domingo, 11 abril, 2021
Banner Top

La tercera edición de la Copa de Europa 1957-1958 vaticinaba en lo que se había convertido el torneo, pero durante la competición, el accidente aéreo que sufrieron los Busby Babes marcó a una generación, ensombreció la Copa y provocó una sacudida en el fútbol europeo e inglés tras la muerte de jugadores como Duncan Edwards o Tommy Taylor. En términos futbolísticos, los equipos deseaban disputar la fase final viendo la posibilidad que tenían de enfrentarse contra equipos poderosos, medir el nivel entre países, mejorar y poder observar jugadores para el futuro.

Debutaron en la fase previa de esta edición una gran cantidad de equipos, como el Shamrock Rovers irlandés, el Glentoran de Irlanda del Norte y el FC Aue (llamado en esa época Karl Marx), club alemán que en esos momentos pertenecía a la parte oriental. Además, se presentaron otros modestos como el FC Dudelange de Luxemburgo, el Gwardia de Varsovia polaco o el Sevilla, debutante español que acompañaba al vigente campeón al igual que el Athletic lo había hecho en la edición anterior.

Así pues, finalizada la ronda previa y con un récord de goles que no se ha superado aún, (1-14 en el global durante la eliminatoria Dudelange contra el Estrella Roja yugoslavo) aparecieron los mejores equipos del momento. El Real Madrid vapuleó al Antwerp belga y al Sevilla (1-8 y 10-2 a favor del equipo capitalino), por lo que los andaluces registraron su mejor puesto hasta la fecha llegando a los cuartos de final.

Las otras eliminatorias vieron a un Ajax que en esos momentos llegaba de ser campeón de la nueva competición de liga nacional, llamada Eredivisie, que significaría la profesionalización del fútbol en los Países Bajos, aunque este Ajax no pasó de cuartos de final, ya que el Vasas, un equipo que era habitual en competición europea, lo dejaba fuera.

Por el otro lado, el Manchester United era uno de los grandes favoritos para ganar la competición, comenzando en octavos de final. Era uno de esos conjuntos dispuestos a marcar una época y poder hacer frente al Real Madrid, que parecía no tener rival. En octavos derrotó al Dukla de Praga, y en cuartos de final le esperaba una tragedia que aún perdura en la memoria de los aficionados mancunianos.

También puedes leer:   Gonzalo Higuaín: el final del Barbosa argentino

El conocido como Desastre de Munich sucedió después de un partido entre el el equipo inglés y el Estrella Roja yugoslavo. El avión realizó una escala en Munich para repostar, pero los problemas comenzaron cuando intentó despegar sin éxito a causa del viento que acechaba. Los jugadores, que no querían pasar la noche allí, pidieron al piloto de la aeronave intentar volar, pero en el tercer intento de despegue, el avión no alzó el vuelo y chocó, provocando una colisión fuerte y un posterior incendio.

 

 

El resultado fue de 23 personas fallecidas, entre jugadores y cuerpo técnico, además de periodistas y equipo de tripulación. Esto provocó que el Manchester United reclutara a los jugadores de la academia para poder finalizar la temporada, en la que los resultados deportivos eran lo de menos. En este torneo, el United no pudo pasar a la final, inmerso en un proceso de reconstrucción y reconversión de la primera plantilla, por lo que al enfrentarse al AC Milan, la victoria italiana en el partido de vuelta de las semifinales por una diferencia de cuatro goles disipó cualquier esperanza.

El AC Milan llegaba al torneo tras eliminar sin mayores problemas al Glasgow Rangers escocés y al Borussia Dortmund alemán, y tras la semifinal, el Real Madrid, habitual en finales europeas, le esperaba. La final se jugó en Bruselas, en el mítico estadio de Heysel, con el equipo italiano esforzándose al máximo en Europa y relegado al noveno puesto en la Serie A. Gipo Viani, su entrenador, no escatimó en esfuerzos para ganar la final, ya que era la única forma de volver a viajar por el continente en la siguiente temporada, mientras que el Real Madrid llegaba como campeón de su liga; dos realidades paralelas se enfrentarían en la final.

 

 

Como era costumbre, la victoria fue a parar al conjunto español, pero la primera parte del partido tuvo como dominador al Milan. Schiaffino, el ganador mundialista uruguayo, remató en el minuto 60 de partido, un pase de Liedholm, medallista olímpico de oro. Esta dupla de talentos ponía la balanza a favor del italiano, pero Di Stéfano, jugador del partido, logró empatar. En el 78´ marcó de nuevo el Milan, aunque un minuto después, Rial colocaba el empate.

También puedes leer:   La Senda de los Campeones #0: La Copa Mitropa, madre de la Copa de Europa

Los 67.000 espectadores aquel día estaban en presencia de la primera final que llegaba a la prórroga, y unos 30 minutos divididos en dos partes esperaban el veredicto deportivo de aquella contienda. El conjunto rossoneri empezó a notar el cansancio en el cuerpo, mientras que el equipo español se hacía cada vez más grande en el campo. Gento en el 107´ marcaba el definitivo y el Real Madrid crecía en Europa, una leyenda que esperaban perpetuar. La temporada posterior, un jugador húngaro con sobrepeso y con un año y medio de inactividad se convertiría en su estrella y el Reims volvería a asomar la cabeza por Europa.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 30 times, 1 visits today)
Tags: , , , , , ,
Agustín Alabau
1996. Periodista, nací con un balón en los pies y una idea en la cabeza. Escribo sobre muchas cosas, pero sólo pienso en el deporte. Me importa el fútbol y todo lo que le rodea: estoy aquí para contarlo. También en Agencia EFE.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores