viernes, 30 julio, 2021
Banner Top

Los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 tuvieron una gran cantidad de momentos para recordar. Entre ellos, el crecimiento de un deporte considerado minoritario, que ocupó las primeras planas en su momento gracias a una medalla olímpica. El equipo femenino de hockey sobre hierba español tuvo que recorrer su particular “vía crucis”, hasta llegar al ansiado oro.

La pluralidad de este evento permite que las modalidades deportivas menos conocidas tengan su importancia. En este caso, vimos el bádminton o el béisbol como debutantes. Además, el hockey sobre hierba, un deporte con poco calado en España, vivió su momento más dulce. Para ello, una hoja de ruta escrita con antelación, un plan de entrenamiento durísimo y un objetivo: luchar por alguna medalla. Los culpables de este logro fueron, en parte, el entrenador del combinado y el plan ADO.

El seleccionador español, José Manuel Brasa, provenía de una familia ligada al hockey. Mercedes Coghen, capitana de aquella selección y actual vicepresidenta de la RFEH, cuenta que Brasa fue muy innovador para la época, y preparó un equipo personalizado de médicos, nutricionistas y psicólogos, además de tomar medidas del ácido láctico de las jugadoras o la introducción de suplementación para recuperaciones rápidas de las deportistas.

Todo esto, en un equipo femenino de los años 90, aunque Brasa se aseguró de trabajar de la forma más profesional posible. Además, el equipo realizaba sesiones de análisis de vídeo para visionar los encuentros disputados. Por otro lado, el entrenador acuñó un estilo peculiar que poseía cortinillas delante de las porteras para la mejora de reflejos o el uso de máquinas que lanzaban pelotas de tenis a gran velocidad, ejercicios novedosos y nunca vistos.

Por otro lado, el plan ADO tuvo mucho que ver con el triunfo de la selección. Esta iniciativa nacida en 1986 permitió a multitud de deportistas dedicarse de manera exclusiva al entrenamiento al más alto nivel. En 1988 se puso en marcha, de cara a los JJ. OO. de Seúl. En Barcelona 92’, 320 atletas se beneficiaron para poder prepararse sin distracción alguna. Del equipo femenino, 12 jugadoras consiguieron la beca. Coghen afirma: “siempre digo que el plan ADO cambió el deporte español, le hizo dar un enorme salto de calidad, especialmente al deporte femenino, ya que le permitió entrenar con los mismos recursos y oportunidades”. El uso que le dieron a este plan fue para sufragar gastos de viajes y estancias en diferentes lugares, además de poder dedicar más tiempo a la práctica deportiva.

La verdad es que intentamos compaginar lo mejor posible las obligaciones de cada una (estudios, o trabajo), contando con la buena voluntad de profesores o jefes, comprensivos con la situación, ya que no existía la protección y el conocimiento del deporte de alto nivel como ahora”. Por ello, el último año de preparación, las jugadoras tuvieron que dejar de lado los estudios y sus obligaciones laborales, pero aprovecharon para, según las palabras de la capitana, “hacer cursos, estudiar idiomas o sacarse el carné de conducir. Fue una etapa de la vida que requirió mucho sacrificio y cuidado personal, cuando normalmente la gente de esa edad se dedica a una vida más relajada”.

También puedes leer:   Un héroe de bronce

Los antecedentes eran inexistentes, ya que España nunca había participado en unos JJ. OO., y en 1988 la selección española era undécima en el ranking mundial. En el Mundial de 1990, Brasa armó un equipo de cara al futuro, y el torneo sirvió de preparación. En el Mundial de Australia, España obtuvo un quinto puesto muy bien recibido por las jugadoras. Coghen explica que Brasa quería “competir contra todos los equipos que estaban por delante y tener opción de ganarles”. El trabajo comenzaría a dar sus frutos.

Brasa permitió elegir a sus jugadoras el objetivo a alcanzar. Sin dudar ninguna de ellas, eligieron trabajar para subirse al medallero. Esa decisión significó exigir el máximo al conjunto. Así pues, se organizaron sendas expediciones, una de ellas a la URSSpor un intercambio cultural”, según la campeona olímpica, y otra a Cuba, en la que se pudieron alojar en la residencia de los Juegos Panamericanos, celebrados ese mismo año, en 1991.

La dura preparación de la selección española

El equipo ruso vino a Madrid a jugar unos partidos de entrenamiento y se instalaron en la residencia para deportistas “Joaquin Blume”, donde vivieron una semana cómodamente, “con un estupendo buffet y un gran clima a pesar de ser el final del invierno”, según la vicepresidenta Coghen. “Cuando llegamos a Moscú, al inicio de nuestro viaje de intercambio, nos recibió un señor con el típico chándal de la CCPP que nos comunicó el inicio de un viaje en autobús de 1000 kilómetros”. El destino de las jugadoras españolas era Siauliai, una ciudad lituana que se encontraba en un proceso de independencia de la URSS. “Teníamos que entrar a por la gasolina del viaje a oscuras, y paramos a comprar cacahuetes y refrescos en un hotel en Vilnius para el camino, montadas en un bus que parecía de los años 50”.

Al llegar a su destino para comenzar la preparación, se encontraron con un campo en pésimas condiciones, donde se enfrentaron a equipos profesionales de la zona. Los problemas de esa estancia, según Mercedes, eran las provisiones, ya que, “la comida era escasa y el agua, salada. Un día llegamos a una cena oficial y nos tiramos encima de unas jarras que habían en medio de una mesa. Resultaron estar llenas de vodka”. La alimentación se basó en fruta comprada en otras tiendas, evitando comer la del hotel. Sin embargo, la aventura no terminó ahí: “Después de estas anécdotas queríamos regresar, aunque tuvimos que esperar en la puerta del aeropuerto a que llegaran el piloto y las azafatas con la llave. Nosotras mismas trasladamos las maletas por el control y las metimos en el avión, tan pequeño y viejo que no podía con tanto peso. Al final, volamos con otro y casi perdemos el enlace para volver a España”.

El segundo destino, Cuba, fue un destino elegido por el clima, que se parecería al que se iban a encontrar en los JJ. OO., pero no fue como se esperaban. “No encontramos calor, un enero raro para una isla con muchas lluvias y poca temperatura. Nos alojamos en la antigua residencia de los Juegos Panamericanos, que disponía de un gimnasio, muy antiguo”. Otro de los problemas que se encontraron en Cuba fue el mismo que en Lituania: la comida. “Todos los días, por escasez de comida, había ropa vieja (un plato que aprovecha los restos sobrantes de la carne), pollo y piña. Algunos días fuimos a un hotel buscando variedad, aunque los precios para los turistas eran muy caros”.

También puedes leer:   Kim Soo-nyung: el arte de poner la flecha donde pone el ojo

Los entrenamientos en Cuba iban destinados a mejorar el físico de las jugadoras: pesas, multi saltos con chalecos de peso en la arena y partidos nocturnos contra la selección sub-21 masculina de hockey cubana. Mercedes rememora la banda sonora del viaje, que era la canción ‘Bailar Pegados’ de Sergio Dalma, y que escuchaban sin parar en las sesiones de gimnasio. “Eran tiempos difíciles para Cuba, con el bloqueo americano no había gasolina, y los autóctonos llegaban a comer flores…. Aquí aprendimos mucho, y hubo tiempo para todo, hasta de conocer ‘El Floridita’ ”.

Barcelona 92’

La ceremonia de inauguración era un punto de inflexión para el combinado nacional español. Todo el esfuerzo y el trabajo realizado debía plasmarse en el campo. “Para un deportista, los JJ. OO. son una experiencia única e inigualable. Ver ese ambiente internacional, multideportivo, lleno de emociones y valores, no tiene nada que ver a la celebración de un Mundial”. La selección empezó empatando contra uno de los mejores equipos: Alemania. Este empate se vio como un buen resultado, y la dinámica ascendente permitió a las españolas ganar el partido siguiente ante Canadá de manera sencilla.

Tras estos dos partidos, llegó una prueba de fuego en los cuartos de final, en la que su rival, Australia, partía como gran favorita. Las españolas, con un gol y a base de esfuerzos defensivos, lograron aguantar el vendaval rival. La portera del equipo, Mariví González, hizo uno de los mejores partidos del campeonato. Con esta actuación, el equipo había logrado su objetivo, que no era otro que pelear por las medallas.

En semifinales se iban a encontrar con otra selección con mucho potencial, Corea del Sur. En el mundial de 1990, España recibió un 7-0, pero la selección llevaba trabajando duro desde hacía mucho tiempo para evitar un resultado similar. El cambio fue notorio, y las futuras campeonas forzaron un empate hasta que en el 98’, el partido se decantó de su lado. En la final, el campo estaba a rebosar, ya que nadie quería perderse la final del equipo femenino.

Una final inesperada

“Las chicas de oro” iban a hacer historia. Independientemente del resultado, España había demostrado la tenacidad de un conjunto que, siendo anfitrión, quiso estar a la altura. Alemania, la única selección que no habían conseguido derrotar, era el obstáculo que les separaba del oro. 12.000 espectadores se dieron cita en Terrassa, lugar donde se disputaría la final. Nadie quería perderse la posible medalla dorada. El partido vivió otra prórroga, aunque el físico de las jugadoras no se vio mermado, gracias al entrenamiento que habían realizado durante la preparación del campeonato. Las españolas se impusieron con un 2-1 final. Habían tocado el cielo y el mundo se hacía eco de esta hazaña.

También puedes leer:   Conchi Amancio: “El fútbol es el deporte reina”

Sin embargo, la participación del equipo femenino no se hizo mediático hasta llegar a la fase final. “La prensa española no nos hacía demasiado caso, aunque nos siguió un periodista de TVE, Paco Grande, encargado de un programa especial, que se enganchó al deporte y al equipo. Ramón Trecet también nos siguió de cerca, pero en general éramos unas desconocidas. En la Villa Olímpica, según avanzamos de ronda, los periodistas se nos acercaban y nos pedían perdón”.

Después del oro

Tras Barcelona 92’, el mejor puesto conseguido por la selección fue el de Sidney 2000, alcanzando el cuarto lugar de los Juegos. En el Campeonato de Europa, la selección ha estado a punto de lograr la victoria en dos ocasiones (Amstelveen en 1995 y Barcelona en el 2003), y en el pasado Mundial, España quedó tercera. La próxima cita de la selección será entre Terrassa y Amsterdam, que celebrará de manera conjunta la Copa Mundial.

Para Mercedes, tras conseguir el oro recibió una noticia inesperada. “La segunda quincena de agosto me fui a Kenia de luna de miel, y en septiembre me enteré de que iba a ser madre”. Tras 15 años de carrera nacional, pensó que era el momento de retirarse, pese a haber conseguido la beca A del plan ADO, con un presupuesto de 60.000 euros. Los requisitos para optar a la beca eran muy exigentes ya que si ibas a ser madre o te lesionabas de gravedad, la beca era retirada. “El COE nos dijo que éramos el único equipo en el que habían renunciado muchas jugadoras a pesar de tener derecho a ese dinero. Nosotras crecimos siendo amateurs, el dinero para entrenar llegó más tarde, nosotras teníamos una vida laboral ,de estudios, social…. y una pasión, que era el hockey, al que le entregamos muchísimo y no por dinero.

El camino recorrido por la selección quedará para el recuerdo, y Barcelona 92’ será mundialmente conocido por la gran cantidad de historias que nos dejó. “Las chicas de oro” lucharon contra las adversidades, y sin recibir ningún tipo de ayuda mediática, pusieron la primera piedra en el camino del deporte femenino español.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 91 times, 18 visits today)
Tags: , , , , ,
1996. Periodista, nací con un balón en los pies y una idea en la cabeza. Escribo sobre muchas cosas, pero sólo pienso en el deporte. Me importa el fútbol y todo lo que le rodea: estoy aquí para contarlo. También en Agencia EFE.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores