miércoles, 12 junio, 2019
Banner Top

Viajemos en el tiempo. Trasladémonos al 20 de noviembre de 1975. Una pequeña región del sureste asiático celebra la independencia de su metrópoli. Portugal ya no regirá los designios de Timor Oriental. Sin embargo, la alegría en este recóndito trozo de tierra es efímera. Dentro de unos pocos días el ejército indonesio irrumpirá en el país y lo hará suyo. Volvamos a viajar.

Nos acercamos al presente. 20 de mayo de 2002. Por fin, tras una cruenta represión del ejército indonesio que sumió al país en la más absoluta pobreza, Timor Oriental es de facto un país independiente. De hecho, será la primera nación en nacer en el siglo XXI. Un pequeño país incrustado en la parte oriental de la isla de Timor; isla que comparte con Indonesia. Poco más de un millón de habitantes en una nación que aún tendrá que sufrir mucho para olvidar los años de ocupación indonesia. Un país que estuvo bajo influencia portuguesa desde 1512 y que sirvió de contrapeso al dominio comercial que Países Bajos ejercía en la zona en los siglos XVI y XVII.

Timor Leste nunca destacó en el panorama futbolístico de la zona. De hecho, siempre ha estado en el vagón de cola de la Confederación Asiática y de la Subconfederación del Sureste de Asia, de las que forma parte. Participar en un Mundial o en una Copa Asiática no era ni siquiera un sueño lejano. Formaba parte de ese tipo de hazañas que ocurren en otras partes y nunca en tus propias carnes. Sin embargo, en la segunda mitad del año 2012 parecía que las cosas iban a cambiar.

De la noche a la mañana Timor Leste comenzó a ser un rival a tener en cuenta. De caer goleado ante Nepal a poner en problemas a Malasia. Algo estaba pasando. En la fase de clasificación para el Mundial de Brasil 2014 se vió cómo Nepal superaba, por un global de 7-1, a la modesta selección de Timor Leste. Nadie contaba con llegar lejos. Sin embargo, esa derrota ante una selección sin mayor tradición o potencial hizo idear un plan a la federación de la antigua colonia portuguesa. Y precisamente en Brasil estaba el germen de la idea. Portugal, Brasil, el idioma y las raíces comunes eran la tabla de salvación para crecer. O al menos eso pensaban en los despachos federativos.

“Participar en un Mundial o en una Copa Asiática no era ni siquiera un sueño lejano. Formaba parte de ese tipo de hazañas que ocurren en otras partes y nunca en tus propias carnes”

Junio de 2012 vió el desastre ante Nepal. El plan apenas tardó unos meses en ponerse en marcha. En diciembre de aquel 2012 se disputaría el Campeonato de la Subconfederación del Sureste de Asia. Y camuflados en las alineaciones aparecían nuevos nombres. Patrick Alves, Alan Leandro o Murilio de Almeida figuraban junto a Emerson, Rocha o José Vide. El pasado portugués hacía que nadie reparara en los nuevos jugadores con sus recién estrenados pasaportes de Timor Leste. Los nacionalizados ganaban un pasaporte asiático que les abría las puertas de par en par a los clubes del continente y la selección de Timor Leste ganaba el nivel que le aportaban este tipo de jugadores.

En este torneo Timor venció por 3-1 a Laos y por 5-1 a Camboya. Dos años antes, los resultados ante ambos rivales fueron de 1-6 y de 2-4. Timor ganaba partidos. La subida en el Ranking FIFA era imparable y ya se situaba en un jamás soñado puesto 146.

Los partidos de la selección eran un continuo debutar de jugadores brasileños. Thiago Cunha, Heberthy Fernandes o Diogo Rangel se fueron sumando a la selección. Los jugadores locales iban siendo, poco a poco, relegados a ser meros acompañantes de la legión brasileña. Mientras, la modesta liga local veía cómo brasileños de menor nivel también se sumaban a sus clubes. La estrategia de la federación empezaba a escapar al control de sus inventores.

Así las cosas, llegó la fase de clasificación para el Mundial de Rusia. Mongolia no fue rival. Global de 5-1 y clasificados para la segunda ronda en un grupo con Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Palestina y Malasia. Primera jornada y empate en Malasia. Segundo encuentro con derrota por la mínima ante Emiratos. La cuarta jornada sería el punto final. Un empate ante Palestina fue el fin de la legión brasileña de Timor. La selección de Oriente Próximo, experta en la nacionalización legal de jugadores con raíces palestinas, impugnó el partido.

Se destapaba y se descubría el porqué de la meteórica mejora de la selección de Timor Leste. Lo que siguió a aquel partido de octubre de 2015 ya es historia.

“Estos jugadores están en clubes pequeños, posiblemente sin cobrar y jugando en campos indecentes. No digo que sean malos futbolistas, pero no juegan en grandes equipos de Brasil y por eso aceptan ve-nir a Timor. Ahora se encuentran con que no saben cómo podrán volver a Brasil.”

Lo decía Jesse Pinto, internacional por Timor de origen australiano sobre los jugadores brasileños llegados a la liga local de Timor Leste. Los meses que siguieron a aquel empate ante Palestina devolvieron a Timor a las catacumbas del fútbol mundial, pues llegó la sanción de la FIFA y de la AFC.

Pero lo peor fue lo que se escondía detrás de los grandes nombres que si jugaban con la selección. Con el escándalo demostrado, los futbolistas se atrevieron a hablar con claridad. Futbolistas brasileños que habían llegado al país con promesas que jamás se cumplieron, sin dinero, sin contrato y sin la posibilidad de volver a su Brasil natal. Una red que falsificaba, con la connivencia del Gobierno, pasaportes a futbolistas para participar en la selección. Un ascenso y una caída en cuestión de meses. De nuevo, como en aquel noviembre de 1975 de independencia, la alegría en Timor volvió a ser efímera.

 

 

Podrás leer más historias como esta en la The Lines 2

Tags: , ,
Dani
Nací en Valladolid y vivo donde me lleve mi profesión. Entrenador, analista y, a ratos, juntaletras que hace equipo pero no marca goles. Me encanta el fútbol extraño, el alejado de los focos, el de las grandes historias de jugadores y clubes pequeños. Mis desvaríos los encuentras también en http://futboldesdeasia.com

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

¡En venta!

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Seguinos en Twitter

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: