jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Las catacumbas del fútbol han vuelto a abrirse recientemente, después de que Football Leaks llevara a la primera plana algunos de los secretos que se esconden tras el balón.

Con el deporte convertido ya en un negocio, el que más ha impactado ha sido, sin dudas, la intención de los grandes clubes europeos por construir una gran Superliga que traspase sus fronteras y haga el fútbol aún más global cada fin de semana.

Eso supondría no solo dinamitar la actual Champions League, sino que también tendría un claro perjuicio para las competiciones nacionales. Es un viejo anhelo para muchos de los dirigentes de la élite futbolística europeo, un as bajo la manga para hacerle frente tanto a la UEFA como a la FIFA, aunque nunca antes la partida estuvo tan favorable para los clubes.

En el documento publicado por Football Leaks se muestra un acuerdo de 16 grandes equipos dispuestos a abandonar la Liga de Campeones y comenzar una nueva era en el fútbol europeo que nos adentraría en un escenario inédito.

La creación de una Superliga europea a partir de 2021 (año en el que termina el último trienio de la Champions League) estaría cada vez más cerca según Football Leaks y en ella participarían: Real Madrid, Barcelona, Manchester United, Bayern Munich, Juventus, Chelsea, Arsenal, PSG, Manchester City, Liverpool y Milan, como equipos fundadores. A ellos habría que sumar al Atlético de Madrid, Borussia Dortmund, Olympique de Marsella, Inter de Milan y Roma como invintados.

La nueva Superliga europea no variaría en gran medida el formato de competición de la actual Champions. Según lo que se ha filtrado esta también contaría con dos fases, una primera preliminar con los equipos encuadrados en grupos y una posterior ronda de eliminatorias.

En ese sentido se diferenciaría de la actual Euroliga de baloncesto (el ejemplo que ahora quieren replicar en el fútbol) donde el atractivo de la fase regular radica en los enfrentamientos de todos contra todos. Esto no lo veríamos en la Superliga de fútbol, donde las mayores dosis de emoción se guardarían para la ronda de eliminatorias que terminarían en una final a único partido.

También se ha especulado con la posibilidad de que exista una segunda división (algo así como una réplica de la Europa League) donde los mejores clasificados podrían ascender a la Superliga mediante una fase de promoción.

Con la intención de abortar lo que sería un golpe de estado en toda regla por parte de los clubes ante el gran organismo del fútbol europeo, la UEFA lleva tiempo cediendo a sus pretensiones. Así quedó de manifiesto en el último acuerdo alcanzado entre clubes y UEFA para el trienio 2018-2021 de la Champions League.

Cuando se hizo público el nuevo formato de competición, así como los cupos y la repartición de beneficios todos los clubes se congratularon del acuerdo alcanzado. Especialmente significativas fueron las declaraciones de Karl Heinz Rummeniegge, Director General del Bayern de Munich:

 

“Estamos contentos de permancer bajo el paraguas de la UEFA. Como resultado, no hay discusión acerca de una Superliga”.

 

Hay que recordar, también, que el exfutbolista alemán fue el primer presidente de la ECA (Asociación Europea de Clubes).

En la nueva Champions League 25 equipos se clasifican para jugarla de manera directa y 16 de los 32 participantes (la mitad) pertenecen a las cuatro grandes ligas europeas. España, Inglaterra, Italia y Alemania cuentan con cuatro participantes cada uno de manera permanente.

También esta edición ha significado la primera vez que el número de campeones de liga es inferior a los no campeones. Pero los números para los grandes clubes europeos no solo mejoran en los cuantitativo, también en lo cualitativo.

El reparto económico vuelve a subir el listón y en esta edición se esperan superar los 3.000 millones de euros a repartir entre los participantes. Las operadores televisivos siguen siendo las principales fuentes de financiación y también los grandes exprimidos en unos contratos que no paran de crecer.

Ante este panorama los clubes se han mostrado, al menos en sus declaraciones públicas, opuestos a una Superliga, ya que el modelo actual de Champions (2018-21) se parece mucho a esa competición cerrada y privada que han ideado a escondidas, en la trastienda del fútbol.

Hasta allí ha llegado Football Leaks para airear sus planes. Debido a ello las reacciones no se han hecho esperar y todas ellas han sido igual de contundentes.

Desde la FIFA, su presidente Gianni Infantino ha asegurado que los futbolistas que disputen la Superliga quedarían automáticamente excluidos del Mundial y el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferín, se ha mostrado inflexible: “No habrá, bajo mi mandato, ningún torneo cerrado, no entra en nuestros planes”.

El caso es que Football Leaks también ha sacado informaciones sobre ambas organizaciones favoreciendo la financiación anti Fair Play del Manchester City y del PSG, que podrían obligar a ambos presidentes a dimitir en caso de confirmarse.

Por su parte, el presidente de LaLiga, Javier Tebas, que vería como tres de sus principales equipos (Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid) están inmersos en el proyecto de la Superliga ha dejado una reflexión interesante: “Para mi la Superliga europea es un proyecto de ‘barra de bar’ a las cinco de la mañana de unos cuantos presidentes de clubes grandes” asegura Tebas antes de preguntarse:

 

“¿Cómo se ha hecho grande el Bayern, el Real Madrid o el Manchester United?, pues ganando títulos, sobre todo en sus competiciones nacionales. Se han imaginado que alguno de esos equipos pueda ir noveno o décimo en la Superliga y que jueguen entre ellos. Sería un partidazo, pero sería un noveno contra un décimo. ¿Han pensado en eso?”.

 

En eso tiene razón Tebas, esa Superliga solo la podría ganar uno, por mucho que otros se lleven una parte del pastel.

Tags: , , , ,
Emmanuel Ramiro Fernández
Extremeño en Madrid. El mágico año 92 me enganchó al Deporte en Mayúsculas. Luego sería el fútbol el que me haria correr detrás de la pelota. A esa carrera llevamos dedicándole toda una vida porque el deporte también me enseñó que esto del periodismo es una maratón, más que un sprint de 100 metros. Son las historias de factor humano que florecen alrededor del deporte las que más me interesan. Especializado en el fútbol europeo, me declaro un devoto seguidor del fútbol posicional y del pase horizontal. Las bufandas me las quedo en casa. Creo que la calidad se terminara imponiendo al click bait y confió en que esa línea la rompamos aquí, en TLB.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: