lunes, 2 agosto, 2021
Banner Top

Cuando se piensa en el nivel y la calidad que la Selección Argentina ha tenido a lo largo de los años, se podría decir que una de las duplas más desaprovechadas fue la de Messi y Riquelme. Si contamos partidos con la absoluta, ambos solo compartieron la cancha en 27 oportunidades. Aún así, hubo un torneo en el que los dos lograron una actuación magnífica y pudieron llevarse el premio mayor. Estamos hablando de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

A aquella cita olímpica la Argentina llegaba como una de las grandes favoritas a llevarse el oro. No solo porque era la defensora del título, sino también debido a que era la campeona de las últimas dos ediciones del Mundial Sub 20 (2005 y 2007). Para estos JJOO, el entrenador Sergio Batista decidió llevar a varios de los futbolistas que integraron esos campeonatos juveniles, entre ellos Lionel Messi, Sergio Agüero, Fernando Gago, Sergio Romero o Ángel Di María, y tres mayores de 23 años con un grandísimo nivel, como fueron Nicolás Pareja, Javier Mascherano y Juan Román Riquelme.

Esta convocatoria del Checho Batista permitió juntar una vez más a Messi con Riquelme. Una dupla que venía de tener una actuación brillante en la Copa América del año anterior, pero que se había quedado con las ganas de llevarse el título, luego de perder 0-3 en la final ante Brasil. A pesar de ese gran entendimiento dentro de la cancha, los medios indicaban que la relación de ambos fuera del campo era bastante mala. Esto llegó a oídos del entrenador, quien en una entrevista con TNT Sports confirmó que había escuchado esos rumores y por eso decidió juntarse con ellos dos para mejorar la relación.

Con el plantel ya conformado y Riquelme como capitán, a la Argentina le tocaba debutar en la cita olímpica. Su primer encuentro fue muy complicado. Le tocó jugar ante Costa de Marfil, a la que comenzó ganando 1-0 con gol de Messi tras una asistencia del 10 xeneize, pero los africanos llegaron al empate a través de Sekou Cissé. Finalmente, Lautaro Acosta, el actual jugador de Lanús, le daría el triunfo a la Albiceleste. Unos días después, el seleccionado sudamericano volvió a sufrir para lograr derrotar a Australia. Esta vez la jugada de gol empezaría con una combinación entre Lionel y Juan Román para que este último se la pasara a Di Maria, quien encontró con un centro a Lavezzi para firmar la victoria por 1-0. Por último, cerraría su participación en la fase de grupos con el 2-0 a favor ante Serbia gracias a las conversiones del Pocho y Diego Buonanotte.

El rival en cuartos de final fue Países Bajos. Todo parecía comenzar de maravilla para los argentinos luego de que Lionel anotara el 1-0 en los primeros 15 minutos del partido, pero rápidamente los neerlandeses igualaron gracias a Otman Bakkal, después de una distracción de la defensa albiceleste. En la prórroga, aparecía otra vez Leo, quien enganchó hacia adentro y sacó un pase espectacular para que El Fideo Di María entre al área y remate cruzado para poner el 2-1.

Ya en semifinales tocaría otro enfrentamiento durísimo. Esta vez había que cruzarse ante Brasil en una nueva edición de uno de los clásicos más importantes del fútbol sudamericano. A diferencia de lo que sucedió un año atrás en la Copa América, esta vez la Argentina sería quien se llevara la victoria por un margen abultado: 3-0 gracias a un doblete de Sergio Agüero y una anotación de penal de Riquelme. Además, el encuentro contó con una actuación muy destacada de Messi, quien estuvo muy participativo en la creación de juego.

 

También puedes leer:   Simone Biles, el arte hecho gimnasia

 

Luego de ese gran triunfo ante Brasil, al seleccionado olímpico liderado por Messi y Riquelme le faltaba superar a un solo rival para lograr el oro en Beijing. Ese competidor por la medalla fue toda una potencia africana como Nigeria, un rival siempre complicado en torneo juveniles y que traía malos recuerdos debido a la derrota por 2 goles a 3 en los JJOO de Atlanta 1996. 

Durante el primer tiempo, la Albiceleste consiguió hacerse dueña de la posesión y controlar el ritmo de juego, pero esto no le permitió romper la defensa nigeriana, que estuvo muy bien parada. Además, sufrió en varias oportunidades cuando los africanos salían de contraataque aprovechando su velocidad y fuerza física. Finalmente, cerca de la hora de juego se lograría romper esa muralla. Riquelme luchó por recuperar la pelota en mitad de cancha y el rebote le quedó a Messi, quien giró y dio una gran asistencia para que Di María aproveche su velocidad para entrar al área, definir por encima del arquero y así poner el 1-0 definitivo y lograr la venganza de aquella final en Atlanta.

Este sería el pico máximo al que llegaron Messi y Riquelme juntos, una dupla que no pudo ser aprovechada por la Argentina. Luego de aquella dorada en Beijing, ambos compartieron varios partidos en las eliminatorias hacia el Mundial de Sudáfrica 2010. Su último encuentro juntos fue en una victoria 2-1 ante Uruguay. La renuncia del Coco Basile como entrenador de la Selección y que su reemplazo sea Maradona precipitó a Riquelme tomar la decisión de no jugar nunca más con la Albiceleste, por lo que los Juegos del 2008 nos dieron, además de la medalla, la conjunción de dos de los mejores futbolistas argentinos de toda la historia. 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 48 times, 48 visits today)
Tags: , , , , , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores