martes, 3 diciembre, 2019
Banner Top

Standard Chartered y el Liverpool han lanzado una campaña para unir el pasado del club con el presente y el futuro, de una manera muy especial. Gracias al uso de tecnología inteligente, recrearon la figura y voz de Bob Paisley, aquel mítico entrenador que llevó a los Reds a ganar seis títulos de liga, tres Copas de Europa, una de Copa de la UEFA, tres Copas de la Liga, seis Community Shield y una Supercopa de Europa.

Un mito al que hoy, gracias a las posibilidades que brindan los avances tecnológicos, se le ha vuelto a ver caminar por Anfield, interactuar con las leyendas y tocar la placa de “This is Anfield”.

Es esa placa en la entrada al césped de Anfield sobre la que hoy nos centraremos. Las historias que esconde, los mitos, los orígenes y esa conexión del ayer, el hoy y el mañana que se debe conocer.

 

 

 

 

Shankly, el hombre que comenzó todo

Aunque el marco no fue idea original de Bill Shankly, director técnico de los Reds de 1959 hasta 1974, sí fue él quien entendió que en los momentos más oscuros del club, se necesitaba una identidad propia, ser temidos pero sobre todo, respetados. Fue el encargado de mantenimiento de Anfield, Bert Johnson, quien propuso la idea de un marco en el túnel que llevaba a la cancha y la idea original era que dijera: “Welcome to Anfield”, pero Bill se negó, dijo que los equipos no venían a pasar un buen rato, por lo que el mensaje de aquel cuadro continuó siendo “This is Anfield”, buscando intimidar al rival.

En marzo de 1972, previo a un partido, Malcolm Macdonald, un jugador del Newcastle United, miró el marco y le dijo a su manager en tono de burla: “Entonces, estamos en el terreno correcto“. Shankly lo escuchó y contestó: “Pronto descubrirás que estás en el terreno correcto, hijo“. Luego se sentó en su banca para saborear una victoria por 5-0.

También puedes leer:   Rudi Gutendorf, el entusiasta trotamundos

“A ese cuadro lo puso originalmente Shankly. Paradójicamente, lo puso más dedicado al equipo contrario, para que supiesen que no estaban en cualquier sitio, estás en Anfield. Tuvo la habilidad de convertir a Anfield en lo que conocemos, en un campo con mucha pasión, de batalla, con mucha fuerza, con mucho ánimo”, relata Joxe Zabala, uno de los aficionados españoles más grandes del Liverpool.

 

Algo más que una frase

La marca Liverpool con el paso de los años ha vendido o ha trascendido dos frases que han sido icónicas en el club y a nivel mundial, el Youll Never Walk Alone, el himno mundialmente conocido y luego ese cuadro, This Is Anfield, que otros equipos de fútbol han querido utilizar en sus estadios”, cuenta Joxe a The Line Breaker.

La antigua salida de los vestuarios al césped, estaba por debajo del nivel del terreno de juego y había que subir una escalera y el cuadro estaba ahí, pero no estaba tan abajo. Tenías que estirar la mano para alcanzarlo, jugadores como Owen tenían que saltar o estirarse muy bien”.

 

Joxe Zabala en Liverpool

 

El actual marco de This Is Anfield vive su segunda etapa, desde que se utiliza a partir de 1972, pues es el cuadro que se utilizó en la era de Bob Paisley y fue Brendan Rodgers, quien propuso en 2012 restaurarlo, después de que fuera reemplazado por una versión más nueva en 1998. En aquel entonces, Rodgers explicó por qué:

Para mí, hay tres elementos realmente. Cuando ingresas a un club de fútbol, ​​debes tener un sentido real del pasado, un sentido del presente y un sentido del futuro. Y la nostalgia en torno a este club de fútbol es inmensa. Simplemente sentí que esto era un signo y un símbolo de lo que Liverpool fue durante muchos años”.

El marco original de la era Shankly fue subastado y está en la Isla de Man, que es una dependencia de la Corona británica formada por una isla principal y algunos islotes situados en el mar de Irlanda, entre Irlanda y Gran Bretaña. Ahí, atrás de una barra de un bar, en un hotel, está uno de los emblemas más históricos del fútbol mundial.

También puedes leer:   Un Matador en Albania

La magia

Entre las curiosidades de este cuadro están las supersticiones alrededor del mismo. Y una de las muestras más claras es la del actual entrenador Jürgen Klopp, quien al llegar a los Reds, prohibió a sus jugadores tocar el marco previo a salir a la cancha hasta que no ganaran un torneo importante.

Con el paso del tiempo, los técnicos y jugadores solían tocarlo con la mano para que les diera suerte pero cuando llegó Klopp, comentó que si los jugadores querían tocar ese emblema debían ganar primero un gran título y así sucedió cuando ganaron la Champions League. Shankly consiguió que This Is Anfield fuera algo más que una frase”, cuenta Joxe.

Y es que Jürgen entendió la mística del asunto cuando en 2014 dirigiendo al Borussia Dortmund, visitó Anfield, y el teutón decidió posar su mano sobre nuestro protagonista. Como si hubiera sido el mismo Shankly quien viera esa acción, el Dortmund terminó goleado 4-0.

 

 

Los goles de Salah y Origi ante el Tottenham hace unos meses que significaron la sexta copa de Europa para los Reds, rompieron con el hechizo y los jugadores pudieron tocar el emblema histórico, pero sobre todo volvieron a hacer de Anfield un lugar de respeto y culto para el fútbol.

“Esto es para recordar a nuestros muchachos para quién están jugando, y para recordarle a los rivales contra quién están jugando”.

Los jugadores pudieron tocar el marco en la Jornada 1 de la Premier League 19-20

Vicente Escobar
Especialista en scouting y análisis

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 12!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Seguinos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: