domingo, 17 octubre, 2021
Banner Top

El deporte, como todo en la vida, está lleno de historias de superación. De campeones inesperados. De cuentos de hadas en los que cenicienta vence todas las adversidades para enamorar al príncipe de turno o, mejor dicho, a los aficionados de todos los colores y lugares. Y a mayor importancia del torneo mayor es la gesta y el recuerdo que nos deja su éxito.

Los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 nos dejaron una de estas historias. No acabó en victoria, tampoco nos vamos a poner exigentes, pero el contexto político y social del país y la escasez de recursos para preparar el torneo convierten un cuarto puesto en algo equiparable a una medalla de oro. Vamos a contar la historia del mejor resultado en el torneo olímpico de un país de Asia Occidental.

Ya la clasificación marcaba la llegada de algo grande. Cuando llegas a la última jornada tercera de grupo, solo clasifica el primero, y necesitas de una carambola, ya sabes que tus opciones no pasan por un buen momento. Así llegaba Iraq a su duelo ante Arabia Saudita. Necesitaba ganar, los saudíes también dependían de una victoria para clasificar, y que Omán y Kuwait empataran. Mientras Iraq ganaba su partido 3-1, las otras dos selecciones del Golfo empataban sin goles quedando ambas fuera de la cita olímpica. 

Con el país enfrascado en una cruenta guerra y sin apenas posibilidad de preparar el torneo en unas mínimas condiciones, Iraq se presentaba en Atenas con la ilusión intacta. Un grupo de desconocidos, por el momento, futbolistas que parecían víctima idónea en un grupo en el que se medirían a Portugal, Costa Rica y Marruecos. Una selección en la que daba sus primeros pasos uno de los que, años después, se convertiría en el gran icono del fútbol de los Leones de Mesopotamia: Younis Mahmoud.

Todas las dificultades encontradas en el Preolímpico quedaron difuminadas en un comienzo de Juegos Olímpicos fulgurante. Iraq debutaba ante una Portugal que tenía en el plantel a Cristiano Ronaldo, Bosingwa, Ricardo Costa o Hugo Almeida. La victoria por 4-2 era la mejor carta de presentación posible. Emad Mohammed Ridha y Hawar Mohammed fueron las dos figuras del partido y, con el paso de los días, del torneo en la escuadra iraquí.

 

También puedes leer:   Equitación y realeza: un asunto familiar

 

Una victoria por 0-2 ante Costa Rica en la segunda jornada permitía a los iraquíes llegar a la definitiva ya clasificados para cuartos de final. El sueño ya era una realidad e Iraq estaba realizando el mejor torneo de su historia olímpica. Un sueño que se ampliaría en cuartos venciendo a la, por aquel entonces, aún oceánica Australia.  De nuevo un gol de Ridha era determinante.

El nivel de aquella selección ya había tocado techo cuando Paraguay llegó para aguar la fiesta. La Albirroja ganaba por un marcador de 3-1 y en el partido por el bronce Gilardino se encargó de finiquitar la ilusión con un gol nada más comenzar el partido que birló la opción de medalla para una selección iraquí que lucía orgullosa en el pecho la bandera de un país que estaba en proyecto de destrucción. 

El cuento de hadas se prolongaría hasta la Copa de Asia de 2007, torneo en el que salieron vencedores por primera vez en su historia en un contexto aún más complicado. Todo el país acompañó el cabezazo de Younis Mahmoud.  Pero eso será una historia para otra ocasión.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 58 times, 13 visits today)
Tags: , , , , , ,
Nací en Valladolid y vivo donde me lleve mi profesión. Entrenador, analista y, a ratos, juntaletras que hace equipo pero no marca goles. Me encanta el fútbol extraño, el alejado de los focos, el de las grandes historias de jugadores y clubes pequeños. Mis desvaríos los encuentras también en http://futboldesdeasia.com

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores