sábado, 8 junio, 2019
Banner Top

Por Irati Vidal (@Irati_16)

 

Pasear por Barcelona es mezclarse, sin querer, con cultura, arte y urbanismo. Pero también con publicidad, sueños y vidas anónimas que dejan de serlo por su lucha. Pasear por el centro de la ciudad condal últimamente es pasear por el centro de la historia del feminismo y la igualdad.

Ya lo decía Carlos Luis Zafón: “la búsqueda de la historia está siempre presente en Barcelona. Yo veo las ciudades como organismos, como criaturas vivas. Para mí, Madrid es un hombre y Barcelona una mujer. Y es una mujer extremadamente presumida”. Algo que en estos tiempos podría traducirse por una mujer extremadamente luchadora y soñadora.

Para ejemplificarlo no hay nada mejor que el fútbol. Desde hace unos días, una lona gigante cubre una de las fachadas de Plaça Catalunya con una imagen del FC Barcelona femenino bajo el lema ‘No juegues por las finales. Juega para hacer historia’. El mensaje está claro y no sorprende, pues ya hace jornadas que en Barcelona ven a las suyas como futbolistas, no como mujeres deportistas. Lo ven los grandes, los comerciantes, los especialistas en la materia pero, todavía más importante, lo ven ellas y ellos, los más pequeños de la ciudad. Crecer ahora en Barcelona (y en cualquier punto de España) es crecer con la posibilidad de soñar con el balón en los pies, seas del género que seas. Y eso no tiene precio.

Por eso, el partido del domingo ante el Bayern de Múnich es más que una vuelta de semifinales de la Champions. Es un encuentro para la historia. Un partido que puede acercar a las azulgrana a su primera final de Liga de Campeones; a la primera final de la máxima competición europea para el fútbol femenino español.

Por eso, quizás, las entradas para el Mini Estadi (no, no se ha abierto el Camp Nou para la ocasión) se agotarán en unas horas. Por eso, la afición está pendiente de las chicas, más que de los otros seis títulos europeos que puede lograr el club este año. Porque la Orejuda de los chicos se celebrará, y mucho. Pero no hay nada comparable con hacer historia. Y este conjunto, liberado de prejuicios y límites está a 90 minutos de hacerlo.

Aunque, pensándolo fríamente, ya hace un par de campañas que ellas, y las del resto de clubes de la liga Iberdrola, están escribiendo páginas de un libro que las futuras generaciones agradecerán.

Porque los autógrafos ya no solo se los piden a ellos, las camisetas ya no solo son de Messi, Griezmann o Cristiano, son de Martens, Charlyn o Jennifer Hermoso y los cromos pronto dejaran de ser monopolio masculino. Porque ellas también hacen soñar.

Tags: , , , ,
The Line Breaker

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: