lunes, 23 mayo, 2022
Banner Top

Por Matias Chircoff 

 

En 1991 culminó una etapa que marcó el inicio de una nueva era: la Unión Soviética, tierra de grandes nombres a lo largo de la historia, quedó disuelta. Tras un proceso que comenzó en 1990, el telón se bajó definitivamente y su descomposición generó 15 repúblicas independientes entre las cuales se encuentran Rusia y Ucrania.

La agenda del 2022 comenzó con estos dos países en el centro de la escena y nosotros recorreremos la historia de ambas naciones a través de la vida de Igor Dobrovolski, un jugador de fútbol que tiene nacionalidad ucraniana, pero se nacionalizó ruso y vivió experiencias internacionales en ambos países.

 

 

La unión hace la fuerza

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) o más conocida como Unión Soviética, se creó el 30 de diciembre de 1922 tras la Revolución rusa de 1917, que tuvo a Lenin como figura promotora. El acuerdo principal contó con cuatro naciones: Rusia, Ucrania, Bielorrusia y Transcaucasia (actual Georgia, Armenia y Azerbaiyan). Con el correr de los años, se fueron sumando territorios hasta llegar a 15: Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Bielorrusia, Ucrania, Moldavia, Georgia, Armenia, Azerbaiyán, Turkmenistán, Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán y Kazajistán.

El objetivo de su creación fue claro: reactivar la economía y tener una mejor sociedad a futuro. Para ello, el Estado pasó a controlar absolutamente todo. No existía la propiedad privada, negocios personales y demás estás decir que era imposible oponerse a esto.

Geográficamente se ubicaba en Europa y Asia, ocupando más de 22 millones de kilómetros cuadrados (un sexto de todo el mundo) con 293 millones de habitantes. Esta gran extensión le dio la posibilidad de ser una potencia energética, ya que tenía acceso a recursos naturales como gas y petróleo. Todas estas características fueron sumadas a la industrialización de los territorios que, para ese entonces, ya comandaba Stalin, sucesor de Lenin.

La URSS fue una de las potencias que hizo retroceder a los alemanes en la Segunda Guerra Mundial y se transformó en un nuevo ícono bélico tras largas hazañas a lo largo de toda la contienda que duró desde 1939 a 1945.

También puedes leer:   90 de los 90: Oleg Salenko, el hombre récord olvidado

 

 

Algo no andaba bien

Una vez que finalizó la liberación de Europa, que estaba controlada por los Nazis, comenzaron los cortocircuitos entre la URSS y los Estados Unidos, ya que ambos tenían una ideología política completamente diferente. El país soviético era del bloque del este representando al comunismo y EE. UU era del bloque occidental representando al capitalismo.

Tras idas y vueltas, con aprietes y ajustes por parte de ambas naciones, se consolidó la Guerra Fría y se construyó el Muro de Berlín, que separaba a Alemania Occidental de Alemania Oriental (una parte tomada por la URSS y la otra por los americanos).

Los habitantes de la Unión Soviética, a medida que pasaron los años, fueron encontrando puntos negativos en las medidas que sus políticos empleaban y estos descontentos comenzaron a verse traducidos en las calles en forma de revueltas, protestas y desabastecimiento en los mercados.

Tras el fallecimiento de Stalin estuvieron al mando a posteriori Nikita Kruschev, en primera instancia y Mijail Gorbachov, luego. Este segundo nombre es el más importante ya que con él se pusieron en marcha acciones políticas que fueron más cercanas al capitalismo, por lo que muchas personas pudieron abrir sus propios negocios de forma personal sin depender del Estado, pudieron seleccionar sus formas de producción y hasta se dieron las primeras y únicas elecciones de la Unión Soviética, siendo una de las pocas luces de democratización para ese entonces.

Ucrania, junto con Letonia y Moldavia, fue uno de los primeros en salir del Estado soviético, proceso que luego llevaron adelante 12 territorios más. Con esta desintegración, se dio la caída del Muro de Berlín y con esto la disolución total de la URSS.

 

 

Un cóctel soviético

Igor Dobrovolski, fue un jugador de fútbol que nació en Ucrania y llevó siempre consigo raíces moldavas, sin embargo, internacionalmente, decidió jugar para la URSS.

El futbolista, oriundo de Markovo, provincia de Odessa, debutó de manera profesional el 27 de agosto de 1967, en el Nistru Chisinau de Moldavia (aún bajo injerencia de la URSS).

También puedes leer:   Estadio Central Lenin: símbolo de poder y unidad nacional

Por naturaleza extremo o delantero, el deportista pasó por varios equipos europeos: Genoa, Dínamo de Moscú, Atlético de Madrid, Castellón y Olympique de Marsella (entre otros), pero en todos sin pena ni gloria.

Es para destacar que para desembarcar en el fútbol italiano tuvo que sortear el impedimento que proponía el estado soviético para que los jugadores menores de 28 años no puedan emigrar a otros países.

 

 

Momento dorado

La etapa de mayor esplendor se situó en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, que estuvo marcado la decisión de Corea del Norte de no participar del evento. .

En estas Olimpiadas, el equipo de la Unión Soviética, que se inscribió poco tiempo antes del cierre, se alzó con el oro en fútbol tras ganar la final -nada más y nada menos- ante Brasil, donde Igor marcó el primer gol de la jornada en un resultado que finalizó 2-1.

El camino al oro se inició en el grupo tres con Corea del Sur, Argentina y Estados Unidos, allí ganó ante los últimos dos mencionados e igualó en el debut.

Con 14 goles a favor (seis de Dobrovolski) y solo seis en contra, la Unión Soviética selló una magnífica participación en el certamen. El oro en fútbol significó una de las 132 medallas (55 doradas) que consiguió la Unión Soviética en estos Juegos Olímpicos, número que lo situó en lo más alto del podio.

 

 

Tres selecciones, ¿una misma nación?

La Unión Soviética disputó su último partido bajo este nombre el 13 de noviembre de 1991 por las eliminatorias de la Eurocopa 1992. En ese encuentro, vencieron a Chipre por 3 a 0 con tantos de Oleg Protasov, Sergei Yuran y Andrei Kanchelskis.

Como un dato no menor, el elenco soviético clasificó al torneo continental, pero ya su país como tal no existía, es por eso por lo que se creó la Comunidad de Estados Independientes (CIS), una Selección que, paradójicamente, debutó ante Estados Unidos en un amistoso y ganó por 1 a 0.

También puedes leer:   El fútbol ruso y el modelo expansionista de su industria petrolera

El primer encuentro oficial de CIS fue por la Eurocopa de 1992 en un partido épico ante la Alemania ya unificada: el resultado final fue 1-1, con tanto de Igor Dobrovolski para abrir el marcador. Con un empate en el segundo encuentro y una caída ante Escocia en el tercer pleito se dio el cierre de la participación y la extinción de esta escuadra, que luego pasó a disputar sus encuentros bajo el nombre de Rusia.

Igor DOBROVOLSKI of CIS celebrates his goal with teamamtes during the European Championship match between Germany and CIS at Idrottsparken Norrkoping, Norrkoping, Sweden on 12 June 1992 ( Photo by Eric Renard / Onze / Icon Sport )

 

Centrándonos en el contexto sociopolítico, es práctico contemplar que Igor disputó encuentros oficiales para tres selecciones diferentes.  En la Unión Soviética jugó 25 partidos y anotó siete goles. Luego disputó encuentros para la Comunidad de Estados Independientes (CIS) que fue parte del desprendimiento de la URSS y cerró su participación para Rusia con un tanto en 18 partidos.

Otro hilo importante del cual tirar es que la federación rusa de fútbol se quedó con todos los galardones obtenidos bajo el régimen de la URSS, mientras que las nuevas confederaciones escribieron su historia desde cero.

 

 

El cierre de una carrera magra

Igor cerró su etapa como jugador en el mismo país que debutó. Si bien le dio un parate a su carrera en 1999, tras jugar en el Fortuna de Alemania, volvió al ruedo en 2004 para formar parte del plantel profesional de Tiligul Tiraspol hasta 2006, donde finalizó su aventura de trotamundos.

Si bien en los inicios de su carrera tenían un mayor augurio (fue elegido el futbolista soviético del año en el 1990), se fue desinflando a medida que el tiempo pasó y sin dudas le faltó para llegar a ser un jugador histórico. Sin embargo, el poder de la historia, lo coloca como uno de los pocos jugadores que han disputado partidos para tres selecciones diferentes.

 

 

 

 

 

 

(Visited 66 times, 14 visits today)
Tags: , , , , , , , , , ,

Related Article

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM