jueves, 23 septiembre, 2021
Banner Top

La Copa de Europa de 1962-63 fue la edición en la que un equipo español no llegaba a la final de la competición, algo que no había ocurrido en toda la historia del torneo. Aún así, la historia de esta edición destacó por los goleadores que militaban en Italia, tanto como las estrellas actuales del siglo XXI.

El que iba a repetir en la final era el Benfica, que se iba a ver las caras contra un equipo italiano, el AC Milan, en la edición con el número mayor de participantes de su historia, llegando a 30 gracias a la inclusión de una nueva federación, la albanesa. Sin embargo, ningún equipo de los debutantes a excepción del Dundee llegó a la fase final.

El Real Madrid volvía a la fase preliminar en la que se podía encontrar a equipos tan dispares como los debutantes Ipswich Town, el Galatasaray o el propio novato escocés, enfrentándose finalmente al Anderlecht belga. Contra todo pronóstico, el conjunto violeta empató a tres en la ida en España y en la vuelta pudo ganar.

Esta excelsa fase previa se culminó con un gol a falta de cinco minutos para el final que apeó del camino al equipo blanco, lo que supuso una crisis institucional en el equipo español. Así pues, en octavos de final los equipos a tener en cuenta era el AC Milan, que había marcado 14 goles en la fase previa al representante luxemburgués (Unión Luxemburgo); el Sporting de Lisboa, o el Vasas de Hungría. En octavos, los equipos más goleadores de la fase previa se enfrentaban en octavos, decantando la balanza para el Milan gracias a su experiencia europea, mientras que un Ipswich un tanto irregular debería esperar para volver a Europa.

El Stade Reims era el otro equipo que se había clasificado para octavos de final por sorteo y acompañó al campeón portugués a la fase final. Los franceses, sin embargo, se vieron sorprendidos por el Feyenoord, ya que el conjunto galo era uno de los rivales a batir, aunque un 1-2 final fue clave para los neerlandeses.

Para el equipo italiano, los cuartos de final y las semifinales se convirtieron en un trámite para llegar a una final que deseaban desde hacía tiempo. Ni el Galatasaray ni el Dundee fueron rivales para los italianos que, con el brasileño nacionalizado italiano José Altafini como referencia y Paolo Barison llegaban a la final.

El Benfica se encuadraba en el otro lado del árbol clasificatorio y se veía las caras con los suecos del Norrköpping, que había llegado a octavos derrotando al debutante albanés. Tras superar a los suecos, el Dukla era el siguiente rival, que consiguió ganar por un gol de diferencia. En semifinales, los dos finalistas no sufrieron grandes problemas para apear al Feyenoord y al Rangers, por lo que italianos y portugueses se verían las caras en una final tensa. 

El Benfica fue el equipo dominador, enfrentándose a un equipo italiano comandado por el entrenador defensivista Nereo Rocco, por lo que la gran parte de las ocasiones venían por parte de las Águilas, que marcaron el primer gol tras una jugada de Torres y un remate de Eusébio.

Tras esto, el Milan se volcó en generar jugadas peligrosas y fue al ataque. Esto provocó que el Benfica aprovechara una ocasión para intentar marcar el segundo, que no llegó por poco. Este susto generó que el equipo italiano despertara e hiciera intervenir al portero luso.

La segunda parte generó un juego más brusco y directo, que permitió al Milan empatar con un gol del mundialista Altafini. Coluna, centrocampista del Benfica, acabó lesionado y otorgó sobre el final del encuentro una superioridad que facilitó al Milan llegar al segundo gol. Altafini dispara, rechaza el portero y el rebote vuelve a ser para el pichichi milanista que marca y deja el partido en bandeja al AC Milan.

Así pues, y con una última ocasión de un Benfica con 10, el Milan se coronó campeón de Europa y dio paso a una maldición europea de la que el conjunto portugués aún no se ha recuperado.

 

También puedes leer:   Málaga CF: de pelear la Champions a la bancarrota

 

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 31 times, 6 visits today)
Tags: , , , , , ,
1996. Periodista, nací con un balón en los pies y una idea en la cabeza. Escribo sobre muchas cosas, pero sólo pienso en el deporte. Me importa el fútbol y todo lo que le rodea: estoy aquí para contarlo. También en Agencia EFE.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores