miércoles, 2 diciembre, 2020
Banner Top

Hay historias que tienen un final feliz, que poseen un sube y baja de emociones para al final culminar de una manera en la que su protagonista trasciende y será recordado por la cultura popular a través de la historia; hay otras que, por el contrario, tienen un final triste que no deberían tener. La historia de Soraya Jiménez es una combinación de los dos.

 

Nacida en Naucalpan, en el Estado de México e hija de contador público, se inició chica en los deportes; sin embargo, y de una manera algo extraña para una niña mexicana, tuvo un curioso gusto por la halterofilia. Mientras más entrenaba, más se notaba su habilidad, tanto así que a los 16 años consiguió su primer podio internacional, siendo tercera en la Copa NORCECA en Estados Unidos.

 

Un año después, en Venezuela, ganó su primer torneo internacional en la Olimpiada Juvenil, además de las varias medallas en los Juegos Centroamericanos y los Juegos Panamericanos de Winnipeg en 1999. Todo esto le valió a Soraya para ganarse un boleto a la gran cita, los Juegos Olímpicos de Sídney 2000. La halterofilia femenil sería la novedad de esos Juegos, ya que esta disciplina fue aprobaba para las mujeres por el Comité Olímpico Internacional recién en 1997.

 

Mientras se preparaba para la cita olímpica, Soraya se fue encontrando con demasiados obstáculos, entre ellos el machismo que había en la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas, quienes no estabas de acuerdo con su participación, y por ende no querían prestarle el apoyo, instándola incluso a no competir. Ante muchas idas y vueltas, finalmente logró ingresar al gimnasio del Comité Olímpico Mexicano para comenzar con su entrenamiento, aunque en unas condiciones más que pobres.

 

Para este entonces, nuestra protagonista no tenía entrenador y se preparaba ella misma. Su padre trabajaba en Grupo Uribe, una empresa mexicana de gas, y gracias a esto consiguieron que la empresa la patrocinara y le brindara apoyo, llegando a conseguir a su preparador, el búlgaro Georgi Koev.

También puedes leer:   90 de los 90: El oro cubano en béisbol

 

Para obtener su rendimiento óptimo, Koev llevó a Jimenez a Sofía, en Bulgaria, y la puso en estricto régimen de entrenamiento, donde la presionaba al máximo. Era un encierro casi militar, donde todo era entrenar. La misma atleta comentó en varias ocasiones que aunque nunca fue maltratada, ni mucho menos, varias veces le dijo a su familia que quería volver a México. Su padre, siempre presente, era el que le daba ánimo y la convencía de no regresar.

 

Los resultados se dieron al poco tiempo, cuando la mexicana ganó cuanta competencia se le puso enfrente previo a los Juegos a los que, si bien no llegaba como favorita, si que lo hacía como una competidora de cuidado.

 

El 18 de septiembre del 2000, y con México apenas despertando, Soraya lideró la competencia en el Centro de Conferencias de Sídney. Una mala actuación de la favorita Ri Song Hiu, combinada con una gran competencia de la mexicana le daría la medalla de oro, la primera medalla de oro para México en 16 años, y la primera medalla de oro para una mujer mexicana en la historia, un logro que fue increíble en sí mismo, pero que tomó aún más importancia con los años, teniendo en cuenta que hasta la fecha sólo dos atletas mexicanas han conseguido dicho logro.

 

 

Nuestra ahora medallista se convirtió en un suceso nacional; a su llegada fue invitada a ver al Presidente de la República, a programas de televisión, eventos y entregas de premios Era una celebridad nacional, sin embargo esta historia estaba lejos de terminar.

 

Soraya continúo su actividad con miras a Atenas 2004 para defender el oro, pero fue entonces que empezaron los problemas. Se acercaba el Mundial Universitario y, para poder ser parte, los atletas evidentemente tenían que estar estudiando en una institución de ese rango. Para participar, la medallista falsificó documentos de la Universidad Nacional Autónoma de México y la descubrieron. Soraya pidió disculpas por su forma de actuar, pero después de eso las malas siguieron llegando cuando la Federación anunció que la atleta había dado positivo en un control antidoping del Campeonato Panamericano, debido al consumo de un antidepresivo.

También puedes leer:   Un romance inesperado

 

La mexicana se salvó de una gran sanción gracias a que esta sustancia no mejoraba su rendimiento, y el castigo solo fue de pocos meses. Pero aquel fue el principio del fin. Poco antes del inicio del torneo clasificatorio a Atenas, la mexicana anunció su retiro del deporte ante el disgusto de varios federativos, ya que se había invertido una gran cantidad de dinero en la preparación de la deportista.

 

Durante los Juegos Panamericanos de Río 2007, donde Soraya estaba como invitada, contrajo influenza tipo B, la cual se complicó y terminó con la extirpación de su pulmón derecho. Después en el 2009, durante la epidemia de influenza AH1N1 que azotó México, la atleta contrajo esta enfermedad y cayó en coma durante 15 días. Contraería influenza una tercera vez, lo que finalmente provocó un dramático descenso de sus defensas, haciendo que hasta un simple resfriado pudiese poner en riesgo su vida.

 

A raíz de eso, Soraya tuvo cinco paros cardiorrespiratorios, además de 14 operaciones en la pierna izquierda, magullada durante sus años como deportista. Su único apoyo económico remanente era su patrocinio mensual que aún le seguía proporcionando el Grupo Uribe y el dinero que podía ganar dando asesorías legales, ya estaba estudiando para ser abogada.

 

El 28 de marzo del 2013, Soraya Jiménez falleció en su departamento en la Ciudad de México, donde vivía con su novio, y esta es la parte más impactante: lo hizo a los 35 años. Pareciera que hubiéramos recorrido una vida entera con ella, cuando realmente era muy joven cuando su cuerpo no aguantó más. En su último periodo en el hospital, ella firmó su salida voluntaria diciendo “si me muero me voy a morir en mi casa”.

 

Así fue la vida de Soraya, llena de alegrías pero triste al final, un trayecto de alguien que tocó la gloria y terminó olvidada en vida, pero que de manera irónica nunca será olvidada en la historia ya Soraya fue, y siempre será, la primera.

También puedes leer:   90 de los 90: Javier Sotomayor, el rey de las alturas

 

Oro de Soraya en Sídney 2000:

 

Tags: , , , ,
Avatar

Related Article

13 Comments

Avatar
dapoxetine low price dapoxetine 01/12/2020 at 22:25

dapoxetine low price dapoxetine https://ddapoxetine.com/

Avatar
vidalista 60mg online 30/11/2020 at 23:10

vidalista 60mg online https://vidalista40mg.mlsmalta.com/

Avatar
what parasites does ivermectin kill in humans 27/11/2020 at 03:44

what parasites does ivermectin kill in humans https://ivermectin.mlsmalta.com/

Avatar
active ingredient in cialis medpharssdf 24/11/2020 at 12:04

active ingredient in cialis medpharssdf http://www.lm360.us/

Avatar
hydroxychloroquine for rheumatoid arthritis 24/11/2020 at 05:57

hydroxychloroquine for rheumatoid arthritis https://hydroxychloroquine.webbfenix.com/

Avatar
best price for pfizer viagra 23/11/2020 at 07:11

best price for pfizer viagra http://droga5.net/

Avatar
hydroxychloroquine and cardiovascular risk 23/11/2020 at 02:01

hydroxychloroquine and cardiovascular risk https://hhydroxychloroquine.com/

Avatar
which governors banned hydroxychloroquine 22/11/2020 at 11:48

which governors banned hydroxychloroquine https://hydroxychloroquine.mlsmalta.com/

Avatar
tadalafil vidalista 20mg price 22/11/2020 at 01:44

tadalafil vidalista 20mg price https://vidalista.buszcentrum.com/

Avatar
super vidalista india 21/11/2020 at 17:11

super vidalista india https://vidalista.mlsmalta.com/

Avatar
clomiphene for bodybuilding 20/11/2020 at 11:26

clomiphene for bodybuilding https://salemeds24.wixsite.com/clomid

Avatar
ivermectin human dose chart 17/11/2020 at 05:21

ivermectin human dose chart https://ivermectin.webbfenix.com/

Avatar
acyclovir 250 mg tablet 15/11/2020 at 14:55

acyclovir 250 mg tablet https://www.herpessymptomsinmen.org/productacyclovir/

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo