viernes, 18 octubre, 2019
Banner Top

Irlanda es una de las selecciones de rugby más consagradas del hemisferio norte junto con Inglaterra, Gales, Escocia y Francia. Cuenta con cuatro títulos del extinto Home Nations, competencia que se desarrollaba sin Francia, seis Cinco Naciones (sin Italia) y cuatro Seis Naciones, tres de ellos con un Grand Slam, ganando todos los partidos. Como si esto fuera poco, clasificó a todos los Mundiales que se realizaron y este año llegó a Japón en la cima del ranking de la IRB por encima de los All Blacks, a quienes derrotaron por primera vez en 2016 y repitieron la hazaña en 2018.

Pero, con semejante currículum, parece inédito que un equipo de este calibre no haya superado la barrera de los cuartos de final en una Copa del Mundo. Y, por más de que llegan en óptimas condiciones como ya mencionamos, Japón 2019 parece no ser la excepción. Esto se debe a que, tras caer sorpresivamente ante Japón, tendrán que enfrentarse nada menos que a Nueva Zelanda. Sin embargo, repasemos un poco la historia del Trébol en las citas mundialistas.




NUEVA ZELANDA 1987

En la primera Copa del Mundo, Irlanda quedó alineada en el Grupo B junto a Gales, que volverá a aparecer en esta historia dentro de dos décadas, Canadá y Tonga. El partido clave frente al Dragón terminó con derrota para los irlandeses por 13 a 6, que los dejaba en la segunda posición de la zona y, en consecuencia, emparejados con el primero del Grupo A. Como veremos a lo largo de esta travesía, la suerte nunca estuvo a favor del Trébol ya que siempre tuvo que vérselas con un equipo de época. En este caso sería Australia, que haría historia en los próximos 12 años.


Como si el rival no fuera lo suficientemente poderoso, los Wallabies contaban con el factor de la localía, ya que ese encuentro de cuartos de final era uno de los dos que se disputaba en territorio australiano, más precisamente en Sydney.

Desde el comienzo de los 80 minutos la supremacía de los locales se hizo sentir y el resultado final decretaba que los europeos caían 33 a 15. Era la primera de tantas caídas que iban a sufrir en los años venideros.

 

 

INGLATERRA 1991

El Mundial de Inglaterra se presentó como un escenario de revancha para el Trébol. No solo por el hecho de la cercanía geográfica entre Irlanda y el país anfitrión, sino por la similitud del transcurso del torneo con lo acontecido cuatro años atrás.

Otra vez los irlandeses volvían a quedar segundos de su grupo a manos de un colega europeo -esta vez fue Escocia- que lo obligaba a enfrentarse contra el primero de otra zona.

Y como si el emparejamiento hubiese estado guionado por un escritor de Hollywood, otra vez volvía a aparecer la sombra de Australia en cuartos de final.

Pero esta vez el escenario era adverso: Irlanda oficiaba de local ya que el partido se disputó en Lansdowne Road. El efecto del calor de la gente sirvió para mejorar la performance de 1987, pero no para doblegar a los Wallabies, que terminaron imponiéndose por un ajustado 19-18. Por segunda vez, los irlandeses se quedaban sin nada en el inicio de la fase de eliminación directa.

 

SUDÁFRICA 1995

Casi todos conocen la historia del seleccionado sudafricano que, con el apoyo de Nelson Mandela, consiguió su mejor actuación histórica y se coronó campeón. En el caso de Irlanda, nada iba a cambiar.

Otra vez iba a finalizar segunda en su grupo por detrás de Nueva Zelanda pero al menos eliminó a Gales, demostrando la progresión de 1987 a 1995.
La maldición de los Wallabies no se iba a repetir en cuartos de final, ya que habían quedado emparejados con Inglaterra.

Sin embargo, iba a ser Francia el nuevo verdugo del Trébol con un trámite de partido similar al de Australia en el ´87. Tercera vez en fila que Irlanda caía en esta instancia (36 a 12) frente a los galos y el techo de cristal seguía atormentándola.

 

GALES 1999

El cuarto Mundial de la historia traía un cambio en el cual agregaban un quinto grupo, debido a que se pasaba de 16 a 20 equipos. El primero de cada uno de ellos se clasificaba directamente, mientras que los segundos y el mejor tercero disputaban un playoff para determinar los tres equipos que completaban el cuadro de cuartos de final.

Como manda la historia, Irlanda volvió a finalizar en la segunda posición de su zona sumando su tercera derrota en cuatro Copas del Mundo frente a Australia y debía ir al repechaje.

Y aquí iba a aparecer su nueva némesis, que reemplazaría a los Wallabies: Argentina. Con un try agónico de Diego Albanese sobre el final del partido, Los Pumas derrotaron 28 a 24 a los europeos, accedieron a cuartos de final y se quedaron con el primero de varios encuentros entre estas dos selecciones.




AUSTRALIA 2003

Para esta Copa del Mundo la World Rugby volvía a cambiar el formato al dividir a los 20 equipos en cuatro grupos de cinco equipos, en donde los dos primeros clasificaban directamente a cuartos de final. Irlanda volvía a quedar segunda en su zona a manos de Australia, aunque conseguía tomarse revancha de lo ocurrido cuatro años atrás al derrotar a Argentina por 16 a 15 y dejarlos fuera de la próxima fase.

Como si con los Wallabies no hubiera sido suficiente, otro viejo conocido volvía a aparecer para amargarle los planes a los irlandeses. Al igual que en 1991, Francia, que había relegado a Escocia al segundo lugar de su grupo, volvía a vapulear al Trébol, esta vez por 43 a 21, y a dejarlos fuera de la competencia en esta fatídica instancia.

 

FRANCIA 2007

Si alguien tiene la posibilidad de preguntarle a un irlandés fanático del rugby, seguro les diría que la Copa del Mundo de 2007 es de los peores recuerdos que debe tener. Y no es para menos. Si caer cada cuatro años en cuartos de final se empezó a convertir en una tortura, imagínense no llegar ni siquiera a esa fase.

El destino fue caprichoso y emparejó a Irlanda en el Grupo A con Francia y Argentina, dos de sus archirrivales en Mundiales. Los Pumas dieron un golpe sobre la mesa cuando derrotaron a los locales en el debut y, en consecuencia, los irlandeses sufrieron la necesidad de los galos de conseguir todos los puntos que pudiera. Francia pasó por arriba a Irlanda por 25 a 3.

Esto dejó todo en manos de Irlanda y Los Pumas en el duelo de la última fecha, que terminó siendo el segundo batacazo de los argentinos en esa Copa del Mundo. Con una actuación magistral de Juan Martín Hernández, superaron 30 a 15 a los europeos, clasificaron en la primera posición y dejaron afuera de la siguiente etapa al subcampeón del Seis Naciones de ese año.

 

NUEVA ZELANDA 2011

Tuvieron que pasar 24 años para que Irlanda pudiera, por fin, ganar su grupo en un Mundial. Y qué mejor manera de hacerlo que relegando a Australia a la segunda posición y, al mismo tiempo, evitando a Sudáfrica, que había ganado todos los partidos del grupo D.

El Trébol volvía a acceder a los cuartos de final y tenía enfrente a una Gales que, sobre papel, parecía ser un rival más accesible que los Springboks.

Sin embargo, la lógica no aplicó para este caso, ya que los Wallabies superaron a los sudafricanos mientras que los irlandeses cayeron 22 a 10 frente a los galeses, en la que se perfilaba como la mejor opción de clasificar a semifinales que habían tenido en toda su historia.

 

INGLATERRA 2015

Esta tenía que ser la vencida sin duda. La mala suerte y el pobre rendimiento de Irlanda en cuartos de final parecían no tener lugar para el bicampeón del Seis Naciones que estaba desplegando un juego vistoso y efectivo.

Estuvo al nivel de las expectativas en la primera fase ya que se quedó con la cima de su grupo ganando todos los partidos y volvía a acceder a los cuartos.

En frente esperaba Argentina, que había finalizado segunda de su grupo, solo habiendo perdido frente a los All Blacks. Y aquí es cuando decimos que el Trébol tuvo esa cuota de infortunio al enfrentarse con equipos de época. Se vio las caras con los restos de la Francia del rugby champagne, con los Wallabies de los ´90, y con Los Pumas en los dos Mundiales que más lejos llegó.

Otra vez Irlanda fallaba en cuartos de final al ser doblegada por los argentinos por 43 a 20 en un Millenium de Cardiff en donde todos apoyaban a los sudamericanos, pese a estar a menos de 500 kilómetros de distancia de Irlanda.

Tags: , , , , , , , , , , ,
Facundo Osa
¡Buenas gente! Soy Facundo Osa, tengo 20 años y me gusta escribir de todo un poco. Últimamente estoy en una parte más polideportiva de mi escritura ya que me alejé del fútbol porque dejó de atraparme como antes. Así que ya saben, cada vez que vean alguna nota que sea de algún deporte que no frecuentamos tanto en la página, seguro sea mía jajajaja. Ya que están, síganme en Twitter (@FacuOsa) si no se quieren perder de nada del mundo polideportivo (especialmente rugby, básquet y automovilismo).

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: