jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Transcurre el minuto 68 en el Estadio de la Universidad Autónoma de Nuevo León. River Plate pierde 2-0 con los Tigres UANL en el último partido de la fase de grupos de la Copa Libertadores. El gol de Egidio Arévalo Ríos se le escurrió de las manos a Barovero hace algunos minutos y ahora Damián Álvarez aprovecha un rebote de Sobis para matar las esperanzas millonarias de acceder a los octavos de final.

Gallardo mira al piso, preocupado en la parte alta de la cancha. Los jugadores siguen luchando y transcurren más o menos unos veinte minutos cuándo una pelota larga divide a Teo Gutiérrez y Rodrigo Mora, cayéndole la pecosa a éste último. Algunos dicen que se dejó el alma en ese remate al arco, que Nahuel Guzmán tapó en las alturas y Gutiérrez empujó tras controlar el rebote para el 2-1 infartante a falta de 3’ para el final. Otros se levantan de su asiento porque esperan una campanada digna del rasguño de un león con garra charrúa.

Teo toma la pelota y la pone en el medio mientras el ‘muñeco’ se mantiene inmóvil mirando la reanudación de la partida. Ricardo Ferreti se da la vuelta y pega un insulto al aire tras ver el error defensivo. Lo mejor está por venir: conexión uruguaya en el medio campo con Carlos Sánchez que abrió el balón a la derecha para Camilo Mayada. Pared con Teófilo Gutiérrez y Camilo alcanza la línea de fondo, devuelve para Teo y Mora se posiciona en toda la boca del área. Como quién coloca el veneno en la trampa del ratón, el barranquillero le pone la pelota rápida y delicadamente al cazador en la bota, que con una volea extraordinaria saca un remate que se cuadra en toda la esquina del arco de Guzmán. “89:28” marca el cronómetro. No sabemos quién grita más fuerte, si el relator, Mora, o Biscay en la banca. Lo cierto es que hay gol de River Plate, el marcador es dos a dos y el ‘millonario’ tiene esperanzas de clasificar luego de ir abajo por dos tantos.

Han pasado cuatro meses de ese momento. River Plate no solo pasó a los octavos de final de la Copa Libertadores, sino que fue superando etapas lentamente hasta llegar a la final. Ahora, ‘Morita’ no puede jugar: el que ‘salvó las papas’ del Millonario por allá en abril de 2015 sufre un desgarro en el isquiotibial derecho y no llegará a disputar la vuelta en el Monumental. Es el momento del joven Lucas Alario y el veterano Fernando Cavenaghi. Pisculichi y Driussi esperan su oportunidad en el banquillo de suplentes. Todos sabemos que pasó ese día: Alario, Sánchez y Ramiro Funes Mori le reventaron el arco a Nahuel Guzmán y River Plate se consagró campeón de la Copa Libertadores de América. Se cumplía el sueño luego de los fantasmas del descenso y Mora se lo vivía en la cancha con sus compañeros. Después de todo, es un tipo alegre hecho especialmente para este tipo de momentos.

Los medios se hacían eco: días antes, Rodrigo Mora había jugado su último partido como jugador de River Plate, ya que había un acuerdo para que el gladiador uruguayo fichara por el Al-Nassr. Él se negó. Un año después llegó otra propuesta del Al-Hilal. De nuevo, calabazas de parte del atacante. Él quería retirarse en River Plate. Sabía que a sus 29 tenía mucho por aportarle al cuadro de la franja.

Llegamos a enero de 2019. Rodrigo Mora se entrena luego de una lesión de cadera. River Plate acaba de ganar la Superfinal de la Copa Libertadores de América ante Boca Juniors, su máximo rival. Nuevamente ‘Morita’ lo tuvo que ver desde la banca, pero cuenta Exequiel Palacios que su aporte va más allá de lo que vimos por la TV, o en las sillas del Monumental: “Rodri siempre estaba jodiendo, cuando no le tocaba jugar tiraba para adelante. Es esa clase de jugadores que nunca tienen un mal día, siempre está con una sonrisa y te habla, te acompaña”.

Hoy, Morita no jode ni tiene un gran día. Por Whatsapp escribe en un estado, medio reflexivo, pero también con la contundencia de un anuncio:

 

“Me toca vivir uno de los días más tristes de mi vida. El sufrimiento y el dolor son constantes y ya no puedo. Di hasta lo que no tenía y hoy tengo que enfrentar la realidad. Ya no puedo seguir jugando al fútbol (…) tengo un nudo en el pecho y una sensación imposible de explicar. Me hubiese gustado retirarme de otra manera. Sé que vienen momentos complicados, con muchas decisiones por tomar pero hoy solo quiero agradecerles a todos. A mi hijo, mi familia, mis amigos, mis compañeros, cuerpo técnico, dirigentes e hinchas por todo el amor y apoyo que me brindaron siempre”.

A los hinchas de River, les llegan miles de momentos y goles marcados por Mora a través de sus tres etapas por el cuadro ‘Millonario’. Desde Chile y Uruguay, los hinchas de la ‘U’ y Peñarol saludan al que se formara en las fuerzas básicas de Juventud de las Piedras y jugara en Europa de la mano del Benfica, porque ‘Morita’, si bien es símbolo de River Plate, tuvo una carrera bonita para cualquier jugador que hace vida en este continente. Más de un aficionado y experto podrá tener la sensación de que el fútbol le quedó a deber al bueno de Rodrigo, por su entrega y lo trascendental de sus goles.

Lucas Pratto le dijo a ESPN que le quedaban seis o siete años más de fútbol, aunque los treinta y uno parezcan edad avanzada para jugador elitesco. Exequiel Palacios lo despidió como a un hermano: “lo voy a extrañar, todo el grupo lo va a extrañar. Dolió mucho lo que le pasó. Desde acá le mando muchas fuerzas, lo quiero mucho y mi familia también”. Milton Casco simplemente se colocó a la orden para retribuir un poco ese cariño: “sabe que puede contar con cada uno de nosotros y que lo estamos esperando para darle un fuerte abrazo. Es una gran persona y muy honesto, por eso lo queremos mucho”.

Y es que el fútbol es así. Lejos de las copas y una vida de vanguardia, el corazón es el elemento más valioso que puede tenerse en una colección. El fútbol da, el fútbol quita, lo vivido por ‘Morita’ no es cosita chiquitita. El club sigue trabajando y Rodrigo alista junto a D’Onofrio los detalles para un partido de despedida, para que los hinchas le den gracias a un ídolo del nuevo siglo riverplatense.

Tags: , , , ,
Fabrizzio Cuzzola
Loco según los conceptos de Marcelo Bielsa. En la radio me llamaban el rockero del gol y sobrevivo en la fúrica ciudad de Caracas. Diestro de pierna y ambidiestro con una cámara. Analizo futbol desde los 14 en La Pizarra del DT y relato mis historias en este rinconcito de la web.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: