jueves, 6 junio, 2019
Banner Top

Muchas personas suelen quedarse cómodas en su zona de confort, valorando lo que ya tienen pero sin intentar mucho más. Los asusta esa barrera que se yergue delante de ellos, quizás por temor a perderlo todo.

Pero existe otro tipo de gente que sale a buscar sus sueños, sin importar si esto conlleva tener que alejarse de los suyos y superar, incluso, barreras idiomáticas, dado que saben, en el fondo de su corazón, que esta entrega dará grandes frutos.

Una de las personas que se animó a dar un salto de fe es Martín “Tincho” Gándara, un hombre nacido en Unquillo (Córdoba) , la ciudad del tenista David Nalbandián. Junto con su novia se aventuró a las lejanas tierras gibraltareñas, en busca de ese sueño llamado fútbol. Él nos cuenta su historia para The Line Breaker.

 

 

¿Cuáles son tus primeros recuerdos en el fútbol?

Yo arranqué de muy chiquito. Me acuerdo de que me invitaron y mi madre no podía llevarme a entrenar y entonces fui con unos amigos de Unquillo que iban para Córdoba Ciudad que me había preguntado si tenía ganas de ir. Probé y me fue gustando. Me ficharon de un club que se llama Huracán -que juega la Liga Cordobesa de Fútbol-, donde hice temporadas ahí de chiquito. Después mi papá y mi mamá me fueron acompañando. Ya de chico me compró el Club Deportivo Atalaya, que era gerenciado por Talleres en ese momento. Me acuerdo de que por mí habían pagado 20 pelotas, que en ese momento era importante (risas).

 

Saliste del Proyecto Crecer, que es la Academia donde salió, entre otros, Emiliano Sala (QEPD). ¿En que se basa este proyecto?

Antes del Proyecto Crecer también estuve en San Lorenzo, pero después elegí venirme más cerca de Córdoba, al Proyecto, que es la filial del Girondins de Burdeos de Francia. En mi caso vivía en la pensión, estuve cuatro años viviendo ahí y me quedaba muchas veces sin volver a casa, era un gran esfuerzo, pero, en fin, se valora mucho y se aprende muchísimo y hoy en día agradezco haber vivido esa vida. El Proyecto se basa en buscar jugadores. También había permanentemente entrenamientos, se juega la Liga Regional de San Francisco (Córdoba), hay un muy buen nivel. Además, tienen muchos contactos con representantes, que permanentemente iban a ver jugadores. Yo tuve la posibilidad de viajar a Italia, viajé a Burdeos también. Es un buen proyecto y de mi camada salieron bastantes jugadores que hoy están en Primera.

 

¿Quiénes salieron de ese proyecto?

Bueno, de aquí salieron Emiliano Sala, Rodrigo “Loli” Castro (que jugó en el Girondins, Red Star, Sportivo Belgrano e Iquique, entre otros), Daniel Mancini (debutó en Newell´s, luego tuvo pasos por el Burdeos, Tours y Auxerre), Leonel Auban (que está en Sportivo Belgrano actualmente), Joaquín Varela (Newell´s y Godoy Cruz) y así muchos jugadores más.

¿Cómo es que terminas en Gibraltar, sabiendo que el proyecto era para poder ir al Burdeos?

Termino en Gibraltar porque tenía unos amigos que habían venido para aquí (yo también conocía gente del fútbol) y me abrieron las puertas para venir a intentarlo. Estuve antes en el 2017 y firmé un contrato profesional con el Lincoln Red Imps, pero lamentablemente tuve un problema de ciudadanía y tuve que retornar a la Argentina y perdí la posibilidad de jugar la temporada esa con el club. Ahora volví y llegué medio tarde en los fichajes pero bueno, pude contactar con el Glacis United, un club que está en la Primera División (la Gibraltar Premier Division). Es una buena competencia, hay un buen nivel en Primera. Estamos de a poco adaptando el juego -se juega muy diferente a lo que es la Argentina-. Pero por eso estamos aquí: se abrieron las puertas y vinimos.

 

¿Cómo es el fútbol en Gibraltar? ¿Qué diferencias notas con respecto al fútbol argentino?

El estilo de juego es como el inglés, se corre bastante, se juega muy en línea, hay demasiado choque, es muy táctico, muy ordenado. Por momentos se juega bien. Por ahí lo que cambia mucho el juego es el clima, porque aquí hay permanentemente mucho viento -y eso hay que tenerlo en cuenta, porque te dificulta jugar-. Pero es una buena liga para jugar, para seguir creciendo de a poco. Con respecto al fútbol argentino se pierde un poco la gambeta, se juega a uno o dos toques, abrís afuera y terminás en el área. Por ahí el uno contra uno se usa poco.

 

¿Estás en el Glacis como profesional pleno o tienes que trabajar también? 

Además de jugar al fútbol trabajo, el presidente del club me metió en una empresa de construcción, donde repartimos material. Gracias a Dios esto también ayuda.

 

¿Cómo es tu estilo de juego? ¿Lo adaptaste a la liga o ya venías así?

Mi puesto sería el de mediapunta, a mi me gusta jugar atrás del nueve -o de los dos delanteros-. Aquí se juega mucho con el sistema 4-4-2 y por ahí se juega mucho por las bandas. Puedo jugar también como volante izquierdo o derecho, me puedo parar de cinco. Me gusta agarrar la pelota y tratar de crear, tengo mucha llegada al área, he hecho goles en todos los lugares donde he jugado, así que me siento más cómodo en esa posición. Mi estilo de juego es pedirla, desmarcarme, crear juego, tratar de ubicarme en la cancha y ganar espacios, correr al espacio también, ganarle la espalda al cinco rival.

Gándara juega en la actualidad en el Glacis United de Gibraltar.

¿Cómo se vive el fútbol allí, más viendo los últimos resultados que la Selección viene consiguiendo?

El fútbol se vive bien, la gente lo sigue demasiado. Por ahí en los partidos de liga no hay mucho público en el estadio (obviamente hay equipos que tiran más que otros), pero en partidos importantes -como la final de la copa o la definición de la liga- si se junta gente a ver. Y con la Selección la gente está muy ilusionada, muy contenta, más allá de las derrotas (como ante Irlanda), ya que le pelean a equipos importantes. Se sienten con confianza y esperan seguir jugando de local, que es lo que de verdad importa.

 

¿Hace cuanto tiempo que estás ahora? ¿Cómo es la gente?

Estoy hace dos meses, adaptándome pero muy bien. La gente es muy educada, de mucha cultura. El respeto es algo que hace que uno se sienta muy a gusto.

 

¿Qué planes tienes para un futuro próximo? ¿Tienes pensado pegar el salto a un club más grande Gibraltar (como son el Europa o el Lincoln) o buscas irte a otro torneo?

Lo más conveniente para mí sería apuntar un poco más para arriba, tratar de ir al Lincoln u a otro equipo que tenga más posibilidades de pelear la liga o la copa, buscando jugar alguna competición europea, lo que es una vidriera muy grande. Me gustaría crecer y hacer algunos años aquí y después si ver las posibilidades que toquen para seguir sumando experiencias.

 

¿Quién era tu ídolo de chico? ¿En quién te fijabas? ¿Y a quiénes admirás en la actualidad?

Si te digo la verdad, cuando arranqué siempre miraba mucho a El Shaarawy, que jugaba en el Milan (hoy está en la Roma). Siempre me gustó su juego, estando por la banda izquierda, sigue siendo un gran jugador de fútbol. También me encantaba Román (Riquelme) y ya llegando a esta época, lo de Messi ya es algo impresionante, realmente no deja de sorprender y es fantástico verlo. Neymar también es un gran jugador.

 

Y de los técnicos que tuviste, ¿qué fuiste aprendiendo? ¿cuál fue el que más te marcó?

Como técnico lo tuve a Fernando “la Lora” Oliva (que jugó en Instituto, un fenómeno), creo que fue uno de los mejores técnicos que he tenido, me dirigió en Atalaya cuando era joven, me explotó muchísimo futbolísticamente, de hecho hemos ido a jugar torneos y salimos campeones muchas veces. Un gran entrenador y una gran persona. Después ya cuando estuve en Proyecto Crecer me dirigió Julio Di Meola, una gran persona que dejó sus gratos recuerdos en el club y muchas enseñanzas en lo personal y para seguir tu vida, muchos valores me dejó. Y de acá tenemos al uruguayo Julio Ribas, el técnico de la Selección de Gibraltar y que me dirigió en el Lincoln. Realmente una gran persona y un gran entrenador, sobre todo.

 

Vamos terminando con la entrevista y es por ello que quisiera preguntarte: ¿cuáles son tus sueños a futuro en el fútbol?

Como gran sueño tengo el de llegar a una Primera de algún fútbol top. Obviamente es un sueño que se consigue con trabajo y esfuerzo. Me siento joven, me siento con fuerzas de poder, por lo menos, intentarlo y ver si se puede conseguir.

Quiero agradecerle a mi familia (a mis padres y a mi hermano), porque siempre me apoyaron, sobre todo en los momentos más difíciles, cuando las cosas no salían. Hoy en día estoy aquí y es gracias a ellos, así que les mando un gran saludo y un abrazo. Seguramente pronto los este viendo (risas), estarán visitándome o ya veremos, pero bueno, siempre están ahí presentes, alentando a la distancia.

 

Tags: , , , ,
Juan Pablo Gatti
Me estaba por retirar del periodismo -no iba a ser una gran pérdida la verdad- pero TLB apareció para salvarme la vida. Escritor de corazón, podcastero amateur y contador de historias por vocación. Orgulloso del equipo que supimos formar y deseoso por seguir creciendo en este mundo tan competitivo.

Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

A %d blogueros les gusta esto: