viernes, 18 junio, 2021
Banner Top

Este viaje nos ubica en Moldavia, una pequeña y bastante humilde nación ubicada entre Ucrania y Rumanía. Dentro de la misma existe Transnistria, un territorio que la constitución moldava define como ‘Unidad Territorial Autónoma con Status Jurídico Especial’, y que se localiza entre la frontera ucraniana y el río Dniéster. Las tensiones entre ambos vienen tras la disolución de la URSS, con un conflicto armado que se extendió durante todo 1992 y que acabó con la vida de casi 2,000 personas.

Resulta que aquí los habitantes no se sienten moldavos, ya que el grueso de los mismos provienen o tienen vínculos con Ucrania y Rusia. Esta última, aunque no la reconoce oficialmente, representa su mayor apoyo. Las referencias a Lenin, Stalin y la hoz y el martillo están en cada esquina. Es como si visitaras de nuevo la Unión Soviética.

A finales del siglo pasado surgió una idea para visibilizar un intento de reconocimiento y la lucha; como no podía ser de otra forma, se erigió sobre el fútbol. La empresa matriz que encabeza todo este proyecto es Sheriff, un conglomerado fundado por la KGB con intereses en las áreas petroleras y que ha terminado extendiendo su dominio a la televisión, las telecomunicaciones, constructoras y el mercado de consumo. Su presencia es clave en la geopolítica y el deporte de la región. Ese es un pequeño ejemplo del avance y crecimiento que quiere seguir experimentando este equipo. En 1996 decidieron adquirir un pequeño club de Tercera y al año siguiente le colocaron su actual denominación, Sheriff Tiraspol. Así nació todo.

Esta temporada arrasaron en el torneo liguero, su décimo noveno en total, y solo Petrocub Hîncesti le opuso algo de resistencia. Con veinte años de existencia, esta formación ha cambiado de nombre ocho veces y el año pasado, de forma sorpresiva, ganaron la Copa. Debutarán en la venidera Europa Conference League.

Volviendo a Sheriff, su estrella es el colombiano Frank Castañeda, quien lideró la tabla de goleadores, sumado al aporte del griego Kolovos y el maliense Adama Traoré. Actualmente están bajo la tutela del ucraniano Yuriy Vernydub, que viene de un buen hacer en la liga bielorrusa. Han llegado cuatro veces a la fase de grupos de Europa League en la última década, coincidiendo con su dinastía en la llamada Divizia Nationala, la Primera División, considerada una de las peores de Europa y que convive con constantes acusaciones de amaño de partidos

Hace tiempo que pasó la rivalidad con FC Tiraspol, fundado como Constructorul Chisinau y que fue traslado a Transnistria antes de su disolución. De cualquier manera, continua con su idas y vueltas al sistema futbolístico nacional, y su vista se cierra sobre Chisinau, la capital. La rivalidad entre las mismas es notable, más si se toma en cuenta que Transnistria tiene un status que le hace tener su propio pasaporte, parlamento, moneda, bandera y escudo de armas. El Zimbru, segundo equipo más laureado del país, acabó octavo esta temporada.

Hace tiempo tuvimos la oportunidad de entrevistar al entrenador español Juan Ferrando, quien tiene muy buenos recuerdos de su paso por Tiraspol. “Conseguimos ser un líder fuerte en la liga, competir en Europa, y sobre todo, ganar derbis en casa de los rivales, jugar contra grandes como el Tottenham en White Hart Lane (Europa League)… Fue una lástima que por la diferencia de un gol no pudiéramos pasar a octavos de la UEL. A nivel de equipo, la plantilla estaba muy comprometida pese a incluir a jugadores de distintas nacionalidades, hasta el punto de inventamos una jerga para podernos entender los 9 idiomas que había en aquel vestuario, y entre vídeos y palabras claves, conseguimos comunicarnos entre todos”.

En Transnistria reina una tensa calma, esa que te da ser un territorio que apenas reconocen como independiente Osetia del Sur, Abjasia y Nagorno-Karabaj. Ninguna de las mencionadas, obviamente, forman parte de la ONU. Lo que si parece una verdadera Organización de Naciones Unidas es su plantel, el cual cuenta con hasta 16 nacionalidades distintas, desde peruanos, ghaneses, serbios y eslovenos, hasta brasileños y luxemburgueses. Sobre ello Ferrando comenta que “la adaptación no fue difícil, sino lo contrario. Desde el primer día tanto el cuerpo técnico como la dirección del equipo y la propia afición se encargaron de que me sintiera como en casa y me adaptara rápidamente a la ciudad y al entorno laboral. Además, el FC Sheriff dispone de unas instalaciones y ciudad deportiva envidiables”. Hablamos del Sheriff Stadium, uno de los recintos deportivos más modernos de Europa, sede de algunos partidos de la selección, y con un hotel 5-Estrellas en su interior. Esto no deja de sorprendernos.

Fuente: Planet Football.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 96 times, 96 visits today)
También puedes leer:   La Senda de los Campeones #4 : el Real Madrid logra un póker de copas
Tags: , , , ,
Venezolano del 96. Literatura, geopolítica y deportes. Contando aquellas historias que tanto nos apasionan desde otro punto de vista.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores