miércoles, 30 septiembre, 2020
Banner Top

El Málaga CF es un club de tradición en España. Existe desde 1904, se refundó hace 72 años con el actual nombre, tiene 36 temporadas disputadas en Primera División e incluso ganó la Copa Intertoto del 2002 con un trío de jugadores que, a la postre, serían sus máximos goleadores históricos como el recordado panameño Julio César Dely Valdés, el charrúa Darío Silva y el portugués Duda, que con 346 es el jugador con más partidos de los blanquiazules. 

En la campaña 2012/13 llegó a pelear la UEFA Champions League cayendo frente al Dortmund en los cuartos de final, en una época muy recordada por sus aficionados. Parecía que los tiempos de vacas gordas habían llegado por fin, pero poco a poco el Málaga se fue cayendo a pedazos y hoy en día está en Segunda División, acercándose cada vez más a la bancarrota. 

Los años brillantes del Málaga comenzaron con la adquisición del club por parte del empresario qatarí y miembro de la familia real, Abdullah ben Nasser Al Thani, quien pagó 30 millones de euros y asumió la deuda de 14 millones para ser el máximo dirigente y así poder obrar el sueño y la meta de ponerlo como uno de los grandes del continente. Su grandísima inyección económica le cambió la cara a un club que solía luchar por la permanencia y nada más. En su primer año al mando no tuvo el comienzo esperado y en noviembre destituyó al DT Jesualdo Ferreira, contratando al chileno Manuel Pellegrini, que venía de dirigir al Real Madrid el año anterior.

En el mercado de invierno se destinaron poco más de 20 millones de euros para fichar a jugadores como Martín Demichelis, Willy Caballero, Julio Baptista, Enzo Maresca e Ignacio Camacho que se unieron a una plantilla que ya tenía, por ejemplo, al lateral Eliseu y al venezolano Salomón Rondón. Las contrataciones le cambiaron la cara y finalizaron la temporada en el undécimo puesto con 46 puntos, en un año donde en principio coquetearon con el descenso. 

Para la 11/12 se invirtió una cantidad cercana a los 57 millones de euros en jugadores de calidad y experiencia como Nacho Monreal, Jérémy Toulalan, Santi Cazorla, Isco, Diego Buonanotte, Joaquín, el histórico goleador neerlandés Ruud van Nistelrooy y en enero llegó el portero Carlos Kameni. Los andaluces fueron la sorpresa de la Liga BBVA, calificando cuartos con 58 puntos, posición que les daba el pase a la ronda previa de la Champions. Rondón fue el goleador ese año (11) y su máximo asistente (6). Cazorla e Isco destacarían también.

Para la histórica temporada 12/13 sufrirían las pérdidas de Rondón, Cazorla y van Nistelrooy y la dirigencia apostaría por Diego Lugano, Manuel Iturra, Roque Santa Cruz y el “Conejito” Saviola para competir en Europa y nuevamente aspirar a puestos europeos en el torneo liguero. 

El camino europeo

Sin muchas complicaciones avanzaron de la fase previa tras derrotar al Panathinaikos (2-0 en el global), y en la primera Champions League de su historia tuvieron en frente al Zenit, al Anderlecht y al poderoso AC Milán en la fase de grupos, un grupo fuerte pero no tan complejo para los españoles. Con un baile del Málaga y una actuación esplendida de Isco vapulearon por 3-0 al Zenit en La Rosaleda y con otro 0-3 al Anderlecht alcanzaron la punta de la zona C. 

El sorteo dictaminó que el próximo escollo fuera el Porto en los octavos de final. En aquella serie, en la ida se enredó el trámite y tras un buen pase de Alex Sandro que João Moutinho definió en offside, muchos los daban por muertos, pero el equipo dirigido por el gran estratega Pellegrini no se iba a rendir. El conejo Saviola empató a los 39’ pero sería anulado por una falta al portero que no existió, y al borde del final del primer tiempo la joya del Málaga, Isco Alarcón, se tomó confianza y disparó desde fuera del área para clavar un tremendo golazo y poner a soñar a los suyos. Con el envión del empate el Málaga siguió presionando en la segunda parte y la lucha tuvo su premio. Roque Santa Cruz, que acababa de entrar, puso la cabeza tras un córner de Isco para el 2-0. La Rosaleda era una fiesta. 

Habiendo llegado tan lejos, los posibles rivales ya no eran equipos del segundo escalón del continente, y el poderoso Borussia Dortmund de Robert Lewandowski, Marco Reus y Mario Götze apareció como el gran Goliat del torneo. La ida fue muy pareja, siendo los guardametas Caballero y Roman Weindenfeller los protagonistas de aquella noche que dejó todo para definirse en la vuelta.

El temible Signal Iduna Park acogió un vibrante y sobre todo polémico encuentro. Al minuto 24 el Málaga se puso en ventaja luego una buena jugada de Joaquín y los de Pellegrini se ilusionaban; Lewandowski, el mejor delantero de aquella temporada y próximo a emigrar a Múnich anotó el empate después de un pase de tacón de Reus que lo dejó en bandeja de plata para definir. Un gol de Eliseu al 81’ puso a los aficionados malaguistas en el cielo, sin embargo, el infierno les caería encima. Dos goles le faltaban a los alemanes para clasificar y se volcaron al arco visitante. Reus tomó un rebote en el área para poner el 2-2 al 91’, y un minuto más tarde, Lewandowski puso un centro que derivó en una jugada muy extraña, con muchos rebotes que finalmente le acercaron la pelota a Felipe Santana para marcar el 3-2 y darle al equipo de Jürguen Klopp el pase a las semifinales. Fue un doble offside en aquella debatible y pensada acción lo que generó la rabia final de los españoles, una acción que, a día de hoy, se sigue discutiendo en los bares de la ciudad.

Caos ecónomico y dirigencial

En casa, el Málaga se subió al sexto puesto ese año en la Liga que los llevaba a Europa League, pero los impagos que se fueron sucediendo mes a mes por parte de Al-Thani hicieron que la UEFA sancionara al club y no le permitiera participar en competiciones continentales por unos años. Esa debacle provocó la venta de todas sus estrellas y fue el comienzo de un desastre dirigencial que acabó en el descenso del club a Segunda en la temporada 2017-18. 

Actualmente, el club está al mando de José María Muñoz, que es un administrador judicial y en esta semana se dio a conocer el “despido” de 11 de los 17 jugadores de la plantilla para así reducir gastos en contratos, siendo 15 millones de euros la cifra que llegarían a salvar por dichas rescisiones, evitando últimamente el descenso administrativo o quizás hasta una desaparición. Además, los fichajes para afrontar la liga de plata en la 2020/21 tendrán un tope salarial de 200.000 euros anuales. 

Hasta hace siete años el Málaga CF vivía la mejor época de su historia, disfrutando las noches mágicas de Champions, ganando a los históricos y ahora vive una situación deportiva y de conducción extremadamente delicada luego de una época liderada por una dirigencia que trajo la ilusión para acabar siendo terriblemente nefasta.

También puedes leer:   El fútbol ruso y el modelo expansionista de su industria petrolera
Tags: , , , , ,
Avatar
Venezolano. Desde que conocí al fútbol es parte de mí, respiro fútbol las 24 horas del día y los 7 días de la semana. Ver rodar la número 5 es mi pasión. Comencé en esto desde los 13 años en La Pizarra del DT. Me encanta redactar y escribir, aún más sobre el deporte.

Related Article

1 Comment

Avatar
le figaro 07/09/2020 at 03:11

mesut ozil

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo