viernes, 26 febrero, 2021
Banner Top

Fernando González llegaba a Melbourne Park siendo el número 10 del mundo y sin jugar torneos previos como lo había hecho en años anteriores. En la temporada 2006, curiosamente, no había ganado ningún título pese a que hasta ese entonces el chileno ostentaba siete trofeos de ATP ganados en los años 2000 (Orlando), 2002 (Palermo, Viña del Mar), 2004 (Viña del Mar) y 2005 (Basilea, Amersfoort, Auckland). Obviamente en medio del trayecto por el circuito se destacaba el bronce olímpico de Atenas en singles y la medalla de oro en dobles junto con Nicolás Massú, lo cual lo posicionaba ya como héroe del deporte en su país.

Sin embargo, “Feña” cerró la temporada con buenas sensaciones tras alcanzar las finales del Masters 1000 de Madrid (en ese entonces disputado en cancha dura techada), donde caería frente a Roger Federer, como también del ATP de Vienna, derrotado en la definición por Ivan Ljubicic y en Basilea, vencido por el número 1 del mundo nuevamente. Al igual que en la capital española, ambos torneos se disputaban en similares condiciones.

Pese a su gran rendimiento, a fin de temporada no pudo ingresar al torneo de maestros ya que en el último certamen del año (Paris Bercy) cayó en las primeras rondas frente al local Julien Benneteau y vio frustrada su posibilidad de competir entre los ocho mejores tenistas del mundo, pero ya habría revancha a corto plazo. Con mucha ilusión y sed de revancha, el trasandino llegaba a la primera gran cita del 2007 en búsqueda de hacer un gran torneo y, por qué no, definirlo. En Australia, los que más lejos llegaban eran como siempre, o casi siempre en esos años: Roger Federer y Rafael Nadal como sembrados 1 y 2, respectivamente, y como amplios candidatos a ser parte de la final del torneo.

Entre los jugadores más destacados que saltaban a la vista para derrocarlos se encontraban el croata Ivan Ljubicic, quien perdería en la primera ronda, el ruso Nikolay Davydenko y los estadounidenses James Blake y Andy Roddick. Todavía más lejos y sin aún demostrar todo su potencial estaban los jóvenes Novak Djokovic, quien llegó como el preclasificado 14, y Andy Murray como el 15.

Entre las esperanzas latinas se encontraban sembrados Feña (10º) y David Nalbandian (8º), quien el año anterior perdiese una semifinal poco creíble frente a Marcos Baghdatis (11º), el cuál también llegaba con la obligación de defender la final de la edición 2006. Más atrás entre los favoritos aparecían José “Chucho” Acassuso (27º) y Agustín Calleri (30º), pero ambos caerían en la primera ronda.

Muchas veces se dice como frase hecha que para ser campeón o aspirar a serlo se le tiene que ganar a los que te toquen y no a todos. Para el “Bombardero de La Reina” el camino era muy rocoso una vez finalizado el sorteo. En la primera ronda debió enfrentarse con un joven ascendente ruso Evgeny Korolev (87º), de un juego agresivo y un potente servicio, a quien derrotó no sin pasar zozobras por 6-7(4) 7-6(6) 6-3 y 6-2, mientras que su rival en segunda ronda era otro diamante en bruto que estaba por explotar y que superaba la primera ronda con absoluta comodidad.

El argentino Juan Martín Del Potro, en ese momento ubicado en el puesto 73º del escalafón mundial, se ponía en el camino del chileno. En el único partido que se fue a cinco sets, en una batalla extenuante y sobre todo de larga duración, “La Torre de Tandil” vendió muy cara su derrota siendo el trasandino quien lo venciera en un eterno duelo por 7-6(7) 4-6 6-7(3) 6-4 4-0 y retiro del tandilense.

Con muchas horas en la oficina llegaba “Feña” a la tercera ronda y se enfrentaría a la esperanza local, quien ya no estaba en los primeros planos del tenis mundial por sus excesivas lesiones y operaciones, pero sin duda era una amenaza para cualquiera: Lleyton Hewitt (19º). Se podía prever un partido más parejo y largo de lo que fue, pero sin atenuantes Fernando González se impuso cómodamente en los dos primeros sets y, pese a que cedió el tercero por el gran amor propio de Lleyton, terminó sellando su pase a los octavos de final con un sólido triunfo por 6-2 6-2 5-7 y 6-4

En octavos su víctima fue el estadounidense James Blake (5º), a quien derrotó en tres sets reñidos por 7-5 6-4 y 7-6 y así llegaba a los cuartos de final donde se vería las caras con el ya consolidado como número dos del mundo Rafael Nadal. En ese entonces, Rafa no tenía un juego tan agresivo como el de hoy en día y mucho menos en canchas duras, donde si bien obtenía buenos resultados aún no le alcanzaba para ganar otro Major que no fuera Roland Garros. De hecho, tardaría más de un año en conseguirlo cuando se coronó en el césped londinense de Wimbledon en 2008, en una final épica donde destronó a Roger Federer.

“Feña” lideraba hasta ese momento la serie 2-1 y la única derrota había sido sobre polvo de ladrillo, lo cual marcaba -al menos en la previa- una paridad en el enfrentamiento que se dio en la Rod Laver Arena. El chileno aprovechó el juego defensivo y la escasa velocidad de los segundos servicios de Nadal para dominar a placer el partido. Sobre todo con sus potentes derechazos neutralizó las defensas del de Manacor, que se vio superado como pocas veces en un torneo de Grand Slam.

Casi sin atenuantes, en poco más de dos horas de partido Fernando González se anotaba un triunfo memorable para la historia del tenis chileno tras propinarle un 6-2 6-4 y 6-3 letal y así avanzar a las semifinales del Abierto de Australia, donde lo esperaba otro jugador que venía de dar un batacazo en el certamen. El alemán Tommy Haas llegaba a dicha instancia tras vencer 7-5 en el quinto set al ruso (y tercer sembrado) Nikolay Davydenko.

Pero con viento en la camiseta el chileno le dio una paliza tenística, siendo amplio dominador del encuentro. Un 6-1 6-3 y 6-1 que se anotaba el sudamericano para que vuelva a la definición de un Major un jugador de su país tras nueve años. El último había sido Marcelo “Chino” Ríos, quien además y vaya casualidad, también había ganado en la semifinal con absoluta comodidad y apenas perdiendo un game más que Fernando ante el francés Nicolás Escudé.

En la final se vería las caras con el número 1 del mundo, Roger Federer, quién hasta ese momento dominaba notoriamente el historial con un inapelable 9-0. Además, ni siquiera había perdido un set en todo el certamen y llegaba tras una aplastante victoria frente a Andy Roddick por 6-4 6-0 y 6-2.

Buscando otro batacazo y otro milagro para el tenis sudamericano, “Feña” se plantó firme en Melbourne Park y logró quebrarle el servicio para sacar 5-4 para el primer set. En pocos puntos se le fue esa chance y la primera manga por 7-6 para el “Maestro Suizo”, quien a partir de ganar ese parcial 7-2 en el tiebreak pisó el acelerador y sentenció la victoria por un 7-6 6-4 y 6-4. De esa forma, Roger lograba conquistar Australia por tercera vez en cuatro años (2004, 2006 y 2007) y lo ganaba en forma consecutiva, pero esta vez con el detalle de no ceder ni un solo set en todo el Major.

Pasaron ya 14 años y aún no ha habido otro finalista sudamericano en el Abierto de Australia, ese certamen esquivo para los latinos de canchas duras y comienzo tempranero que aún está esperando por ver a un jugador de estas tierras peleando por el título.

Tan solo tres latinos han alcanzado la final de Australia. Guillermo Vilas en 1977, 78´ y 79´, estas dos últimas ganando el torneo, Marcelo Ríos en 1998 y el recordado 2007 de Fernando González.

Estará por verse si hay algún sudamericano definiendo en la próxima edición que dará comienzo en la segunda semana de febrero. Pero lo cierto es que estos tres nombres serán recordados eternamente por llegar a esta instancia, y especialmente Fernando González, por ser el último.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 27 times, 1 visits today)
También puedes leer:   Boris Becker: triunfar a los 17
Tags: , , ,
Avatar

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores