miércoles, 22 septiembre, 2021
Banner Top

El retorno de Fernando Alonso a la Fórmula 1 rompe los paradigmas de un campeonato que, año tras año, ve un rejuvenecimiento constante plasmado en el promedio de edad de su grilla. Este año está a la vista: las llegadas de Mick Schumacher y Nikita Mazepin a Haas, ambos categoría 99, y de Yuki Tsunoda a Alpha Tauri, categoría 2000, provenientes de la F2 relegaron a pilotos diez años más grandes que ellos como Danil Kvyat, Romain Grosjean y Kevin Magnussen al puesto de piloto de simulador, en el primer caso, y a abandonar la categoría en los dos últimos.

Sin embargo, la vuelta del español de la mano de Alpine está totalmente respaldada. Dos campeonatos de pilotos (2005 y 2006), más de 1800 puntos conseguidos a lo largo de su carrera, pese a que recién en 2010 se implementó el sistema de puntuación actual que ofrece más del doble de unidades que su antecesor, y varias temporadas peleando en la cima hasta que firmó un mega contrato con McLaren en 2015 que lo alejaría de cualquier esperanza de podio.

 

 

Pero, ¿Por qué hablaríamos de la versatilidad de Alonso al volante si solo nos estamos centrando en sus estadísticas en la Fórmula 1? La cuestión radica en que el asturiano experimentó otros tipos de competencias en sus dos años fuera de la categoría reina del automovilismo, y hasta incluso durante su penúltima temporada en 2017. El entonces piloto de McLaren se ausentó del Gran Premio de Mónaco de ese año para correr las 500 millas de Indianápolis con el equipo de Mario Andretti aunque no pudo finalizar la prueba debido a una falla de su motor Honda.

También incursionó en las carreras de resistencia, donde se coronó campeón del World Endurance Championship (WEC) en la categoría LMP1 a bordo de un Toyota junto a Sebastian Buemi y Kazuki Nakajima, incluyendo la victoria en las 24 Horas de Le Mans. Un año más tarde incursionó en el WeatherTechSports Car Championship donde se impuso en las 24 Horas de Daytona con el equipo Wayne Taylor Racing y, unos meses después, volvió a probar suerte en las 500 Millas aunque no superó el corte de clasificación.

En 2019 también se animó a las competencias de rally raid con un copiloto de la talla de Marc Coma, seis veces campeón del Dakar en motos, con el que participó en diversos campeonatos de preparación, incluyendo fechas del Mundial de Rally-Cross de la FIA, que le servirían de cara al Rally Dakar 2020. Alonso fue el primer campeón de la Fórmula 1 en formar parte de la prueba más dura del mundo motor y el tercero con experiencia en la categoría, siguiendo los pasos de Jacky Ickx, quien se coronó en la edición de 1983, y Jean Schlesser. No le fue nada mal en su debut ya que finalizó 13° al volante de una Toyota Hilux.

 

También puedes leer:   ¿Por qué hay sequía de pilotos brasileros en la Fórmula 1?

 

Una vez que se contempla esto es cuando se puede empezar a analizar y buscar el lugar que ocupa el español en la historia grande del automovilismo. Pero todavía hay una variable sin respuesta que pone en jaque cualquier afirmación que se haga: el criterio a utilizar. La imposibilidad de cuantificar o de otorgarle valor numérico a todos los logros posibles dentro del mundo motor deriva en la falta de un denominador común a la hora de comparar las distintas eras y los pilotos más importantes de cada una de ellas. ¿Acaso un título de Fórmula 1 vale más que un Rally Dakar? ¿Conseguir la victoria en las 500 millas de Indianápolis supone un mayor desafío que el campeonato de IndyCar? ¿A qué lugar quedan relegadas las categorías de resistencia? ¿Pesan más los dos títulos de Alonso en la Fórmula 1 que los 9 de Sebastian Loeb en el World Rally Championship? ¿Y los 13 Dakars de Stephane Peterhansel?

 

 

Actualmente, el único parámetro existente que es aceptado por la mayor parte de los especialistas y corredores es la Triple Corona, que consiste en ganar las 500 millas de Indianápolis, las 24 horas de Le Mans y el Gran premio de Mónaco. Cada una de estas pruebas tiene su dificultad particular, que varían una de la otra y, entre todas, llevan a los competidores al máximo de sus capacidades y los corona como los más versátiles.

Las 500 millas de Indianápolis forman parte del campeonato de IndyCar y consiste en girar 200 vueltas alrededor de un óvalo a una velocidad promedio superior a 360 kilómetros por hora, con dos curvas que se pueden llegar a tomar cerca de los 400. El reto se vuelve aún más difícil al tener que derrotar a 32 autos a esas velocidades en rectas de sólo 15 metros de ancho y curvas de 18, donde con salirse centímetros de la línea de carrera implica perder inercia, que cuesta más de dos vueltas en recuperarla, e incluso un potencial choque contra el muro.

Las 24 horas de Le Mans es la segunda parada del World Endurance Championship (WEC) y pone a prueba la resistencia de los equipos en stints de más de tres horas en un circuito de más de 13 kilómetros de longitud con un tiempo de vuelta promedio superior a los tres minutos y medio. Lo que hace única a esta prueba en relación a las otras dos es que un auto es ocupado por tres pilotos, por lo que uno puede ser el mejor de toda la pista y ver como se esfuma su esperanza por un error de su compañero.

El Gran Premio de Mónaco está incluido en el calendario de la Fórmula 1 y es el fin de semana más glamoroso de todas las categorías del automovilismo. Al correrse en las calles del principado, se trata de un circuito muy estrecho, con pocas oportunidades de adelantamiento y altas chances de terminar contra un muro. Es por esto que es la prueba que más exige a los reflejos, a las muñecas y a la paciencia de los pilotos.

Hasta el momento, el único hombre que fue capaz de conseguir la Triple Corona fue Graham Hill, quien obtuvo las 500 millas en 1966, las 24 horas de Le Mans en 1972 y el Gran Premio de Mónaco en cinco oportunidades (1963, 1964, 1965, 1968 y 1969) siendo el segundo máximo ganador de la historia del circuito callejero por detrás de Ayrton Senna. El objetivo de Alonso, dicho por él mismo, era conseguir la Triple Corona y sumarse a Hill como los únicos dos pilotos en toda la historia en alcanzar ese hito. Actualmente sólo le resta coronarse en las 500 millas, ya que se quedó con el Gran Premio de Mónaco en 2006 y, como se mencionó anteriormente, con las 24 Horas de Le Mans en 2018.

Y es que en el automovilismo moderno es impensado ver una hazaña de este tipo, debido a que los grandes pilotos de cada disciplina no se alejan de sus especialidades. Es muy improbable ver a Lewis Hamilton correr un Dakar pese a ser heptacampeón de la Fórmula 1, así como nadie se imagina a Sebastian Loeb en un campeonato de resistencia, o a Stephane Peterhansel manejando un coche de IndyCar a 350 kilómetros por hora. 

Allí es donde las aventuras de Alonso en estos últimos tres años cobran relevancia, más aún si tenemos en cuenta que también está a las puertas de la Triple Corona de Resistencia. Si bien no es un parámetro utilizado globalmente, solo en el nicho de las carreras de larga distancia, el asturiano ya se impuso en las 24 Horas de Le Mans y en Daytona, por lo que solo le faltaría una victoria en las 12 horas de Sebring para convertirse en el 13° corredor en conseguirla.

Es por esto que, aunque se siga sin definir un criterio transversal y universal que aplique y tenga en cuenta las diferentes facetas y matices de todas las categorías que componen al mundo motor, se puede afirmar que Fernando Alonso es y será uno de los pilotos más polivalentes de la historia de este deporte.

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 80 times, 15 visits today)
Tags: , , , , ,
Me declaro ferviente enemigo del monopolio del fútbol en los medios e impulsor de historias polideportivas. También soy fanático del olimpismo, su espíritu por lo que creo que hay que contarlo y difundirlo todos los días, no cada cuatro años.

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores