viernes, 26 febrero, 2021
Banner Top

La pandemia por el COVID nos ha inundado de malas noticias por la radio, la televisión, las redes sociales y los pocos periódicos que quedan. Parece que algo en estos casi 11 meses se llevó los buenos momentos, las historias positivas, las grandes hazañas en el deporte, o quizás están ahí, pero no les prestamos la atención debida. Incluso nos parece extraño ver partidos con aficionados. Quién diría que aquella imagen de Tiago Rech en el Estadio Olímpico de Porto Alegre que apoyaba al club de sus amores, el FC Santa Cruz RS, sería algo normal en estos tiempos.

Si algo nos ha enseñado el COVID, es que esta vida es un juego con cambios de última hora, que sin ideales, motivos, sueños y principios para curar y brindar el tratamiento adecuado a nuestra alma, no podremos proseguir. Pero Tiago Rech siguió esos ideales, sueños y principios en febrero de 2012, cuando llegó a ser el único aficionado apoyando al Santa Cruz ante Gremio en 2012.

Es domingo por la noche, acompañado del sonido de los grillos de fondo y una bebida, Tiago Rech nos cuenta que es periodista de profesión, acaba de cumplir 34 años el 21 de enero, no tiene hijos y aunque a su liderazgo lo lleva en la sangre, el amor por Santa Cruz fue un acto de convicción. Tiago nos deja la impresión de que es de esas personas que quieren que algo ocurra, que lo sueña y que además hace que suceda, alguien con pasión.

Mi amor por Santa Cruz comenzó desde niño con mi papá, íbamos al Estadio Plátanos juntos, también iba mi abuelo. Asimismo vimos a Gremio e Inter, que tienen una gran historia y rivalidad. Santa Cruz tiene una gran rivalidad con Avenida, fue en la adolescencia que tuve que elegir a alguno. No había dudas, y opté por Santa Cruz y ahí empezó la aventura, iba a todos los partidos, compraba los bonos de aficionados y fui acompañado de mi papá siempre.

“Como ser humano, creo que me define el liderazgo, desde el colegio, luego en la facultad, siempre tuve esos papeles, fui presidente de varias cosas, bueno como gerente o director en la facultad, y eso me ayudó para esta etapa”.

Santa Cruz es un equipo fundado en 1913 por André Klarmann en el Hotel Schmidt de Santa Cruz. En los años 20 adoptaron el sobrenombre de ‘Galo’ tras vencer al Gremio. A pesar de todos estos años de historia, el club ha vagado entre Segunda y Primera División estatal.

En 2012, estando en Primera, Tiago saltó a la fama. Las cámaras de televisión enfocaron el espacio reservado para la afición de Santa Cruz y él estaba solo, en pantalón corto a cuadros, auriculares y camiseta blanca y negra.

“Estaba viviendo en Porto Alegre, me había mudado por la escuela, tenía 25 años y trabajaba en un portal web del estado. Yo descansaba los sábados y tuve la oportunidad de ir al estadio para poder ver el partido, me imaginaba que habría pocos aficionados, porque el encuentro fue muy tarde y volver a Santa Cruz sería complicado. Cuando pasó eso, recibí muchas felicitaciones por Whatsapp, incluso colegas me preguntaron si era yo. En el primer gol de Santa Cruz me llamaron, fue una cosa increíble, ahí se empezó a demostrar que sí existen clubes pequeños y personas que los apoyan, la gente está acostumbrada a los grandes equipos”.

 

 

Un sueño que inició como pesadilla

¿Cuántos no hemos querido trabajar en el club de nuestros amores? Pensando cuantas cosas haríamos diferentes, creyendo al mismo tiempo que todo es tan fácil desde un escritorio. Antes de probar las mieles del éxito, Tiago tuvo una primera etapa desafortunada en la dirigencia del club. Rech empezó como asistente de prensa, donde se dio cuenta de que la tarea no sería fácil y luego tomó el reto de gestionar al equipo desde la presidencia, tras el descenso a Segunda División estatal.

“Cuando Santa Cruz descendió, yo estaba en Porto Alegre pero estaba insatisfecho y quería regresar a Santa Cruz, así que hablé con el presidente para llegar al club como asesor de prensa. Iba a los entrenamientos, pero hacía más cosas, viendo temas de seguridad con la policía y los bomberos, chequeando firmas de los socios, así empecé a tener otra visión. Porque se tiene la percepción de que los directivos de los equipos pequeños gastan dinero en otras cosas y los clubes pequeños sobreviven, tienen que estar resolviendo problemas; falta de comida, de suplementos, paga de jugadores, paga de los empleados. Hay veces que estás desesperado por pagar esos sueldos”.

“Fui presidente en 2014-2015 y las cosas fueron muy difíciles, tomé cursos, aprendí en la marcha. Los aficionados se desanimaron y también los patrocinadores, ahí casi cae el club a tercera división, fue cuando prometí que no volvería a ser presidente de un club. Regresé para mi casa, sentado en mi sala estaba muy decepcionado y quebrado económicamente”.

 

 

En 2018, el equipo tocó fondo. No ganó ninguno de los 14 partidos disputados (0V, 7E y 7D), terminando la temporada en el último lugar con el consiguiente descenso a la Serie B del Campeonato Gaúcho. Tiago empezó a hablar con algunos aficionados y algunos socios, en los que dejó buena imagen en 2015, para así volver a la presidencia tres años después, pero con el equipo en una crisis fuerte.

 

“Más allá de ser un presidente, empecé como aficionado, tuve que aprender a que no podría estar molestando al árbitro, al entrenador, algo que hacía de aficionado, pero lo sigo siendo, amo a Santa Cruz. Ahora tengo más pudor y tengo que hablar públicamente. Me motiva no dejar de ser aficionado para ser un mejor presidente”.

El balón es redondo, la vida da vueltas, la suerte a veces también

Y llegó el 2020, un año que no le sonrío a casi nadie, pero que al Estadio Plátanos y a su gente le dio la alegría más grande en casi 80 años, poder levantar una copa, volver a despertar pasiones y emociones. Sí, desde casa en medio de una pandemia, pero igual se sintió como una caricia al alma cuando Santa Cruz pudo derrotar 2-0 a São José, dos noches antes de navidad. Tiago entendió ahí que es fundamental disfrutar los buenos momentos, son únicos y no sabes cuando se repetirán.

“Significa todo, es la primera copa estatal en 78 años y eso ya es el primer logro estatal importante que Santa Cruz gana, además nos da el pase a la Copa Brasil, que es de las mejores competiciones. Económicamente nos coloca en un escenario muy importante mundialmente y nos coloca en la Recopa contra Gremio, así que representa algo muy lindo, muy grande, lo es todo”.

 

 

“Aquel día me sentí el más feliz del mundo, es el día más feliz de mi vida. He vivido para este club, es mi vida, es mi pasión, así que representa todo, vi a todos muy emocionados, a gente que lleva años trabajando en el club. Es algo inexplicable, es algo que me emociona y emociona a todo mundo en el club”.

Para llegar a este día, Santa Cruz conformó un equipo gracias al dinero que vino de la compra de Tiago Volpi, ex arquero de Querétaro, que fue comprado por São Paulo hace un año. Como parte de los derechos de formación del portero, el club ganó alrededor de 20 mil dólares, gracias al mecanismo solidario de la FIFA. Ahora, por su participación en la Copa de Brasil, estarían cerca de los 90 mil dólares.

Obtener la copa Gaúcha es el comienzo, fue la recompensa a todo ese sacrificio de Tiago, pero no porque haya sido un mal necesario, sino como parte de un camino, como el comienzo de algo grande y algo que quiere disfrutar. Ahora ya se preparan para enfrentarse al Gremio, sí, aquel mismo equipo que puso a Tiago en el mapa cuando en 2012 golearon 4-1 a Santa Cruz y la imagen de Rech dio la vuelta al mundo. Casi 9 años después, el periodista de profesión pero aficionado de corazón no piensa en revanchas personales, solo quiere ver a su equipo de vuelta en la Primera División estatal.

“No creo que sea una revancha personal, todos saben que cuando se asume un cargo, debes de probar que estás listo, tres o cuatro veces más que otras personas, siempre debo de demostrar que soy capaz, yo estoy disfrutando este momento porque lo trabajé, me motivé y lo busqué, sobreviví a todo para buscar este campeonato. Queremos regresar a primera división estatal, ese es el único objetivo”.

 

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 218 times, 14 visits today)
Tags: , , ,
Vicente Escobar
Especialista en scouting y análisis

Related Article

No Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores