martes, 30 noviembre, 2021
Banner Top

Los casos de futbolistas que no tienen la edad que aparece en sus documentos suelen ocurrir sobre todo en las selecciones africanas. Es una práctica que, aunque no es oficialmente comprobada en muchos de los casos, es un secreto a voces. Pero fuera de este continente, es difícil encontrar casos similares, siendo uno de ellos, posiblemente, uno de los más escandalosos que se ha registrado, porque tuvo mucha más atención, implicados y, además, consecuencias.

El término “cachirul” o “cachirules”, es un termino que ya forma parte de la cultura popular mexicana, una palabra que se escucha en el día a día de los mexicanos para referirse a una persona que dice tener una edad diferente a la que en realidad tiene, aunque ésta se ha expandido hacia otro tipo de situaciones cotidianas. Este termino proviene de un personaje de televisión de los años ´50 de la televisión mexicana, Cachirulo, personaje que fue creado e interpretado por el actor Enrique Alonso, siendo que el personaje era mucho menor en edad al actor, de ahí el origen del término, aunque también se solía usar el termino mucho antes para referirse a algo de dudosa calidad, incluidos jugadores de futbol.

Era el final de 1987 y México ganaba su pase al torneo olímpico de futbol para Seúl 1988 y a mediados de ese mismo año tenía que jugar el Torneo Juvenil de la CONCACAF, certamen cuyo límite de edad para los jugadores era de 20 años. Aquí se buscaría su pase al Mundial Juvenil de 1989 a jugarse en Arabia Saudita. El Tri dominaría la primera ronda al golear a Bermudas y las Antillas Holandesas, además de vencer con menos holgura a Cuba y Canadá. En la ronda final volvió a pasar por sobre los cubanos, después venció a Estados Unidos y, sorpresivamente, una derrota con Costa Rica mandaría a los mexicanos al segundo lugar del torneo, aunque aún con esto el pase al Mundial se había logrado.

También puedes leer:   Anthony Nesty: el rey de la mariposa

El periodista deportivo Alejandro Moreno, uno de los periodistas que en México son reconocidos hasta la fecha por sus investigaciones sobre el ámbito del futbol nacional, en ese entonces era trabajador de IMEVISION (hoy TV Azteca) y columnista de varios periódicos nacionales. Él encontró algunas contradicciones dentro del anuario 1986-1987 de la Federación Mexicana de Futbol: estas eran con respecto a las edades de algunos jugadores que habían jugado tanto el preolímpico y que estaban en ese momento jugando la clasificación al Mundial. Las mismas no coincidían, los jugadores eran más grandes de lo que se había dicho a CONCACAF en los registros. Moreno publicó una nota en el periódico Ovaciones donde contaba la situación. Dicha nota salió sin firma ya que sabía que era peligroso dar a conocer aquel hallazgo. El presidente de la FMF, Rafael del Castillo, solo atinó a agredir verbalmente a Moreno, sin dar más respuesta a la escandalosa nota.

La situación fue difundida también en televisión por José Ramón Fernández, leyenda de la televisión deportiva mexicana. Así se dio a conocer todo a nivel nacional, aunque la FMF primero lo negó. El ambiente del periodismo empezó a buscar información, hasta que lograron localizar un acta de nacimiento modificada, la del delantero José Luis Mata, quien realmente era 4 años mas grande de lo que se declaraba en el acta mandada a CONCACAF. Durante los días posteriores siguieron apareciendo actas de nacimiento alteradas, siendo comparadas con las reales, donde se descubrió jugadores que incluso excedían la edad por 7 años. Aurelio Rivera, capitán de esa selección juvenil, y 7 años más grande, declaró que solo 2 jugadores de esa selección tenían la edad permitida, escándalo nacional, pese a que su declaración que resultó no ser cierta.

La información se fue difundiendo hasta que las federaciones de Guatemala y Estados Unidos protestaron ante CONCACAF. La situación fue inevitablemente investigada, encontrando las actas falsas, esto resultando en una selección mexicana que terminaría siendo sancionada con la descalificación de la eliminatoria, dándole el pase al Mundial a los Estados Unidos. Además, el Tri fue suspendido dos años de competencias internacionales.

También puedes leer:   Christa Rothenburguer: hija del fuego y hielo

La situación llegó hasta las Procuraduría General de la República, que investigó a los jugadores por falsificación de documentos oficiales, con estos aceptando que dieron información falsa por petición del presidente de la FMF. El mismo Rafael Castillo intentó apelar el castigo a la selección juvenil. Fue a FIFA con una carta fuerte, Guillermo Cañedo, el mexicano, que era mano derecha de Joao Havelange, en ese entonces presidente de FIFA.

Pero todo empeoraría: la FIFA no solo dejó el castigo a la selección juvenil, si no que amplió el mismo a todas las selecciones de México, no pudiendo participar en los Juegos Olímpicos de Seúl, ni al Mundial de Italia 1990, donde los aztecas hubieran podido presentar, posiblemente, una de las mejores selecciones de toda su historia.

El caso de los famosos cachirules sigue siendo hoy en día un momento negro dentro de la historia del futbol mexicano, de la misma forma que sigue siendo recordado al punto de ya ser parte de la cultura popular mexicana.

 

 

 

(Visited 37 times, 37 visits today)
Tags: , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores