín de un combinado uruguayo que, como no sucedía desde la primera mitad del siglo XX, coqueteó con la gloria máxima. 

Cachavacha, además, tenía el plus de no ser ajeno a los avatares del futbol asiático. Después de su salida de Inter de Brasil en 2014, el ex futbolista del Villareal español tuvo su experiencia japonesa jugando para el Cerezo Osaka durante 18 meses. Y en 2016, tras un paso por su amado Peñarol, nuevamente puso rumbo al este para jugar una temporada en el Mumbai City FC de la Super Liga India. 

Pese a que en la competencia continental el equipo dejó mucho que desear (quedó eliminado en primera ronda), en el ámbito local el Kitchee ejerció otra vez un dominio sin fisuras y Diego Forlán se dio el gusto de marcar cinco goles para contribuir al sexto título de liga en ocho años. 

Esta supremacía, sin embargo, no nació de la noche a la mañana, sino que fue producto del trabajo de un entrenador catalán que dejó una marca imborrable en el soccer de la ciudad/estado. Josep Gombau llegó al Kitchee SC en 2009 tras desempeñarse varios años en las juveniles del FC Barcelona y tras manejar la academia del club catalán en Dubai. Habiendo trabajado como formador desde los 16 años, esta era su primera gran oportunidad al frente de un equipo de mayores y por delante tenía la ardua tarea de romper un largo maleficio. Pese a que el Kitchee solía ser animador del campeonato, y hasta incluso ganaba alguna que otra copa local de vez en cuando, el título de liga era algo que se le negaba desde la temporada 1963/64

¿Y como hizo el head coach español para torcer las cosas? Hasta ese momento, en la liga de Hong Kong la norma era tratar de imitar el juego típicamente ingles, donde el rigor físico y el pelotazo hacia adelante lo eran todo. Gombau, en cambio, aplicó lo aprendido (y enseñado) en la Masía, dotando a su equipo de un control de balón pocas veces visto en tierras hongkonesas. Para reforzar el nuevo esquema, el DT trajo consigo algunos jugadores españoles como Dani Cancela, Ubay Luzardo y Fernando Recio, que no solo aportaron su talento dentro del campo de juego, sino que además instruyeron a sus nuevos compañeros en el estilo con el que Josep Guardiola dominaría Europa.  

Bajo el mandato de Gombau, Kitchee se transformó en una maquina de ganar partidos por abultada diferencia. En solo cuatro años el equipo – que fue bautizado como el Barcelona de Hong Kong – ganó dos títulos de liga, dos Hong Kong FA Cup y una Copa de Liga, pero además impuso una forma de jugar que prontamente fue replicado por varios de los clubes de la competición. Futbolistas y entrenadores españoles comenzaron a ser requeridos desde este punto del lejano oriente y hasta incluso algunos, como Cancela o Recio, tuvieron años más tarde la chance de vestir la camiseta de la selección nacional de la ciudad/estado.

En 2013 Josep Gombau cerró su ciclo exitoso y se marchó al futbol de Australia, donde vivió todo tipo de situaciones. Tras un éxito inicial con el Adelaide United (conquistó la FFA Cup 2014) y un tiempo a cargo del seleccionado olímpico, el catalán tuvo una difícil temporada a cargo del Western Sydney Wanderers, uno de los cuadros más populares del futbol aussie. Allí, su etilo de jogo bonito chocó con la filosofía impuesta por su antecesor y los malos resultados condenaron a un ciclo que ya había empezado torcido. 

Hoy, y tras un paso de por la Super Liga India, Josep tiene a su cargo la dirección técnica del Queensboro FC, el equipo de la USL (segunda división de EE.UU.) propiedad de David Villa. ¿Podrá imponer allí también su forma de juego?

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 72 times, 2 visits today)
También puedes leer:   Tíbet: un sueño que resiste las dificultades
Tags: , , ,
Juan Manuel D´Angelo
Changarín de la palabra, termo de la A-League. Una vez me insultó toda la comunidad croata de Melbourne.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores