sábado, 8 junio, 2019
Banner Top

Hablar de superación es referirse al regatista argentino Santiago Lange, quien a principios de 2015 comenzó la pelea más difícil e importante de su carrera.

Santiago nació en San Isidro, tiene 57 años y participó en seis Juegos Olímpicos (Seúl 1988, Atlanta 1996, Sidney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008 y Río 2016), obteniendo medallas de bronce en 2004 y 2008 y consagrándose con la de oro en 2016.
Además, ganó cuatro campeonatos del mundo absolutos (1985, 1993, 1995 y 2004) y cosechó dos medallas de plata en los Juegos Panamericanos de Caracas en 1983 y de Indianápolis en 1987.

Pero su historia trasciende sus tan honrados logros deportivos. A principios de 2015, mientras se encontraba en plena preparación para competir en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Lange fue diagnosticado con cáncer de pulmón, y tuvo que ser sometido meses después a una cirugía.

Las chances de estar en la olimpiada se veían muy complicadas, pero él sabía que, si la rehabilitación lo acompañaba de buena manera, había chances de estar presente en Brasil.

Y así fue como tras seis meses de dedicación pura y exclusiva a su salud, el argentino logró recuperarse y un año después ganó la medalla de oro junto a Cecilia Carranza en clase Nacra 17.

Una historia que merece ser contada y recordada porque va más allá de toda distinción individual o grupal que se pueda hacer. Esto es un suceso único y un claro ejemplo de que cumple sus sueños quien resiste.

En el momento que te dijeron que estabas enfermo, ¿pensaste en dejar la preparación?
– Si, cuando me dijeron de la operación no solo pensé en dejar la preparación, sino que no sabía si iba a volver a navegar y la prioridad en ese momento era la salud.

– ¿Qué rol tuvo tu familia en el momento de la enfermedad?
– Mi familia tuvo un rol importantísimo, sobre todo mis hijos que estuvieron al lado mío todo ese momento. También destaco la importancia de mis hermanos, mi madre y mis amigos.

– ¿Qué tan importante fue Cecilia Carranza?
– Cecilia fue muy importante, supo acompañarme muy bien. La verdad que fue uno de los privilegios de estar en una etapa deportiva y conformar un equipo mixto porque las mujeres tienen mucha sensibilidad para esto. Entendió lo que yo estaba viviendo y siguió entrenando para estar al 100% el día que yo vuelva.

– ¿Cuánto tiempo duró la recuperación de la cirugía?
– Fue todo muy rápido. Después de la operación, al quinto día ya me había ido del hospital y caminaba 5 kilómetros a la mañana y 5km a la tarde. A la semana y media empecé a pedalear, y sólo podía tomar un avión después del día 30, asi que estuve entrenando en Barcelona todo ese tiempo en la bicicleta y pude hacer 450 km por montaña en las últimas tres semanas y ya me sentía bien. Una vez que se cumplió el plazo de 30 días empecé a navegar.

– ¿Te sentís un ejemplo de superación?
– Me cuesta creérmelo. A veces lo siento que puede ser así por los mensajes que recibo, por las preguntas que me hacen los periodistas o por como me ve la gente, pero yo me concentro en lo mío, trato de ser feliz, ser mejor persona y seguir para adelante. Los de los ejemplos lo dejo para que lo digan los demás.

– Compartiste la ceremonia de Río con tus hijos, ¿Qué sentiste en ese momento?
– Fue uno de los momentos inolvidables de mi carrera deportiva. Poder entrar a un estadio olímpico con mis hijos creo que es casi comparable con haber ganado la medalla de oro. Fue una experiencia de vida muy bonita y sentí una sensación increíble.

– ¿Qué significa el yachting para vos?
– Es mi vida. Me pasé mucho tiempo arriba de un barco, y más que el yachting diría el mar.

– ¿Cómo fue la preparación para los JJOO de Río?
– Podría escribir un libro de esto, fueron tres años muy intensos con muchos objetivos y con muchas correcciones, y eso es lo que hace bonito al olimpismo. Fue una montaña rusa, en el sentido de que en 2015 nuestro objetivo era ganar torneos internacionales y no pudimos casi ni navegar. Fue una preparación a contrarreloj tremenda, súper fascinante porque todo lo hicimos bajo presión, contando los minutos para poder mejorar y estar al 100%.

– ¿Por qué elegiste el yachting?
– No sé, nació en mí. Mi viejo navegaba y siempre me gustó mucho. Por suerte lo pude hacer bien y la verdad es que lo llevo en el alma.

– ¿Qué se siente representar a Argentina en una competencia?
– Es algo increíble, lo siento así desde chico y es una de las sensaciones que aún me mantienen en el olimpismo. Representar a Argentina es una enorme y linda responsabilidad. Ser un embajador argentino como deportista es un privilegio y trato de hacerlo lo mejor posible.

– ¿Cuál fue el mejor momento de tu carrera?
– Tengo un millón, la carrera por suerte es larga. Estrictamente en lo deportivo, el mejor momento fue ganar la medalla de oro en Río, pero conservo brillantes recuerdos de cuando pude ganar el Campeonato Argentino cuando tenía 15 años, que en ese momento era lo más alto. También poseo infinidad de amigos y de anécdotas, mi carrera me hizo la persona que soy.

– ¿Qué significó para vos ser campeón olímpico?
– Significó cumplir un gran sueño que me llevó muchísimos años trabajarlo con gran esfuerzo y dedicación.

Tags: , , ,
Agustin Commisso
Nací en Argentina pero de argentino tengo muy poco. 20 años y escribiendo mi historia. Que el fútbol sea bien jugado o que no sea nada, aunque siempre me vas a ver en donde esté rodando una pelota. No comprendo la vida y el deporte sin disfrute, porque de alegrarse y divertirse se trata. Contemporáneo de Messi y del Barcelona de Guardiola, ¿qué más se puede pedir? ¿Periodismo? Esto que hacemos nosotros, no lo que ves en la tele.

Related Article

No Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: