viernes, 26 febrero, 2021
Banner Top

La Copa de Europa estaba a punto de nacer, un lugar privilegiado en el que gracias a una invitación enviada por parte de los fundadores a múltiples equipos, los mejores conjuntos del continente europeo se verían las caras.

El periódico L’Equipe, junto a la revista France Football, invitaron a 18 clubes a participar en la primera edición (1955-56) de un torneo del que esperaban mucho, a causa de los participantes, clásicos europeos como el Milan, el Anderlecht, o el Real Madrid, entre otros históricos que completarían el cupo.

Para el formato se acordó lo siguiente: las eliminatorias se jugarían a ida y vuelta, con un ganador global que pasaría de ronda y en el que los goles fuera de casa no valían doble, por lo que, en caso de empate, se disputaría una reválida. Como curiosidad, el Chelsea declinó la invitación para participar en la primera edición de la Copa de Ferias, un torneo que pretendía enfrentar a combinados de ciudades europeas que albergaran ferias internacionales, y la ciudad de Londres presentó un combinado de jugadores de clubes locales (el llamado London XI llegó a la final contra el FC Barcelona, aunque el conjunto se presentó con el nombre “Selección de Barcelona”, un torneo que se disputó de 1955 a 1958).

El primer partido fue un Sporting de Portugal contra el Partizan de Belgrado, en el que 30.000 personas vieron el 3-3 que suponía el inicio de una apuesta personal por parte de periodistas con ganas de vender más periódicos. El Real Madrid, por su parte, presentaría un equipo en el que destacaba Alfredo Di Stéfano.

El argentino fue el primer fichaje de renombre del Real Madrid tras una historia en la que el club capitalino y el FC Barcelona lucharon por incorporar al jugador del Millonarios de Bogotá, club que recibió una sanción por parte de la FIFA al participar en campeonatos no oficiales sin permiso de la asociación futbolera.

También puedes leer:   La caída del Muro ocurrió muy pronto

Una serie de negociaciones que se prolongaron a lo largo de varios años acabaron con el jugador en el Real Madrid, que vio como el argentino lideró al club por su primera aventura continental, en la que el Servette caía por 5-0 sin contemplaciones por parte de los españoles. En la travesía, Reims, Milan y Rapid de Viena (ganador de una Copa Mitropa) superaban la primera ronda, además del Hibernian escocés, el Djurgardens sueco y el Voros Lobogo húngaro, que incursionaba en el continente con fuerza al igual que los “Magiares Mágicos”, jugadores de la selección nacional de ese país que promovían el juego de posición llegando a la final el Mundial del ’54, cuando Johan Cruyff tenía siete años.

En la siguiente ronda, el Real Madrid se enfrentaría al Partizan, aunque primero tuvo que hacer frente a problemas de carácter diplomático a causa de las relaciones inexistentes entre la dictadura franquista y los países del bloque oriental europeo, ya que los yugoslavos, comunistas, no podían entrar a España con su pasaporte.

El presidente madridista, Santiago Bernabéu, movió los hilos necesarios para conseguir que la plantilla del Partizan entrará a través del aeropuerto de Barajas por una puerta lateral de incógnito sin pasar por los controles aduaneros. El 4-0 de la ida casi resolvía la eliminatoria, pero en Belgrado el escenario fue distinto: la nieve convirtió el campo en impracticable para los españoles, que veían cómo su ventaja de cuatro goles mermaba.

Milos Milutinovic, hermano del famoso seleccionador Bora, con un 3-0 en el marcador y a punto de forzar la prórroga, recibió el balón, fintó al portero blanco, Juanito Alonso, y remató sin oposición, pero la pelota se paró en la línea de gol a causa de la espesa nieve.

 

 

Los madrileños llegaron a la final y se verían las caras contra el Stade de Reims, un equipo en el que militaba Raymond Kopa, jugador campeón de tres copas europeas a posteriori, pero que en esta ocasión su vitrina tuvo que esperar, ya que el Real Madrid ganaría 4-3 en un partido que Villalonga, entrenador madridista, salió al campo con un 1-3-2-5, que dejaba a Di Stéfano con total libertad para moverse por el campo.

También puedes leer:   90 de los 90: Emilio en el equipo de Enrique

Según las crónicas de la época, Di Stéfano era uno de los mejores jugadores a la hora de asociarse con sus compañeros en un periodo en el que el llamado kick and rush reinaba entre el imaginario colectivo, aunque la influencia de entrenadores adelantados a su época en España era predominante: en los banquillos del Athletic, Barcelona o Sevilla podíamos observar, respectivamente, a Ferdinand Daučík, Platko (al que el poeta Rafael Alberti le dedicó una oda durante su etapa como portero), o Helenio Herrera.

Por su lado, el Reims era el flamante campeón de la Copa Latina, torneo organizado por las federaciones de España, Portugal, Italia y Francia que funcionó durante un corto período de tiempo como un intento de hacer frente a la Copa Mitropa debido a la falta de presupuesto con la que se encontraban los equipos para trasladarse hasta Europa Central. El equipo francés, tras esta derrota, debería esperar hasta 1958 para volver a la Copa de Europa.

Es por ello que la primera edición de la Copa de Europa fue celebrada con gran éxito, y dejaba al Real Madrid como el primer gran campeón europeo, además de propulsar internacionalmente la carrera de Di Stéfano, fichaje que, a pesar de los problemas que provocó al club español durante las negociaciones, se había amortizado el primer año.

 

Equipo del Real Madrid que ganó Final de la Copa de Europa de 1956.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 17 times, 3 visits today)
Tags: , , , ,
Agustín Alabau
1996. Periodista, nací con un balón en los pies y una idea en la cabeza. Escribo sobre muchas cosas, pero sólo pienso en el deporte. Me importa el fútbol y todo lo que le rodea: estoy aquí para contarlo. También en Agencia EFE.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores