jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Si tuviéramos la posibilidad de dividir a los jugadores de fútbol en bloques puros y duros (porque, como sabemos, todo es relativo y nada es absoluto), podríamos utilizar las siguientes afirmaciones:

• Están los que nacen con un talento natural y lo explotan en cada una de las categorías por las que pasan, terminando por convertirse en leyendas de este deporte;
• Podríamos destacar, también, a aquellos que poseen de nacimiento un don similar a los del primer grupo (o amagan con tenerlo) y que, por ende, terminan por ser catalogados como nuevas estrellas, pero acaban estrellados en el tiempo –por lesiones, presión, etc.-;
• Luego aparecen los obreros del balón, esos que quizás pasan desapercibidos durante toda su trayectoria, pero los cuales son sumamente necesarios para triunfar;
• Y, por último, podríamos mencionar a los self made men, esto es, los hombres que se hicieron a sí mismos, aquellos que comenzaron por fuera de los radares pero que, a base de esfuerzo, entrenamiento y dedicación, terminaron por convertirse en figuras de sus equipos con el paso de los años, siendo cada temporada mejor que la anterior.

Es en este último punto en el cual me quiero detener para presentar a la persona con la cuál tuvimos la posibilidad de conversar para The Line Breaker. Un hombre que fue dando pasos de a poco en el mundo del fútbol (jugando al futsal o en segunda división) para terminar por convertirse, con el pasar de los años, en una de las figuras de una Selección de Gibraltar que pasó de recibir goleadas en sus primeras campañas dentro del mundo FIFA a no solo discutirle de tú a tú a varias selecciones, sino que hasta les han comenzado a ganar.

A Kyle Albert Goldwin (nacido un 24 de abril de 1985 en el peñón) le empezó a “picar” el bichito del arco desde muy pequeño, a tal punto en que eran su padre y su tío los que lo ponían a practicar. Eran, según él, “recuerdos muy lindos”. Y es curioso, dado que los niños tienen el sueño de convertir aquellos goles míticos que los conviertan en objeto de aclamación, o ser los que den ese pase punzante y hermoso, pero casi nunca poseen el ahnelo de convertirse en los anuladores de la belleza absoluta en el fútbol, que es el gol. Solo aquellos con un temple especial pueden soportar el peso de ser los villanos del juego, y a Goldwin nunca le tembló el pulso.

Los años pasaron y Kyle comenzó a hacer un lento proceso que lo llevó, como dijimos, a disputar tanto torneos de futsal como de segunda categoría -esta vez en el fútbol tradicional- hasta que le llegó su primera gran oportunidad: fichar por el Gibraltar United para la campaña 2014-2015, temporada en la cual el club logró ascender a la Premier League.

Esta institución, cuya filosofía es la de comenzar a darle mayor relevancia a los jugadores locales, “empezó un proyecto muy ambicioso” según cuenta Goldwin, y no es para menos: en abril del 2017 el United fue comprado en parte por un grupo empresarial en donde participa, entre otros, el ex jugador del Real Madrid Michel Salgado. Desde entonces, los Diablos Rojos no paran de crecer, pasando de salvarse por poco en su campaña de retorno a Primera a comenzar a creer que participar de un torneo internacional es posible. De hecho, ya comienzan a tener a sus primeros jugadores en la Selección Nacional, lo cual es una muestra clara de la proyección de este proyecto.

 

El día que entraron al mundo grande del fútbol

“El fútbol en Gibraltar es pura pasión y es el deporte preferido del país, cientos de niños lo juegan diariamente y también hay muchísimos jóvenes que disputan las categorías infantiles. Es pura pasión por el deporte” cuenta emocionado el portero acerca de cómo se vive el deporte rey en el peñón.

Pero, a pesar de mover multitudes, a este territorio de alrededor de 33 mil habitantes le faltaba algo, había un vacío que no se podía llenar. Y es que, si bien el fútbol comenzó a jugarse allí nada menos que en 1892, al no ser reconocidos ni por la FIFA ni por la UEFA no podían terminar de avanzar, teniendo que conformarse con disputar torneos menores como los Juegos de las Islas o la FIFI Wild Cup.

Todo cambió un 13 de mayo del 2016, cuando el máximo organismo aceptó finalmente el ingreso de Kosovo y Gibraltar como naciones con plenos derechos, por lo que ahora el “equipo 54” podía, por fin, soñar con participar de la Copa del Mundo. “Imagínate, muchos años de rechazos y finalmente fuimos aceptados. Fue un día espectacular y en donde el pueblo entero celebró” diría Kyle.

 

“Pienso que el futuro de Gibraltar va en muy buen camino, todos los clubes tienen categorías inferiores y les ponen mucha atención a ellos. También la decisión que tomó la federación en implementar que todos los equipos utilicen a tres locales durante los partidos ha beneficiado muchísimo a la selección y al jugador local”.

Desde entonces, Gibraltar comenzó a competir en un mundo más grande que el de la UEFA (donde se habían logrado afiliar en el 2013, participando de las eliminatorias para la Eurocopa del 2016), pero el objetivo parecía ser el mismo que el de cada pequeña nación: tratar de no recibir goleadas. Y es que, al ver los resultados de los primeros años como miembros de los dos organismos –el continental y el mundial-, eso era lo que solía ocurrir: Polonia les endosó un 0-7 y un 8-1, Irlanda los recibió con un 7-0, Escocia logró ganar por “dos sets” (6-1 y 0-6) o incluso Bélgica demostró su poderío ofensivo ante los humildes jugadores semiprofesionales al vencerlos por 0-6 y 9-0 (esta es la mayor derrota de la historia de los Menudos).

El panorama parecía desolador, incluso habiendo conseguido algunos resultados importantes, como el empate ante Eslovaquia -en su primer partido como afiliados a la Unión de Asociaciones Europeas de Fútbol- o el triunfo ante Malta, pero todo cambió con la llegada de un entrenador que les cambió la mente por completo.

 

 

Julio Ribas, el hombre que lo transformó todo

El uruguayo Julio César Ribas es todo un trotamundos. No solo dirigió varias veces en su país, sino que también ha estado en Paraguay, Italia, España o incluso comandando a la Selección de Omán. Sin embargo, en el 2016 le llegó la que puede ser catalogada como la oferta más curiosa de su currículum, ya que era el Lincoln Red Imps de la Premier de Gibraltar el que golpeaba a su puerta.

Con este club no solo logró ganarlo todo a nivel nacional, sino que además hizo historia en aquel 2016, cuando lograron avanzar a la segunda ronda clasificatoria de la Champions League, en donde vencieron a un gigante como lo es el Celtic de Glasgow en el encuentro de ida –luego caerían en la revancha-.

Gracias a estos resultados, Ribas sería escogido para comandar a la Selección durante el nuevo torneo implementado por la UEFA, la Nations League. Goldwin crecería muchísimo bajo su mandato, y si bien desde el 2015 había comenzado a ser llamado para ser parte del seleccionado (desde ese mismo año es nombrado como mejor portero del campeonato por los fans), no fue hasta marzo del 2018, en un amistoso en el Victoria Stadium ante Letonia, en el cuál pudo no solo debutar, sino también darle un gran triunfo a su equipo por 1-0 gracias a sus atajadas.

“¡Fue un día que jamás olvidare! Yo nunca tomaré como garantía de que me vayan a llamar para la selección. Había estado convocado para todos los partidos -menos uno- para la previa del mundial, pero por una razón u otra nunca tuve la oportunidad de jugar. Hasta el día de hoy le doy las gracias al míster de antes (Desi Curry) porque eso me hizo más fuerte mentalmente. Aquel día, el 25 de marzo del año pasado, cuando me dieron mi oportunidad, sabía que tenía que demostrar que tengo la habilidad para jugar junto a los mejores de mi país. Una oportunidad que tenía que agarrar con dos manos. Quizás fue el partido que más rápido se pasó, ¡un día especial no solo para mi si no para mi familia y el país!”.

 

 

Luego de esto llegó el uruguayo y definitivamente todo cambió. “Sin duda, Julio nos ha llevado al siguiente nivel, donde competimos y no solo estamos en los torneos para ser números. Hace unos años hubiéramos estado felices con perder 1-0 contra Irlanda, pero ahora nos fuimos disgustados porque podíamos haber sacado algo del partido y no fuimos inferior a ellos” declara Goldwin. Y no es para menos: solo en el 2018 Gibraltar logró cosechar nada menos que tres triunfos: además de a los letones los del peñón lograron vencer a Armenia y a Liechteinstein, victorias que resultaron claves para que los gibraltareños acabaran terceros en su grupo de Nations League, aventajando en el camino a nada menos que seis selecciones en la Liga D.

 

“Julio es muy muy apasionado. Un míster con mucha experiencia. Mas que nada nos pide que siempre demos el máximo, no solo en los partidos, sino también en los entrenos. El estilo nuestro es jugar con pasión.”

 

“Para mí personalmente fue el partido contra Armenia el más especial de todos los que jugué. Pienso que ha sido uno de mis mejores partidos y nuestra primera victoria afuera de casa, el equipo estuvo espectacular. También el partido siguiente contra Liechtenstein fue increíble, no solo por la victoria en sí, sino porque ganamos en casa y pudimos darle a nuestra afición esa alegría. También porque fue una remontada que hace unos años atrás era impensable” relata como emoción Kyle.

 

 

¿Quién es Kyle Goldwin?

“Pienso que mis puntos fuertes son mi agilidad y mi determinación. En cuestión de mejorar, siempre hay que buscar mejorar en todos los aspectos” comenta el portero gibraltareño, quién se muestra como un hombre que sigue trabajando duro a pesar de sus 33 años, ya que sabe que un paso en falso puede quitarle ese sueño por el que tanto luchó, que es el vestir la casaca de su selección.

También comenta que lleva una vida “muy normal. Entrenamos diariamente con nuestros clubes y yo, personalmente, voy al gimnasio varias veces también, antes de ir al entrenamiento”.

“La selección ha ido creciendo con la experiencia que uno coge jugando partidos internacionales a un nivel muy alto. Mucho del crecimiento viene bajo la dirección de Julio Ribas, que tiene muchísima experiencia y una pasión increíble para con sus jugadores y Gibraltar, eso hace muchísimo para el jugador” narra Kyle, que ahora puede vivir de primera mano el crecimiento de su seleccionado.

 

 

Goldwin es un hombre que se muestra agradecido con cada entrenador que tuvo (“porque de todos aprendí”), pero sobre todo con Ribas, ya que fue el hombre que terminó por darle la confianza necesaria para sentirse todo un portento bajo los tres palos (en los últimos dos encuentros, por ejemplo, apenas cayeron por un gol ante Irlanda y Estonia, algo que, como se comentó más arriba, hubiera sido impensado en otro tiempo y que ahora hasta se lamenta).

La pregunta que queda en el aire es si alguien de una liga superior ha pensado en Kyle, sobre todo teniendo en cuenta que ya ha demostrado su valía bajo palos en partidos importantes, y él mismo comenta que, si bien hay interés por parte de varios equipos en Gibraltar, nunca ha habido nada concreto. Su sueño es poder jugar fuera del territorio británico de ultramar, aunque tampoco llegaron ofertas buenas, aunque, de mantenerse así, seguro algún club se animará a cumplirle el anhelo.

Por último, queríamos que sea el propio cancerbero el que tuviera las últimas palabras de esta nota y, agradecido como es, las utilizó de la mejor manera posible: “gracias a todos los que me dieron la oportunidad de debutar con la selección, a Julio y todos los que forman parte de la familia en la Selección actualmente por la confianza que han demostrado en mí; y a mi familia por apoyarme diariamente para que yo pueda cumplir mi sueño”.

¡GRACIAS DE CORAZÓN A TODOS!. Firma Kyle Goldwin, el hombre que se hizo a si mismo.

Tags: , , , , ,
Juan Pablo Gatti
Me estaba por retirar del periodismo -no iba a ser una gran pérdida la verdad- pero TLB apareció para salvarme la vida. Escritor de corazón, podcastero amateur y contador de historias por vocación. Orgulloso del equipo que supimos formar y deseoso por seguir creciendo en este mundo tan competitivo.

Related Article

2 Comments

Avatar
Carlos Granda 20/04/2019 at 17:49

Kyle es un gran profesional y gran portero, sigo los partidos de la selección aquí desde Perú (viví los 4 primeros años de mi vída en el peñon ) es una gran nota, muchas felicidades.

Avatar
Nacho 06/04/2019 at 21:17

Increíble nota! Me pone muy feliz estas noticias, me encanta el futbol de todas partes del mundo

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: