miércoles, 2 diciembre, 2020
Banner Top

El rugby colombiano está en expansión. Y eso es gracias a un proceso que ha llevado varios años, programas de trabajo bien realizados y, sobre todo, mucha voluntad de parte de toda la comunidad del rugby colombiano, directivos, clubes, jugadores, árbitros. 

Teniendo como una de sus principales virtudes la de introducir el rugby a barrios que son foco rojo en cuanto seguridad lo cual, además de prevenir delitos y atraer a los jóvenes al deporte, también les ha permitido obtener excelentes jugadores y jugadoras para los seleccionados.

El primer paso lo dio la selección masculina el año pasado al vencer a los que habían sido sus verdugos, Paraguay, obteniendo además victorias en sevens ante selecciones de desarrollo de Estados Unidos y Canadá, agregadas a las dos medallas de oro centroamericanas. 

Pero el golpe en la mesa lo dieron Las Tucanes; el seleccionado femenino primero se colgó una medalla de oro Centroamericana en el 2014, una muy merecida clasificación a los Juegos Olímpicos de Río 2016, luego otro oro centroamericano en el 2018 como locales y, finalmente, una inesperada y sorpresiva medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, al vencer en el partido por el tercer lugar a Brasil, equipo que ha participado en Mundiales y en el Circuito Mundial.

El equipo femenino ya venía mostrando que tenía nivel para cosas importantes después de varios años ganando y teniendo buenos resultados a nivel regional y, finalmente, se consolidaron aquel año 2019 como el mejor equipo femenil de Sudamérica superando a Brasil.

Todos estos logros en el juego reducido le han valido a Colombia para estar en el ojo de la World Rugby, que les ha prestado su atención debido al desarrollo, la cantidad de jugadoras producidas y los resultados, que hacen que todo el progreso sea reflejado en cuanto al apoyo que el rugby colombiano ha recibido de diferentes formas. Medellín contó con la primera cancha exclusiva de rugby con pasto sintético; hace casi 12 años que fue inaugurada, y sigue siendo sede principal de la competencia más fuerte y de mayor nivel del rugby colombiano, la Liga Antioqueña de Rugby.

Pero no todo es ni ha sido de color rosa; si bien las selecciones nacionales tienen apoyo y están empezando a tener visibilidad internacional, en las regiones es diferente. Los gobiernos de cada región proveen un apoyo casi nulo a las selecciones que participan en los torneos nacionales. Como ejemplo de ello, el año pasado, la selección femenil de La Guajira se disponía a participar en los Juegos Nacionales 2019, cuando fueron informadas que no tendrían apoyo por parte de su gobierno local para realizar el viaje. Aquel revés hizo que el trabajo de meses entrenando se viera afectado; las chicas entrenaban con balones viejos, en la playa con artículos desgastados, siendo esta región una de las más importantes en el rugby femenil colombiano, además ser la casa de Carmen Ibarra, mejor jugadora sudamericana en el 2018.

La selección de La Guajira pudo asistir finalmente a los juegos gracias a los fondos que consiguieron las jugadoras y sus familias, pero, lamentablemente, este tipo de situaciones son comunes en el rugby local, al que los gobiernos -muchas veces fuentes principales de los ingresos- no apoyan. Muchas localidades no tienen canchas donde entrenar, por lo que las jugadoras tienen que arreglárselas como puedan y, salvo Antioquia y Bogotá, que son las regiones que mayor apoyo reciben -algo que permite que Antioquia domine los campeonatos nacionales tanto femeniles como varoniles, a excepción de casos especiales-, el resto no corre con la misma suerte.

Parece que lo que la comunidad del rugby ha hecho en las regiones aún no es suficiente para tener el apoyo de los gobiernos locales. Programas que ayudan a chicos y chicas a alejarse de los delitos y acercarse al deporte son pieza fundamental para ayudar a una sociedad que día a día sufre inseguridad y violencia. Y fue precisamente gracias a uno de estos programas que conocimos la figura de Andrés Zafra, el primer colombiano en jugar al rugby profesional en Europa, quién ya lleva un par de años jugando en el Top 14 de Francia.

Las Tucanes tienen la posibilidad de ayudar a cambiar estas situaciones; por primera vez se dieron las circunstancias y la oportunidad de que Colombia peleara por un lugar en el Mundial de Rugby Femenil del 2021. Al haber aún muy pocos equipos nacionales en América que practican el rugby en su modalidad de 15’s (países como Argentina, Chile, Uruguay y México están aún en desarrollo para empezar a competir en esta modalidad), las colombianas encontraron esa oportunidad en marzo, cuando enfrentaron a Brasil por la primera fase de la eliminatoria mundialista.

En un partido jugado en el Estadio Cincuentenario en Medellín, casa de las selecciones nacionales, las Tucanes vencieron 23-19 a las brasileñas en un partido muy igualado, pero que las colombianas supieron resolver. El esfuerzo se vio reflejado en la obtención del pase a la fase de repechaje internacional, donde primero tenían una difícil visita a Kenia, selección que es una habitual año a año en competencias internacionales. Ese partido estaba programado para el 18 de abril, en Nairobi, pero la pandemia de la COVID-19 obligó a posponer el partido que aún no tiene fecha.

En caso de ganar ese partido, cuando se juegue, tendrán acceso a la fase final del repechaje, donde como posibles rivales se asoman equipos complicados entre los cuales están los Países Bajos, Samoa, Tonga, Kazajistán o incluso Japón. Serán un par de aduanas bastante complicadas, pero las Tucanes tienen con qué poder superarlas.

El camino ya está iniciado, el rugby masculino ha dado un salto importante con la creación de Cafeteros Pro, la primera franquicia profesional colombiana, que jugará la Súper Liga Americana en el 2021. Ahora le toca el turno al rugby femenil de dar otro golpe en la mesa y demostrar que a pesar de las carencias y adversidades, las Tucanes y las jugadoras colombianas tienen un futuro brillante.

También puedes leer:   La polémica cuota racial de los Springboks
Tags: , ,
Avatar

Related Article

0 Comments

Leave a Comment

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo