jueves, 28 noviembre, 2019
Banner Top

El fútbol nos regala, de vez en cuando, partidos que son recordados a través de los años. Claro que no siempre por cosas buenas. Hace poco más de un cuarto de siglo se juntaron una serie de ingredientes que convirtieron a un partido previo a la Copa del Caribe en algo que trascendió generaciones. Hablamos del Barbados-Granada.

Hay cierta relatividad cuando se menciona que “trascendió”. Obviamente el nombre de los equipos que protagonizaron aquel surrealista evento también ayudó a que hasta un reportaje sobre el mismo en 2005 se diera a conocer. 

La historia nos ubica en 1994, específicamente un 27 de enero, en Barbados. En varios países se estaba disputando la fase clasificatoria para la sexta edición de la Copa del Caribe, una competencia regional que enfrenta a países de la CFU – Unión Caribeña de Fútbol, adscrita a CONCACAF – y que se estaría celebrando en Trinidad y Tobago.

Un torneo curioso, por decir lo menos. Eran 22 selecciones agrupadas en seis grupos y el campeón de cada uno de ellos avanzaba a la fase final, acompañando en aquella ocasión al anfitrión y al campeón defensor – Martinica -. El problema era que el torneo tenía dos reglas ‘especiales’. La primera era que no existirían empates en la primera fase del campeonato. En caso de que eso ocurriera, se disputaría una prórroga en la que primaría el “gol de oro”. En pocas palabras, el primero en marcar ganaba el partido. Hasta allí bien. Pero la organización le añadió una condición más: en dicha fase, los “goles de oro” valdrían doble.

Nos ubicamos entonces en la última fecha del Grupo 1, que compartían los mencionados equipos con Puerto Rico. Se habían disputado dos partidos, el primero con victoria de Puerto Rico sobre Barbados por 1 a 0, y el segundo con derrota de los boricuas ante Granada por 2 a 0. El último juego lo disputarían Barbados y Granada en el Estadio Nacional de Barbados. El equipo dueño de la sede estaba obligado a ganar el partido por una diferencia de al menos dos goles para poder acceder a la fase final.

Minuto 82 y ganaban 2-0, lo que les permitía superar el gol de diferencia que Granada les llevaba. Poco después el visitante lograba descontar, teniendo la clasificación en sus manos. A tres minutos del final ocurre lo inimaginable. Terry Sealey, defensor de Barbados, se acercó a su propio arco y empujó la pelota dentro del mismo. 2-2. Propios y extraños se sorprendieron ante semejante hecho. Parecía una locura, pero tenía toda la lógica del mundo. 

Resulta que con el empate, Barbados forzaba el alargue, teniendo la oportunidad de conseguir un gol que les permitiera clasificar. Granada se dio cuenta entonces de lo que tenía que hacer. Ganar por 3-2 o perder por 2-3 les servia de cualquier manera para clasificarse a la fase final de la Copa, por lo que los Spice Boyz intentaron meter un gol, ya fuera a favor o en contra. Se podrán imaginar lo que esto causaba, con acontecimientos posteriores que se paseaban entre lo gracioso y lo extraño.

Barbados defendía ambos arcos para evitar que Granada pudiera marcar. Medio equipo defendía su propia puerta y el resto protegía el arco rival. Nadie sabía a ciencia cierta hacia donde debía atacar. 2-2 final y al alargue, donde el local consiguió el gol que necesitaba. Terminaron líderes, con diferencia de gol de +1, clasificando con ello a la Copa del Caribe. En la competencia disputada en Trinidad y Tobago no les fue tan bien, terminando terceros en su grupo tras conseguir empatar ante Dominica y Guadalupe y caer ante el local.

James Clarkson, entrenador de Granada, declaraba tras el partido que “la persona que inventó estas reglas es candidato para un manicomio. Nuestros jugadores ni siquiera sabían para dónde atacar. Nunca vi algo similar”. Por si se lo preguntan, la regla del gol de oro de valor doble no volvió a ser utilizada. 

El fútbol nos regala momentos para recordar siempre y este interesante partido, aunque poco conocido, es uno de ellos.

También puedes leer:   Ha nacido una estrella
Tags: , ,
Juan Zavala
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 12!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Seguinos en Twitter

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: