domingo, 1 agosto, 2021
Banner Top

Que los Juegos Olímpicos son una de las competiciones más antiguas del planeta es algo que no sorprenderá a nadie. Atenas y los últimos coletazos del siglo XIX vieron el renacer de los Juegos. Unos Juegos que, evidentemente, fueron muy diferentes de lo que son hoy en día. Ni el deporte, ni la vida, ni siquiera las fronteras, eran como las conocemos en la actualidad.

Ninguna nación asiática compitió en los primeros Juegos Olímpicos. En cambio, dos de ellas lo harían en las de París 1900. Y, de hecho, con unos resultados magníficos una de ellas. Las actuales Irán e India mandaron un deportista cada una a la cita de la capital francesa. Freydon Malkoun participó por Persia en la modalidad de esgrima, cayendo en su segundo enfrentamiento. Norman Pritchard, nuestro protagonista, lo haría representando a la actual India, protectorado británico por aquel entonces.

Norman Pritchard nació en Calcuta, en las Indias Británicas, en 1875. Tras dominar las competiciones locales cumplió con los requisitos para competir en las Olimpiadas de París 1900. Lo haría en dos modalidades: 200 metros lisos y vallas. Una cita y un nombre que quedarían marcados en la historia del olimpismo de la India y del continente asiático.

Unos Juegos Olímpicos y unas modalidades de atletismo que fueron dominadas de manera casi absoluta por Gran Bretaña y Estados Unidos. De las 23 modalidades atléticas disputadas en aquellos Juegos, el oro solo se escapó en tres de ellas. El francés Michel Theato ganaría la prueba de Maratón. El canadiense George Orton lograría el oro en los 2500 obstáculos y, finalmente, el húngaro Rudolf Bauer fue primero en lanzamiento de disco. 

Norman Pritchard rozó el oro en las dos modalidades que disputó, aunque en ambas fue derrotado por un representante de Estados Unidos. Walter Tewksbury, que logró cinco metales, le arrebató el oro en los 200 metros lisos. En los 200 obstáculos le superó una de las grandes leyendas de aquella olimpiada: Alvin Kraenzlein, que se llevó nada menos que cuatro oros en las pruebas de 60 metros lisos, 110 metros vallas, salto de longitud y 200 metros vallas, prueba en la que Norman obtendría su segunda plata.

Con la gloria de sus dos platas, Norman Pritchard culminó su carrera deportiva. Pero no para retirarse plácidamente. Mudó su residencia a California para lanzar una carrera cinematográfica que le llevaría a protagonizar infinidad de películas en Hollywood. Bajo el pseudónimo de Norman Trevor, actuó en más de 20 películas de cine mudo hasta su muerte en 1929. 

Quién iba a pensar que el primer medallista asiático de la historia sería un británico que logró dos platas bajo la bandera de la India en los Juegos Olímpicos de París 1900 y que acabaría sus días como prolífico actor de Hollywood. Eran otros tiempos, las fronteras eran radicalmente diferentes y, para Norman Pritchard, el deporte y el cine fueron sus medios para dejar su huella en el primer tercio del siglo XX.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 19 times, 19 visits today)
También puedes leer:   Simone Biles, el arte hecho gimnasia
Tags: , , , , ,
Nací en Valladolid y vivo donde me lleve mi profesión. Entrenador, analista y, a ratos, juntaletras que hace equipo pero no marca goles. Me encanta el fútbol extraño, el alejado de los focos, el de las grandes historias de jugadores y clubes pequeños. Mis desvaríos los encuentras también en http://futboldesdeasia.com

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores