jueves, 28 mayo, 2020
Banner Top

“En las guerras hay que hacer barricadas, pero a veces la gente creyendo construir una barricada, construye una fosa”, dice el escritor Juan Villoro sobre una ya catalogada ‘guerra fría’ que se desarrolla y divide el fútbol mexicano en estos momentos, en estos lamentables momentos, donde se vive otra guerra, una guerra del mundo contra el coronavirus, que ha dejado innumerables muertes, pérdidas económicas y millones de desempleados.

Es sobre ese contexto de crisis, caos e incertidumbre, que los futbolistas y millones de aficionados mexicanos, enfrentan la decisión de directivos para desaparecer, con efecto inmediato, el Ascenso MX y con ello la oportunidad de ascender y descender entre 1º división (LigaMX) y la 2º (AscensoMX), para darle paso a la Liga de Expansión o Desarrollo, emulando a la USL en Estados Unidos o por lo menos una idea parecida, porque hasta hoy el proyecto sigue con muchas dudas.

Contexto histórico; el Ascenso que agonizaba

Lo que es cierto es que la 2º División o Ascenso MX tenía años agonizando por malos manejos de directivos en varios clubes, con salarios adeudados y poca o nula atención por parte de los aficionados en general, patrocinadores y la propia dirigencia de la división o la FMF.

Fue como una labor sistemática a la que contribuyeron todas las partes para que el Ascenso MX se alejara cada vez más de su propósito, por lo que fue creado en 1994. De hecho, la economía es una de las principales justificaciones de los directivos para tomar esta drástica, pero “sensata” decisión. De acuerdo al Economista, había clubes en la división que ingresaban 15 o 20 millones de pesos mexicanos entre televisión, taquilla y patrocinadores, pero sus gastos ascendían a los 100 millones de pesos.

Pero hay que insistir, esa misma desatención de patrocinadores o televisoras fue creada por los mismos directivos, que desde hace tiempo vienen amenazando con quitar el derecho de ascender con el famoso “cuaderno de certificación”.

También puedes leer:   Sebastián Córdova, el héroe del Clásico Nacional 200

 

La certificación: ¿un placebo?

A partir del torneo Apertura 2017 se estableció la certificación para el ascenso, que es un cuaderno de obligaciones que los clubes de 3º División (Liga Premier) y 2° División (Ascenso MX) tienen que cumplir.

Son 56 puntos para aspirar al certificado entre los cuales destacan: poseer un representativo femenil, categorías Sub 13, 15, 17 y 20, estadio para mínimo 20 mil personas, además del origen y transparencia de los recursos económicos, para poder solventar el pago algunos millones de pesos por ascender. Equipos como Bournemouth, Osasuna, Leganés, Getafe o el Mónaco, no podrían estar en la Primera División si jugaran en México.Y es de nuevo donde entra la problemática del sistema económico en el fútbol mexicano, donde el que asciende debe pagar esos millones de pesos (aunque lo haya ganado deportivamente) y por salir campeón la liga y el banco patrocinador (BBVA), dan como premio alrededor de 2 millones 100 mil pesos, quedando la balanza muy dispareja.

 

La nueva liga, ¿cortina de humo para la unificación con la MLS?

 

De lo poco que se ha sabido de la Liga de Desarrollo o Liga de Expansión, deja más dudas que certezas. Lo único que parece atractivo es lo económico, aunque también tiene signos de interrogación por delante. De acuerdo a lo declarado por Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, los equipos que participen en esta liga recibirán cada año 20 millones de pesos para poder fortalecer sus proyectos y en seis años luchar por un lugar en 1º División. ¿Por qué no darles el dinero ahora mismo?

Los equipos del Ascenso MX han sido invitados, pero algunos como Leones Negros, Venados y Correcaminos, quieren pelear hasta el último suspiro porque el ascenso y que su inversión de años, no desaparezca de la noche a la mañana. Los demás equipos serán filiales e invitados de la 3º División, que sí, también tienen sus problemas y su continuidad permanece aún con muchas dudas.

También puedes leer:   Esther Mora, la pionera del fútbol femenino mexicano

Uno de los temas más polémicos en esta nueva liga es el tema de los jugadores. Habrá un límite de edad hasta los 23 años y solo podrán ser registrados cierto números de jugadores mayores a esa edad en los equipos. Y aquí entra una nueva discusión: México tendrá a cientos de menores de 23 años jugando en Segunda División, cuando la mayoría de los países a esas edades ya exporta jugadores a Europa.

El último tema es la fusión con la MLS. Alejandro Irarragorri, dueño de tres equipos, sí tres, es el principal impulsor de todos estos cambios y también impulsor de que próximamente la Liga MX se fusione con la MLS, situación que cambiaría al fútbol mexicano como lo conocemos.

 

Conclusiones sobre el cambio

 

Los más afectados son los 346 futbolistas que integran la división, las 70 personas que forman parte de los cuerpos técnicos, además de los empleados encargados de la gestión operativa y administrativa de los clubes, que seguramente varios conseguirán trabajo en la nueva liga, pero de momento y sin su consentimiento, su empleo está en peligro y su tranquilidad en medio de la pandemia del COVID-19 ha sido más afectada por estas decisiones.

La Asociación Mexicana de Futbolistas ya prepara una carta para FIFA, pidiendo su intervención ante una de las decisiones más unilateral, inoportuna y transformadora en la historia del fútbol mundial.

Sí, hay que corregir muchas cosas de la 2º División, pero como siempre, fue más fácil destruir que construir. El ascenso y descenso es necesario para que el fútbol prospere. Decía un entrenador: “dime cómo está organizada la segunda división de cierto país y te diré qué tan bueno es su fútbol”.

Tags: , ,
The Line Breaker

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Archivo

A %d blogueros les gusta esto: