sábado, 19 junio, 2021
Banner Top

*Este artículo fue publicado originalmente en la entrega número 12 de la revista The Lines.

Cuando a principios de Siglo XX en Inglaterra los apasionados del mundo del motor y las motocicletas se encontraban con reglas que prohibían el uso de las rutas urbanas para competir entre sí mismos, en las que además en aquella época regía un límite de velocidad de 20 millas/h, los mismos decidieron recurrir a una pequeña isla situada en el mar irlandés, justo en el centro en el corazón del conjunto de las islas británicas, para hacer realidad su mayor fantasía sobre ruedas. 

A pesar de ocupar un lugar central en la región británica, la Isla de Man es un Estado de autogobierno que posee un vínculo de dependencia en algunos sectores con la Corona Británica junto con otras dos islas, la de Guernesey y la de Jersey. El Gobierno, ante la propuesta de los pilotos, necesitados de un lugar donde poder competir a altas velocidades, se encargó de generar una nueva legislación mediante un estatuto expedido por el parlamento de la Isla de Man que permitió cerrar los trazados urbanos durante ciertos períodos de tiempo por motivo de la competencia que estos insaciables e inconscientes pilotos necesitaban.

 

Una postal clásica de la Isla de Man.

 

Así es como en 1907 se dio inicio al Tourist Trophy de la Isla de Man (TT), una icónica tradición que sólo ha sido interrumpida en dos ocasiones por las guerras -y en el año 2020 por la pandemia del coronavirus- y que año tras año revoluciona una pequeña localidad de unos 83.000 habitantes y la convierte en un auténtico circo plagado de eventos culturales, gastronómicos y ruido de motores surcando el asfalto entre las montañas y las aldeas de la isla durante dos semanas entre los meses de junio y julio, despertando un enorme interés en toda la región.

El lugar, caracterizado por su pequeño tamaño, posee una tranquilidad atípica de estos días, con playas prácticamente desiertas y verdes prados que forman el paisaje. Durante el año, la isla, húmeda y ventosa, transcurre sus días de manera rutinaria con una población formada en casi un 50% por nativos manx y en un 40% provenientes de países del Reino Unido. Poseen también una idioma propio, el manés, una de las lenguas celtas existentes en las islas como la irlandesa y la galesa, aunque el inglés es también hablado prácticamente por la totalidad de sus habitantes, que disfrutan de uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo y de una comunidad amistosa y amable en su gran mayoría que mantiene ciertas características y valores del pasado que son difíciles de encontrar en las grandes urbes.

El TT de la Isla de Man es un evento en el que compiten motos y sidecars divididos en 7 categorías, una exclusiva para sidecars y las 6 restantes para motocicletas: Supersport, Superbike, Superstock, Lightweight, TT Zero y la joya de la corona, el Senior TT, que da cierre al espectáculo. Cada categoría tiene sus especificaciones técnicas particulares, siendo la Zero TT la categoría más novedosa iniciada en 2010 y que consiste en agrupar motocicletas que no funcionan a base de combustibles basados en carbón como las demás categorías, sino que son propulsadas eléctricamente mediante un sistema de baterías interno y que no emiten emisiones tóxicas.

 

El circuito

La pista en la que se desarrollan las pruebas del Tourist Trophy es un circuito de ruta de 60,73 km de largo y unas 200 curvas que transita diferentes sectores urbanos pasando por las localidades de Douglas -la capital de la isla- y Ramsey combinados con otros sectores de campo y montaña que van apareciendo a medida que las motos avanzan sobre el trazado.

Es precisamente este paisaje de montañas el que da nombre al circuito, el Isle of Man Mountain Course, en el que en numerosas ocasiones se han tenido que posponer carreras debido al mal clima, con cambios repentinos que hacen que sea común que el circuito se encuentre con un clima seco y caluroso al comienzo de la carrera y de repente la lluvia y el frío cambien las condiciones del camino al acercarse al sector de montaña, aquel situado en una altura más elevada.

Existen curvas de este circuito que han sido nombradas, y sus carteles se mantienen aún cuando el evento termina y la normalidad vuelve a las calles, siendo la curva de Ballagarey una de las más famosas, bautizada por los mismos pilotos como ¨Ballascary¨ por su extrema velocidad y corto ángulo, que traducen cualquier error en un grave accidente. Durante 5 carreras extendidas durante una semana de competencia y una otra semana previa de prácticas, los pilotos vuelan sobre el circuito a más de 300 km/h con velocidades promedio que sobrepasan los 210 km/h, quebrando récords año tras año.

 

 

Son esas características del circuito las que han propiciado un total de 253 muertes desde el inicio de la competencia y, con un promedio de entre 1 y dos muertes por año, el evento sigue cobrando vidas y alimentando su estatus como la prueba más peligrosa del deporte motor en el mundo.

Pilotos de todo el mundo han probado suerte en el evento y, a lo largo de sus 100 ediciones, el TT ha conocido grandes personalidades dentro y fuera de la pista. El piloto más ganador de la historia y considerado Rey de la Montaña es el norirlandés Joey Dunlop, que cuenta con 26 victorias a lo largo de una carrera de 24 años y más de 102 participaciones divididas en las diferentes categorías. John McGuinness, otra de las leyendas de la prueba, se sitúa segundo gracias a 23 primeros puestos. Un segundo Dunlop, sobrino de Joey e hijo de Robert, Michael, ocupa el tercer escalón de la tabla histórica con 19 victorias.

 

Joey Dunlop y su característico casco amarillo tomando una curva del histórico trazado.

 

Entre esta familia norirlandesa, la cifra llega a 45 TTs ganados y la cifra aumenta a 50 si se agregan las del hermano de Joey, Robert, con 5 más para agrandar el récord familiar. William, el último de los Dunlop que tiene una historia ligada al TT, hermano de Michael, llegó a participar del evento en diez ediciones hasta su muerte en 2018 mientras realizaba una sesión de prácticas en el 100 Road Races de Irlanda, un evento previo al TT que sirve de preparación para un gran número de pilotos.

Otras grandes figuras del evento han dejado su huella como el fantástico Ian Hutchinson, primer y único piloto hasta el momento en conseguir el pleno de 5 victorias en una semana, cuando en 2010 arrasó a su competencia en cada una de las 5 principales categorías, a excepción del Zero TT y la sidecar, en las que no compitió. Nadie más ha logrado dicha hazaña, y lo hecho por el inglés es y será siempre objeto de veneración por parte de los fans del motociclismo en general y del TT en particular.

 

 

Giacomo Agostini, referenciado como el motociclista más laureado de la historia, también probó sus habilidades en la ruta manesa consiguiendo 15 títulos de MotoGP entre 1964 y 1976, acompañados por una cifra récord de 122 victorias. Habiendo participado de 8 ediciones del TT y saliendo victorioso en 10 pruebas durante esos años en los que el MotoGP aún rodaba por la isla, ´Ago´ también ha dejado su huella en el trazado.

En estos más de cien años, el TT también ha visto rodar por su circuito a una personalidad ligada a otra rama de la velocidad, como es el caso del mítico John Surtees; el multicampeón piloto inglés ganador de 7 títulos de MotoGP entre 1956 y 1960 y campeón de Fórmula 1 en el 64 también testeó sus habilidades en la mortífera ruta de la Mountain Course con gran éxito cuando la prueba aún formaba parte del circuito mundial de MotoGP. Con 6 victorias en la Isla, Surtees ocupa la decimotercera posición histórica del TT y es, a día de hoy, una de las historias más fascinantes y particulares que el Tourist Trophy a dado desde su concepción.

 

Mujeres en el TT

Así como el evento ha dejado numerosos apellidos célebres y grandes historias, el TT, cuna de grandes pilotos y personajes que siguen surgiendo a lo largo de los años, no es exclusivo para hombres. A lo largo de su historia, la prueba ha visto rodar por su asfalto a un importante número de mujeres. La más laureada y destacada de todas es Maria Costello, quien en la última edición se convirtió en la primer mujer en completar dos pruebas de TT en sidecar y en motocicleta en un mismo año, haciéndolo además en el mismo día de competencia.

En 2016 había conseguido ser la primera mujer en subirse a un podio en el Classic TT de 2016, una modalidad diferente pero oficial dentro del programa del evento en el que los pilotos, hombres en su mayoría, compiten a bordo de motos antiguas durante el mes de agosto, una vez finalizado el evento principal. Con más de 20 años de trayectoria en la Isla de Man, Costello es una de las grandes referentes del motociclismo en Inglaterra y en el mundo y se ha establecido como nexo entre las mujeres y el deporte, organizando canales de comunicación para establecer un vínculo entre ellas y el deporte para que estas puedan compartir sus experiencias arriba de las dos ruedas y se animen a participar y a congregarse alrededor de él. Maria también ha sido condecorada como Miembro de la Orden del Imperio Británico en 2009 por su incesante aporte al deporte de la motocicleta.

 

 

En una entrevista concedida a la BBC en marzo de 2019, Costello se expresó sobre su rol de referente para las jóvenes pilotos: ¨Si, creo que mi rol se ha convertido en algo así como el de una pionera¨, y añadió un pensamiento sobre cómo iniciar a más y más niñas: ¨inicialmente, se trata de hacer entender a los padres que sus hijas pueden probar las motocicletas. Eso fue difícil con los míos, ellos no lo terminaban de entender, y ahí es desde donde van a venir más corredoras¨.

Si vamos un poco hacia atrás, la pionera en cuanto a participaciones en el TT se refiere es Beryl Swain, esposa de un dueño de un taller de motos que se convirtió en la primera mujer participante en la prueba más peligrosa del mundo en 1962 con un 22º puesto compitiendo en una parrilla de 25 pilotos en una motocicleta de 50 cc. Tristemente, su carrera en la Isla de Man y en el motociclismo no duró más de una edición debido a la imposición de una regla de peso mínimo que todo piloto debió respetar en claro desfavorecimiento de una Swain que, con su diminuto cuerpo, nunca podría haber llegado a dicho número. La medida, según la aclaración de Matthew Richardson, curador de la organización Manx Social Heritage a la BBC en 2014, respondió al hecho de que los organizadores no podían soportar que una mujer se expusiera a semejante peligro de igual manera que los hombres, y que tenían temor de que un accidente protagonizado por una mujer pusiera en tela de juicio la integridad del certamen. Eran otras épocas.

 

Beryl y Eddie Swain en 1962.

 

16 años tuvieron que pasar para que otra mujer pudiera rodar las curvas del circuito de montaña del TT. Fue Hilary Musson, quien en 1978 debutó en la llamada Fórmula 3. En la misma divisional, otro piloto llamado Musson participaba de la carrera. Era John Musson, esposo de Hillary, que finalizó una posición por delante de su mujer dando lugar a otra mítica historia del Tourist Trophy, en lo que fue su primera de 9 participaciones y 8 finalizaciones del trazado. Musson, años después, fue protagonista de un fatídico accidente en la edición del año 2007 mientras ejercía como oficial de carrera al costado del trazado. Marc Ramsbotham, de 34 años, tuvo un accidente que culminó con su muerte y la de otros dos miembros del staff de carrera, mientras que Hillary y Janice Ann Phillips salvaron sus vidas luego de recuperarse de un grave estado de salud. Musson perdió su pierna izquierda en el accidente, y nunca más volvió a participar del evento.

 

Pilotos, camaradas del peligro

Los pilotos que año a año se hacen presentes en el evento están dispuestos a soportar el riesgo y los nervios que tamaña actividad expone en ellos. Fue precisamente debido a su extremo peligro que el trazado dejó de formar parte del del circuito internacional del MotoGP en 1976 y ellos siguen estando ahí. Nadie los obliga a ir, y el dinero que consiguen al tener éxito no les permite llevar una vida acomodada, pero lo que prima en sus cuerpos y sus mentes es la adrenalina de subirse a la moto y desafiar a la ruta y a la naturaleza en un acto de mímesis entre moto y piloto.

La pasión y la necesidad de velocidad y riesgo que se hace presente en cada piloto es más fuerte que el miedo a perder la vida, y eso hace que año tras año la isla se siga llenando de competidores y espectadores que aman al evento y al deporte. Los pilotos, camaradas del peligro, saben perfectamente que al salir disparados desde la línea inicial pueden estar escribiendo sus últimos momentos en este mundo, y manejan entre ellos un profundo respeto y admiración. Es esto, en definitiva, lo que hace a este evento tan especial y diferente a todos los demás. El extremo peligro y la pasión pura por el deporte y las vivencias de pilotos, organizadores y público han dotando al mismo de una mística y una sacralidad digna de presenciar durante dos semanas en las que la isla se paraliza y vive con euforia la celebración de una tradición próxima a ser centenaria y que ocupa un lugar muy importante en la cultura deportiva de las islas británicas.

 

¨Nadie maneja fuera de sus límites, pero tienes accidentes. El año pasado estaba en el hospital con tres vértebras rotas, el coxis roto, manos quebradas, mi cerebro estaba sangrando…así que estamos mejor que el año pasado, ¿verdad? Estoy aquí intentando ganar un TT. ¿Por qué? Nunca vas a ser rico, no tiene nada que ver con eso. Es el amor por esto.¨ Lee Johnston.

 

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 59 times, 12 visits today)
Tags: , ,
Periodista. De Córdoba, Argentina. Hincha del fútbol modesto y del básquetbol en todas sus formas. Convencido de que el deporte es cultura.

Related Article

No Related Article

The BreakerLetter

Archivos

¡Ya salió la The Lines 13!

Consíguela haciendo clic aquí

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores