lunes, 10 junio, 2019
Banner Top

Hay escenas en el fútbol que son difíciles de recrear en película. La naturalidad con la que todo sale bien es tan asombrosa que pareciera ser parte de un guión bien elaborado. Cuando una escena futbolística parece sacada de un estudio de Hollywood, la gente tiende a romantizar los gestos del actor y los chicos –como en las películas de superhéroes- exclaman en voz alta sus deseos de algún día ser un héroe como él.

Capitán, ídolo y goleador de la Academia. Si algunos filósofos dicen que la vida es un cortometraje -con sus toques de belleza y sus gotas de amargura- la del ‘Licha’ sería merecedora de al menos cinco premios en -valga la redundancia- la Academia: mejor película, mejor vestuario, ambiente, guión y soundtrack. Esa última si consideramos que cada escena abre con una canción de Gustavo Cerati, hincha de Racing como Lisandro desde la cuna.

La patada inicial y escena número uno de nuestro cortometraje tiene a la canción ‘Trátame Suavemente’ de Soda Stereo como fondo musical. Un comienzo sutil, de menos a más pero manteniendo un tono relajado. En el Barrio Rafael Obligado de Buenos Aires, Lisandro López da el puntapié inicial en su vida. Es el Club Atletico Jorge Newbery de Rojas el primero que disfruta de sus servicios.

¿Servicios? -¡corten!- ¡Es apenas un pibe, ¿de qué servicios me hablás?! No es más que un chico, como tantos otros, que juega a la pelota porque le gusta y porque se divierte.

 

 

Bueno, bueno. Acción

Es el Club Atletico Jorge Newbery de Rojas el primero que disfruta de sus goles. A 689 kilómetros de su pueblo natal, el Cilindro de Avellaneda está de fiesta con el Racing de Gustavo Costas y Diego Alberto Milito. El capítulo dos se acerca.

Segunda escena. En la Ciudad de la Furia adorna el hermoso marco de Lisandro jugando en las menores de Racing Club. El mundo del fútbol admira a Fernando Morientes, que con la ’10’ en su espalda tiene al Mónaco cada vez más cerca de la final europea. También aplaude a los guerreros de Riazor, con un Deportivo la Coruña que elimina al Milan en cuartos de la Champions League remontando un 4-1 adverso.

Licha’ es uno de los jugadores sensación del torneo. A sus 21 años, es uno de los goleadores del fútbol argentino. Mientras el Porto de José Mourinho levanta la ‘Orejona’ en Europa, el Racing Club busca salir campeón tras alzar su última liga en el 2001. Finalmente, un año después, acaba tercero en su torneo con 26 disparos letales de López dentro de la red.

Benni McCarthy es la figura ofensiva de un Porto que recibiría a Lisandro López como nueva incorporación. El objetivo era claro: ya sin José Mourinho, el cuadro de Co Adriaanse debía incorporar a las figuras recién llegadas del torneo pasado (Diego, Quaresma, Meireles) con el talento y la generación de Lucho González, Paulo Assunsao y Hugo Almeida para crear un equipo que vuelva a las primeras planas de Europa. Beautiful es la canción ideal para definir esta tercera escena: su primer gol con el dorsal ‘11’ a sus espaldas y la frase “mereces lo que sueñas” jamás quedó tan bien plasmada.

Se tornaría repetitivo explicar mucho de lo ocurrido en esta tercera escena. Más bien daría pie a toda una serie, si quisieran armarla: cuatro ligas, dos copas portuguesas, un título de goleo y probablemente una de las etapas más dulces de su carrera. Mientras Do Dragao coreaba su nombre, Argentina no pensaba en el ‘Licha’.

O bueno, si lo hacía, pero solo por detrás de Messi, Agüero, Higuaín, Tévez y Milito. Apenas un gol contra Rusia puede anotársele al humilde López con la camiseta albiceleste. Argentina planeaba un Mundial con sus estrellas y Europa observaba en Lyon a la nueva figura del fútbol francés.

Este era el Lyon de un jovencísimo Karim Benzema, que había incorporado piezas interesantes para este nuevo año: sin Gregory Coupet o Sebastién Squilacci, las llegadas de Hugo Lloris y John Mensah llegaban para darle potencia a una defensa ya fortalecida con las presencias de Chris, Reveillere y Fabio Grosso entre otros. Una maquinaria que estaba engrasando las piezas de jugadores como Juninho, Jean Makoun, Kim Kallstrom o el inigualable ‘Chelito’ Delgado.

La venta de Karim Benzema al Real Madrid en el verano de 2009 le da paso a la ‘Primavera Cero’. Una explosión de rock futbolístico apoyado en figuras como Miralem Pjanic o Jeremý Toulalan. El futuro ya se veía venir con las presencias de Lovren, Gonalons, Grenier, Lacazette y Gomis entre otros. Lisandro López llegó a Lyonnais a sus 26 años por 24 millones de euros bien pagados al Porto. El ‘efecto Licha’ se hizo inmediato: gol al Le Mans en su debut para igualar el partido 2-2…al 90’.

Gerland supo aplaudirlo cuando marcó el gol de la clasificación del Lyon a octavos ante Liverpool. Victoria por 1-0. Endemoniado, le marcó dos al Marsella (en un empate 5-5), tres al Lille y dos más al Bordeaux. No tuvo necesidad de adaptación, había nacido para eso. Ganó una Copa y una Supercopa Francesa, fue el mejor jugador de la Ligue 1 y vio como se instaló el reinado PSG.

La tristeza que produce esta nueva escena solo es comparable con ‘Té para tres’. Tras sufrir varios problemas físicos y de nivel, Lisandro López fue vendido al Al-Gharafa de la Primera División Qatarí. Algunos creyeron que le esperaba un quemadero, pero, como un ave fénix, el ‘Licha’ aprovechó las bondades de su liga para recuperar su forma física, marcando veinte goles en cuarenta partidos y, tras resguardar el futuro de su familia, todo lo que quería era volver a casa.

Pero ya va. No puedes volver a casa si cargas mal aspecto. Lisandro López no podía retornar a Racing sin demostrarle a los hinchas de la Academia que seguía vigente. Rescindido su contrato con el club qatarí, fue el Inter de Porto Alegre quien le abrió la puerta al ‘Licha’ para demostrar su nivel.

Soda Stereo realizó en 2007 una gira llamada ‘Me Verás Volver’. En ella, la banda de Cerati, Bosio y Alberti (dos racinguistas destacados) volvió a demostrar que el rock se lleva en las venas y no deja de sonar bien con el paso de los años. En el caso de Lisandro, cada estadio que pisó en Brasil fue un escenario distinto, dónde con garra y entrega dejó en claro que estaba más vigente que nunca, pese a sus problemas físicos. Cuando acabó la gira, Gus regresó a casa y ‘Licha’ a Racing. Ambos experimentaron algo similar: una segunda juventud que le permitía seguir avanzando.

Otra vez Diego Milito. De pequeño lo viste como jugador, ahora lo tienes como compañero y dirigente. Tienes ganas de salir campeón, por eso sudas la camiseta en todas las jugadas. Los tiempos son difíciles, las redes te bardean y ves a tus entrenadores entrar y salir, pero finalmente se te da:

 

  • Máximo goleador del Torneo Argentino 2019.
  • Campeón de la SuperLiga Argentina 2018/19.

 

No fue fácil. Tuviste que dejar varios obstáculos en el camino y adaptarte a algo que no estabas preparado a vivir y lo lograste. Salen los nombres: Zaracho, Cvitanich, Coudet, pero de primero está el de Lisandro. El capitán y el ídolo. Todos querían verlo campeón.

En un bus que rueda entre la multitud del Obelisco, Lisandro es un hincha más ondeando la bandera. No tiene Twitter y jamás entendió porque la gente lo idolatra. El solo sirve para hacer goles. Lo hace desde chico, porque le gusta. No será entrenador, no sabe si la vida lo quiere seguir ligando al fútbol. No le importó si lo llamaban o no con su selección, no le importó que lo putearan o lo relegaran. El siempre fue feliz porque hizo lo que amaba.

Y lo mejor es que la historia no termina. El Cilindro canta ‘de Música Ligera’, pero él está relajado escuchando ‘Puente’. Podría retirarse mañana y, aunque diga que está dispuesto a volver a ser un desconocido, la hinchada jamás lo olvidará. Quienes amamos ver al Lyon los fines de semana, tampoco.

No tiene número de protagonista: ni 9, ni 10, ni 11. Es el 15 y tiene en sus manos el sentimiento de un pueblo, el respeto de sus rivales, y la admiración de los más chiquitos. Todos sueñan con convertirse algún día en el Capitán Licha.

Tags: , , , , ,
Fabrizzio Cuzzola
Loco según los conceptos de Marcelo Bielsa. En la radio me llamaban el rockero del gol y sobrevivo en la fúrica ciudad de Caracas. Diestro de pierna y ambidiestro con una cámara. Analizo futbol desde los 14 en La Pizarra del DT y relato mis historias en este rinconcito de la web.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: