lunes, 26 julio, 2021
Banner Top

Por Juan Guillermo Salas Urbán

El sueño de poder debutar en Premier League es algo que a diario empuja a miles de jóvenes ingleses a calzarse las botas e ir a entrenar. La fórmula del éxito no existe, por lo que los caminos hacia la élite del fútbol inglés suelen ser diversos a la par que indescifrables. Eso es lo que tuvo que sentir un joven de Stoke-On-Trent que se vio obligado a cruzar el charco para progresar como futbolista. Esta es la historia de Jack Harrison, el inglés que se marchó a Estados Unidos para jugar en la Premier League. 

En las Midlands del Oeste, esa amplia región en la que se asienta una gran pasión por el fútbol, allí nació Jack Harrisón, concretamente en Stoke-On-Trent, ciudad que vio nacer al primer balón de oro de la historia, Sir Stanley Matthews, y en la que 40 años después el pequeño Jack daría sus primeros pasos. Tras mudarse a Boston, comenzó a jugar en la academia del Manchester United. Fueron los Red Devils quienes ofrecieron a Jack Harrison la primera oportunidad de desarrollarse como futbolista. Pese a ello, su madre, Debbie Harrison, decidió mudarse a los Estados Unidos. Debbie, madre soltera, tutelaba los primeros pasos de su hijo; por ello concretó que trasladarse a norteamérica era la mejor opción para compaginar estudios y deporte. Así fue como a la edad de 14 años, Jack ponía punto y final a su paso por las inferiores del Manchester United, con el cual había estado ligado desde los 7 años. 

El modelo americano, tan alabado en los últimos meses, no estaba tan asentado a principios de la década, cuando la fiebre desatada en 2007 con la contratación del primer gran Jugador Franquicia, David Beckham, todavía no había repercutido en los más profundos estamentos del deporte en aquel país. 

La etapa de Harrison en el fútbol yankee fue meteórica. Su paso por la Universidad de Wake Forest, donde compartió plantel con Jon Bakero (hijo del ex jugador del FC Barcelona Jose Mari Bakero) le sirvió para asentarse como una estrella universitaria. Lejos de los focos que si tienen el baloncesto o el fútbol americano universitario, el soccer permitió a Jack Harrison brillar sin límites. Tras ser elegido como mejor jugador del curso, el siguiente paso natural era jugar en la MLS. La liga americana, con un modelo diferente al resto y que aún mantiene, valora mucho y se nutre de las jóvenes promesas universitarias gracias al Draft, común en toda liga norteamericana.

De igual manera que ocurre en el resto del deporte estadounidense, anualmente las clasificaciones cambian el orden para elegir en el draft; de tal manera que los peores equipos de la pasada campaña tienen la opción de seleccionar a los mejores jugadores colegiales. Harrison, bien valorado desde el principio, no tenía ninguna duda que iba catapultado al número uno del Draft. Fue entonces en 2016, cuando el City Football Group, propietario del New York City y, curiosamente, del rival de Manchester de los Red Devils, el City, lo seleccionó. 

El NYCFC era una franquicia joven en la liga americana, que había irrumpido con fuerza con fichajes notables como Pirlo, Villa, Lampard o Iraola entre otros. El encargado de llevar la batuta como entrenador era el joven Patrick Vieira, que comenzaba su carrera en los banquillos. Pese a ser un equipo novato, las aspiraciones eran muy altas y el equipo dio la cara. Con el objetivo de ganar la MLS, Toronto frustró las esperanzas de los aspirantes neoyorquinos eliminándolos en cuartos de final. Pero ese gran escenario donde compartía vestuario con grandes leyendas le permitió a Harrison brillar, asentándose como uno de los mejores jugadores no sólo del equipo, sino de la MLS. 

Curiosamente, no fue elegido como Rookie del Año, premio que se otorga al mejor de primer año. El ganador fue el nativo Jordan Morris de los Seattle Sounders, contra quién protagonizó una carrera por el galardón propia de un MVP en lugar de un premio al mejor novato. A día de hoy, unos problemas de salud cortaron la progresión de Morris, quien continúa en la MLS y ha empezado a asomar cabeza por la absoluta estadounidense. 

La segunda temporada en Estados Unidos sirvió para explotar su mejor nivel. Alcanzó los dobles dígitos goleadores erigiéndose junto con David Villa como los líderes del equipo. Pero fue otra vez en cuartos de final donde cayeron, esta vez ante Columbus Crew después de firmar un pésimo partido de ida en el que perdieron 4-1. Esa eliminatoria, que no pudieron remontar, fue el último capítulo de Jack en New York, pero no el último con el City Football Group. Pues ya enrolado en su dinámica, sería el Manchester City quien se haría con los servicios de la joven promesa inglesa.

En 2018 Jack Harrison volvió a Manchester. Tras su prolífico paso por la MLS, regresaba a casa para comenzar su carrera en el fútbol inglés. Son curiosas las vueltas que da la vida, y que en este caso puso a Jack con los colores de su ¨viejo rival¨. Un jugador criado en las inferiores del United vería como su presente pasaba por la necesidad de defender los colores del cuadro sky blue. Pero el paso de Jack por el Etihad sería muy breve, similar al de muchos otros pupilos que se embarcan en el City Football Group y comienzan un arduo camino de cesiones. Su verdadera primera oportunidad en Inglaterra la tendría en el Middlesbrough , con quienes su debut en el fútbol inglés no sería el esperado. De la mano de Tony Pulis, apenas contó con protagonismo en un equipo que venía de jugar Premier League la temporada pasada. 

Una primera toma de contacto muy poco agraciada que sólo sirvió para aclimatarse de nuevo a la dinámica del fútbol inglés, por lo que se antojaba un nuevo cambio de aires, y ahí apareció otro histórico, el Leeds United. El equipo de Yorkshire sería su segundo destino en Inglaterra, en donde el entrenador Marcelo Bielsa jugó un papel clave en la adaptación del joven inglés. Tras un primer año muy prometedor donde se quedaron a las puertas del ascenso, luego de caer en el playoff ante el Derby County, los pupilos de Bielsa vieron como en la siguiente temporada el proyecto se asentó y arrasaron en Championship. De la mano de Patrick Bamford, Jack Harrison encontró un perfecto socio en ataque. Su relación no era novedad, pues ya coincidieron en el Middlesbrough. El tan ansiado ascenso se consiguió en una temporada marcada por la interrupción causada por la pandemia, y ahora él Leeds ha vuelto a la Premier League, la tierra prometida que Harrison tanto buscó.

También puedes leer:   Ryan Sessegnon, la familia del apellido de oro

Tras curtirse en la segunda división del fútbol inglés, el Leeds se esforzó por conseguir de nuevo la cesión de Jack Harrison. En agosto de 2020 se concretó su continuidad en Ellan Road, donde comenzaría a jugar su tercera temporada en calidad de cedido. Bielsa consideraba a Jack como una pieza muy importante en su andadura en la Premier League, por lo que contar de nuevo con el habilidoso extremo era fundamental. Y la confianza que se depositó en él, fue devuelta con creces. 

El Liverpool fue el primer rival del Leeds en su vuelta a la Premier League. Un partido de alto calibre frente al vigente campeón que sirvió para testear a los chicos de Bielsa. El resultado final fue de 4-3, donde más allá de la borrachera de goles, Jack Harrison lo guardará con mucho cariño, pues no sólo fue el día de su debut en Premier League, sino que también se estrenó como goleador. Un pase en largo de Kalvin Phillips controlado a la perfección, permitió realizar una diagonal perfecta para deshacerse de Trent-Alexander Arnold y después de driblar a Joe Gómez definió a la perfección para igualar el partido. Un encuentro sin más historia más allá de la vuelta a la máxima categoría o el amplio resultado, que permitió a Jack colocarse como un gran ejemplo de buen hacer. 

Aquel joven de Stoke-On-Trent criado en las inferiores del United haría honor a su pasado: pese a la “traición” de firmar con el máximo rival, anotó un fabuloso gol ante el Liverpool. Una historia de superación que vio cómo gracias a la buena decisión de una madre involucrada en el futuro de su hijo, el camino escogido fue el correcto y, pese a los contratiempos y a las dudas, el nombre de Jack Harrison vuela alto, y ahora por fin, en la Premier League.

 

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 59 times, 5 visits today)
Tags: , , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores