miércoles, 9 octubre, 2019
Banner Top

La vida de Josh Navidi puede ser catalogada de diferentes maneras, pero normal o regular no es una de ellas. Desde la historia de sus padres hasta cómo rechazó una oferta para jugar en Nueva Zelanda, a cada paso que uno se adentra en el camino del hombre de las rastas se encuentra con descubrimientos impensados y con ejemplos de superación que lo moldearon.

Todo empezó en los ´80 cuando su padre, Hedayat Rajai, se mudó a Gales para estudiar ingeniería civil en Bangor, una ciudad ubicada en el norte del país y al extremo oeste de Gran Bretaña. Había nacido en Irán, donde se hizo conocido por sus habilidades como luchador, y aprovechó su estadía en el país del dragón para dirigir al equipo olímpico del Reino Unido. Mientras estudiaba conoció a Euros, su futura esposa y madre de Navidi, quien nació el 30 de diciembre de 1990.

Cuando Navidi apareció, la familia se mudó a la ciudad de Bridgend, ubicada bien al sur y a 32 kilómetros de Cardiff. Allí comenzó la relación entre Josh y el rugby que perdura hasta el día de doy. Jugó para el Bridgend Athletic y Brynteg Comprehensive, una de las escuelas secundarias más importantes de Gales.

Pero a los 16 años su vida dio un giro rotundo. El reconocido All Black Jonah Lomu fue invitado a una charla en Bridgend a la cual Navidi y su padre asistieron. Una vez finalizada, Hedayat se quedó hablando 40 minutos con el jugador neozelandés, que le recomendó que enviara a su hijo a Christchurch para intentar entrar en la academia del Canterbury. El iraní no lo dudó y la familia volvió a preparar las valijas para una nueva mudanza. El destino: Nueva Zelanda.

Allí Navidi estudió contabilidad y el profesorado de educación física en St Bedes College, el primer equipo donde comenzó a destacarse como tercera línea. Fueron dos años en los que aprendió el haka de la escuela, en territorio kiwi cada una tiene su propio ritual pre partido, y en el que tuvo su primera experiencia como capitán, en la que lideró a sus compañeros a la victoria del South Island College League.

Debido a sus grandes actuaciones, le llegó la oferta que el propio Jonah Lomu le había dicho que era la ideal. La academia de Canterbury le ofreció sumarse al equipo que, en la práctica, funciona como el reserva de Crusaders, la franquicia que dominó el Super Rugby en los últimos años. El mismo Navidi reconoció que era una oferta muy tentadora, pero decidió rechazarla por dos motivos. El primero era que desde chico soñaba con vestir la camiseta de Gales algún día y el segundo, y más sorprendente, fue que su padre le remarcó que en Nueva Zelanda siempre iba a ser visto como “el chico galés”.

Una vez que volvió a Gales en 2009, le mandó su currículum a dos equipos locales: Ospreys y Cardiff Blues. Como en su tierra natal no era tan reconocido, el primero ni se molestó en responder mientras que el segundo le ofreció un contrato mensual a modo de prueba. Y esa prueba se extendió con el correr de los años a tal punto que si Josh tuviera que volver a escribir su CV no tendría que agregar demasiado ya que la camiseta del equipo de la capital fue la única que vistió en toda su carrera a nivel de clubes.

Sin embargo, los primeros años no fueron para nada fácil. Estaba en la sombra de dos grandes jugadores como Martyn Williams y Sam Warburton, por lo que no tenía muchos minutos de juego con los Blues, aunque pudo compensar con el seleccionado Sub-20 del Dragón. Ese año disputó el Mundial de la categoría y en 2010 fue el capitán del equipo en el Seis Naciones para menores de 20, donde dejó de destacar exclusivamente por sus rastas y comenzó a ser valorado por su juego.

Recién en 2012 pudo abrirse un hueco en el primer equipo de Cardiff, después de dos años en los que alternó con un equipo menor como los Glamorgan Wanderers para poder jugar. Mostró grandes aptitudes para adaptarse como 6, 7 e inclusive como 8, convirtiéndose en un polifuncional de jerarquía, lo que le valió su primer llamado para defender los colores de la selección mayor de Gales en 2013.

Navidi no tuvo un partido estelar contra Japón aunque tampoco había fracasado en su debut internacional. Pese a esto, tuvo que esperar cuatro años más para volver a vestir la camiseta del Dragón en los amistosos frente a Tonga y Samoa, en los que se desempeñó como octavo. Sus actuaciones, combinadas con una serie de lesiones de otros jugadores, le permitieron estar en la ventana de test matches de junio, en los que se estableció dentro del seleccionado.

Disputó el Seis Naciones de 2018, todos los amistosos de aquel año y el Seis Naciones de 2019, donde se consagró como campeón invicto siendo el segundo jugador con más tackles del torneo con 83. Después de cinco meses fuera de las canchas por una lesión en el hombro, volvió en los partidos preparatorios para la Copa del Mundo y el head coach Warren Gatland lo nombró capitán para el primer cruce de la serie contra Irlanda. Si bien estuvo ayudado por el descanso que tuvieron Alun Wyn Jones, habitual capitán, Jonathan Davies y Ken Owens, los más experimentados de este equipo, Navidi se ganó el respeto de sus compañeros en estos últimos tres años, que lo convirtió en uno de los más capacitados para liderar.

Pasaron más de diez años desde que Josh fue nombrado capitán en St Bedes College y nueve de su experiencia como líder del seleccionado Sub-20 de su país, pero esos momentos sirvieron como preparación para su gran presente. Atrás había quedado Nueva Zelanda y el periodo de cuatro años en los que no sabía si iba a volver a ser convocado de vuelta para la selección mayor de Gales. Pese a esto, nunca bajó los brazos, siguió trabajando duro, ayudando a su padre con el gimnasio de la familia y despejando su cabeza con clases de personal training, para llegar en óptimas condiciones a cada partido que lo convocaran.

Tags: , , , ,
Facundo Osa
¡Buenas gente! Soy Facundo Osa, tengo 20 años y me gusta escribir de todo un poco. Últimamente estoy en una parte más polideportiva de mi escritura ya que me alejé del fútbol porque dejó de atraparme como antes. Así que ya saben, cada vez que vean alguna nota que sea de algún deporte que no frecuentamos tanto en la página, seguro sea mía jajajaja. Ya que están, síganme en Twitter (@FacuOsa) si no se quieren perder de nada del mundo polideportivo (especialmente rugby, básquet y automovilismo).

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: