jueves, 25 julio, 2019
Banner Top

Si antes del Mundial la cara visible del fútbol femenino era Alex Morgan, hoy se puede decir que este rol recayó en los hombros de Megan Anna Rapinoe (nacida en Redding, California, el 5 de julio de 1985), una mujer tan fuerte que terminó por encarnar en una lideresa excepcional. Su voz sonó tan fuerte quellegó hasta la mismísima Casa Blanca, donde el presidente, Donald Trump, ya sabe que no podrá recibir a las campeonas mundiales. ¿Pero, quién es ella?

Cómo muchas historias sobre fútbol, siempre tiene que existir alguien que inspire a la persona en cuestión. En este caso, Megan comenzó a jugar al soccer a la tierna edad de tres años viendo como lo hacía su hermano mayor Brian, quién era su ídolo, su ejemplo a seguir. Lamentablemente, él terminaría tomando malas decisiones en su vida, lo que lo terminaría enviando a un centro de detención juvenil cuando tenía 15 (además de recaer en varias prisiones debido a sus problemas con las drogas). Todo esto dañó mucho el corazón de su hermana pequeña, aunque ésta encontraría una manera de salir adelante gracias al fútbol, igual que lo haría su hermana gemela Rachael.

Mientras crecía, Rapinoe lograría mostrarse como toda una prodigio en los deportes, siendo excelente no solo en el juego más disputado a nivel mundial, sino también que competiría en atletismo y en baloncesto. Pero, al ver a las campeonas mundiales del 99´, algo en su corazón quedó guardado: el fuego de esa camada se transmitió a la siguiente generación de niñas y adolescentes, de la cuál ella era parte.

Ese fuego interior hizo que hiciera todo lo posible para formar parte del conjunto estadounidense, algo que consiguió en el 2002, cuando fue seleccionada dentro del equipo Sub 16, mientras que, cuatro años después, lograría llegar a la mayor, aunque las lesiones hicieron que se perdiera tanto el Mundial del 2007 como los Juegos Olímpicos del 2008. Sin embargo, su retorno en el 2009 marcaría una tendencia que se repetiría en los próximos 10 años: los Estados Unidos necesitaban una súper heroína que las volviera a llevar a la gloria y la encontrarían en ella, que nunca más salió del seleccionado.

Al igual que Alex Morgan, Megan también fue parte del conjunto de la sueca Pia Sundhage que debió salir a flote en el repechaje intercontinental ante Italia de cara al Mundial del 2011. Allí sirvió la asistencia a Amy Rodríguez para el triunfo final en el partido de revancha, logrando un sufrido pase mundialista. Ya en Alemania sería una parte fundamental del arribo del equipo de las Bandas y Estrellas a la final del torneo, cuando salió como suplente y metió un centro magnífico que Abby Wambach mandó a la red en el minuto 122 ante Brasil, marcando, a su vez, en la tanda de penaltis que terminarían ganando las suyas y que pondría en semifinales a los Estados Unidos. Si bien perderían luego la final ante Japón, ya habían dado el primer paso para volver a soñar con la gloria mundial.

 

 

Pero no todo es fútbol en la vida de Megan. En el 2012 ella se declararía como homosexual antes de los Juegos Olímpicos de Londres. Rapinoe ya se había labrado un nombre en su patria y decidió que debía utilizar su visibilidad para luchar. Desde entonces, se convirtió en una referente del Movimiento LGTBIQ+ (Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales, Intersexuales, Queers y más), ayudó en su lucha a Colin Kaepernick -arrodillándose durante el himno hasta que este movimiento fue prohibido, aunque ahora no lo canta- y, además, reivindica a sus compañeras en la lucha por la igualdad en el fútbol, pidiendo por pagos más igualitarios, a la vez que por mejores tratos. Durante el Mundial, por ejemplo, apuntó a la FIFA por la baja cantidad de los premios a entregar (en el 2015 la lucha había sido por quererlas obligar en césped sintético, lo que podía derivar en lesiones), además de haber dejado que la CONCACAF y la CONMEBOL pusieran las finales de sus torneos el mismo día que la definición del torneo femenino, algo que le quitó un poco de relevancia a este partido, ya que la atención estaría enfocada en varios frentes. Hasta alzó su voz para que el VAR fuera implementado en Francia, cosa que finalmente sucedió.

Megan, ganadora de infinidad de torneos tanto con su selección (con quienes obtuvo los Mundiales del 2015 y 2019 y el oro olímpico en el 2012, entre otros títulos) como a nivel de clubes, tiene con que sostener sus fervientes pedidos: es una de las mejores jugadoras que ha dado la rama femenina, mostrando una claridad de juego asombrosa, además de una excelsa pegada, una voz de mando inconfundible y hasta una templanza que la ha hecho sostener a sus compañeras en los momentos más duros.

Y en Francia dejó en claro sus credenciales, ganando tanto el Botín de Oro (por sus seis goles y tres asistencias) como el Balón de Oro, sobre todo por ser la mejor jugadora en los duros duelos ante España, Francia, Inglaterra y Países Bajos. Seguramente sin ella en el campo, a las norteamericanas se les hubieran hecho muy cuesta arriba estos encuentros tan complicados ante los seleccionados de la UEFA, quienes buscaron por todos los medios destronar a las actuales reinas del FutFem.

No sabemos si Megan llegará al siguiente torneo (tendría 37 años, llegando a los 38), aunque si tendrá una oportunidad más para brillar el año que viene en Tokio. Pero, pase lo que pase, ella ya sabe algunas cosas: que ha demostrado ser una digna heredera del espíritu del 99´ (el cuál traspasará a una siguiente generación de mujeres), que seguirá luchando con ahínco por todas aquellas causas por las que valga luchar y que hasta consiguió hacer que su hermano se haya arrepentido de todo lo malo que hizo. Quizás esta última haya sido su mayor victoria.

 

 

Tags: , , , ,
Juan Pablo Gatti
Me estaba por retirar del periodismo -no iba a ser una gran pérdida la verdad- pero TLB apareció para salvarme la vida. Escritor de corazón, podcastero amateur y contador de historias por vocación. Orgulloso del equipo que supimos formar y deseoso por seguir creciendo en este mundo tan competitivo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: