miércoles, 20 noviembre, 2019
Banner Top

Aproximadamente a mediados del milenio pasado, Portugal comenzó a construir su imperio a través de los descubrimientos y colonizaciones en diferentes partes del mundo. Se dice que comenzó por 1336 en las Islas Canarias y, 80 años después, comenzaron su expansión hacia la costa africana y la Isla de Madeira. Sin embargo, lo que nunca imaginaron los lusos, era que en América iban a conseguir su mayor tesoro: Brasil.

En 1498, Duarte Pacheco Segura llegó a la desembocadura del Río Amazonas y a la Isla de Marajó. Dos años después, Pedro Álvares Cabral pisó Puerto Seguro. A partir de entonces, los lusos dominarían esas tierras durante poco más de 300 años hasta que en 1822, Brasil consiguió su independencia.

197 años después, sucedió algo que nadie imaginaba: otro portugués conquistó al gigante de Sudamérica y llegó a la misma ciudad que sirvió como sede no oficial del Imperio Portugués, Río de Janeiro. Cuando el Flamengo anunció el arribo de Jorge Jesús como su director técnico, sorprendió a propios y extraños por dos motivos. El primero, era el hecho de que un preparador europeo llegase al Brasileirao y, en segundo lugar, la realidad de que el ex–entrenador del Benfica y Sporting CP tenía todavía mercado para continuar en el viejo continente.

 

 

Marcando pauta

En junio de 2019, el estratega lisboeta asumió las riendas del club rojinegro en sustitución de Abel Braga y junto a él, llegaron Filipe Luis (Atlético Madrid), Pablo Marí (Deportivo La Coruña), Gerson (Roma) y Rafinha (Bayern Múnich), entre otros, quienes se sumaron a mitad de año para reforzar la plantilla con el objetivo de apostar a todo.

El inicio no fue bueno, al Mengão le costó conseguir resultados positivos y la idea de juego todavía no calaba en el plantel. Incluso, fue increpado por los ultras. Sin embargo, el tiempo fue su mejor aliado y, a partir de agosto, el cuadro de Río se convirtió en una tromba. Tanto así, que desde la victoria 3-1 frente a Gremio el 10 de dicho mes, no ha perdido un encuentro oficial. Hoy, es líder del campeonato local con 81 puntos y una diferencia de 13 sobre el segundo clasificado Palmeiras y está en la final de la Copa Libertadores, donde enfrentará a River Plate el sábado en Lima, Perú.

No han sido solo los triunfos (ha vencido en 22 de 32 encuentros disputados) que ha obtenido Jorge Jesús los que han gustado, también la forma de jugar. Vértigo, juego a ras del piso y fútbol ofensivo se pueden decir que son las principales características. Igualmente, la explosión goleadora de Gabriel Jesús con 38 dianas en 53 cotejos en todas las competencias durante toda la zafra ha hecho de este equipo una verdadera máquina. Y sin duda el aporte de jugadores de peso como Rafinha, Filipe Luis, Diego, De Arrascaeta, entre otros, ha sido vital.  

 

También puedes leer:   La teoría de Darwin

 

La trayectoria en su país

El entrenador nativo de Amadora llegó al Benfica en la temporada 2009/10, luego de su paso por el Sporting Braga (donde estuvo un solo año) y ganó 3 Ligas, 6 Copas de la Liga, 2 Supercopas de Portugal y 1 Copa de Portugal. Sin olvidar las dos finales de Europa League frente a Chelsea y Sevilla, en las que estuvo cerca de ganar, pero no pudo romper la eterna maldición de Bela Guttmann.  

En Las Águilas se mantuvo durante 6 campañas, hasta que se fue al Sporting CP, cosa que causó mucha polémica al marcharse a uno de los archirrivales (el otro es el Porto) y a su máximo adversario en Lisboa. Antes de su periplo exitoso con el gigante luso, había pasado por clubes como Belenenses y Vitoria Guimaraes, entre otros.

Pero su paso por Benfica no solo fue bueno por sus resultados y su estilo de juego, sino también por su capacidad de potenciar jugadores: Fabio Coentrao, que se convirtió en uno de los mejores laterales izquierdos de Europa en su momento; Ángel Di María, Ramires, Óscar Cardozo, Pizzi (que pasó de ser un buen extremo a un excelente mediocentro / enganche), Nicolás Gaitán, Eduardo Salvio, Javi García, Nemanja Matic, Axel Witsel, entre muchos otros, forman la lista de jugadores que muy posiblemente deban agradecer al portugués por lo que son hoy en día.

Otro que también tuvo un salto evolutivo fue Bruno Fernandes, quien aterrizó en el Alvalade como un mediapunta y fue transformado en un mediocampista central de alto rendimiento.

Pero no todo es color de oro. Uno de los mejores futbolistas de la actualidad, Bernardo Silva, explotó lejos de la que consideró su casa, de donde salió cedido al Mónaco por las pocas oportunidades recibidas por parte de JJ. Mismo fue el caso de André Gomes, quien encontró en el Valencia su lugar ideal.

Ahora, el maestro de Amadora está a un paso de conseguir su primer título internacional y convertirse en el segundo técnico del viejo continente en ganar la Libertadores tras lo hecho por Mirko Jozić con Colo Colo en 1991 y, por si fuera poco, se enfrentará en dicha batalla contra uno de los mejores equipos en la historia del continente, el River Plate de Marcelo Gallardo.

Hace 500 años, unos compatriotas suyos conquistaron Brasil. El sábado, en Lima, el entrenador lisboeta buscará lo que sus antecesores no pudieron: dominar un continente.

Tags: , , , ,
Fernando Cámara
Caraqueño (1986), residente en Lisboa. Periodista. Gerente deportivo FIFA/Cies. Durante 7 años escribí de fútbol para Pantalla Deportiva, el diario El Nacional de Venezuela, entre otros. Además de hacer radio en diferentes emisoras. Intenté dirigir un equipo de fútbol sala amateur, pero siempre terminábamos en el tercer tiempo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: