lunes, 25 octubre, 2021
Banner Top

 Por Sergio Miguel Napoli

 

The masses of the people of Africa are crying for unity…

Kwame Nukrumah, Addis Abeba, 1963

 

El 12 de febrero de 1951, Sir Charles Arden-Clarke, gobernador británico de la Costa de Oro (la actual Ghana), tomaba una de las decisiones más difíciles de su vida al ordenar la liberación de prisión del líder del Partido de la Convención Popular (CPP), Kwame Nkrumah, para transformarlo en primer ministro de esa colonia británica. 

Desde hacía años Nkrumah, que se definía a sí mismo como marxista socialista, luchaba por el autogobierno de los habitantes de la Costa de Oro y se había transformado en un verdadero líder popular, en particular de los pobres y desposeídos que sufrían bajo el yugo británico. Esa popularidad, y su lucha por la independencia, lo habían llevado a prisión, pero también a ganar en forma abrumadora y desde el encierro las elecciones celebradas en 1951.

Osagyefo, como el pueblo apodaba a Nkrumah, creía fervientemente en una nueva África, independiente, absolutamente libre del imperialismo, organizada y unida a escala continental. 

Para lograr ese objetivo, toda herramienta era válida. Como apasionado por el fútbol había advertido que este deporte se había transformado en el más popular del continente y llegaba a todos sus rincones. Además, atraía a las clases jóvenes trabajadoras y urbanas, y eso lo transformaba en un invaluable instrumento con potencial contra hegemónico. 

También sabía que los colonizadores habían utilizado al fútbol, una creación cultural europea, como medio para imponer sus valores y creencias a los africanos. Sin embargo, con el paso del tiempo, el deporte se había “africanizado”, ya que los locales habían adoptado formas y técnicas de juego propias e incluso habían asumido el control administrativo de la actividad. En cada terreno de juego, los africanos no solo se divertían sino que también se expresaban, construían su identidad y, de alguna manera, resistían. Nkrumah veía que los europeos habían perdido el control del fútbol, lo que lo convertía en el medio ideal para lograr el apoyo popular al movimiento nacionalista y a la causa panafricana que proclamaba.

En uno de sus discursos previos a la independencia señalaría “Nos gusta el deporte, pero primero queremos el autogobierno así podemos ser amos y no esclavos en nuestro propio país. Cuando tengamos un gobierno independiente se sorprenderán de [los equipos] que podemos poner en los terrenos de juego…y también los sorprenderán los estadios que glorificarán las actividades deportivas en la nueva Ghana”.

Sin embargo, su lucha por la unidad y la independencia encontraba escollos cotidianos pues en la Costa de Oro existían importantes tensiones étnico-políticas entre las cuatro regiones que la conformaban. Principalmente, entre el antiguo reino Ashanti y la región de la Costa. Por ello, una de las principales tareas que debía emprender Nkrumah era crear, a partir de esos cuatro territorios poco conectados, una nación que pudiera estar lista para la independencia. Por ello, incansablemente pregonaba que era necesario dejar de lado todos los regionalismos. 

Esas tensiones también se trasladaban al fútbol donde la rivalidad entre el Hearts of Oak de Accra y el Asante Kokoto (Ashanti) excedía lo deportivo. Tales eran las rispideces y celos entre ambos grupos que, cuando un representativo de la Costa de Oro debió encarar una gira por Gran Bretaña, debió pactarse convocar la misma cantidad de jugadores de cada región para evitar boicots o deserciones.

 

La independencia y los nuevos desafíos del Presidente

El 6 de marzo de 1957, Ghana se convertiría en el primer país subsahariano en obtener la ansiada independencia y Nkrumah sería elegido su presidente. En su discurso inaugural sostendría: “a partir de ahora hay un nuevo africano en el mundo. Ese nuevo africano está listo para pelear sus propias batallas y demostrar que es capaz de manejar sus propios asuntos”.

En su programa de gobierno, el fútbol constituiría un instrumento fundamental para generar un espíritu de unidad nacional que trascendiera las divisiones y el regionalismo chauvinista. Por ello, una de sus primeras medidas fue crear la GAFA (Ghanaian Amateur Football Association) y colocar en su cabeza a Oheme Djan, uno de sus hombres de confianza, que, inmediatamente organizó una liga nacional en la que participaban dos equipos por cada una de las cuatro municipalidades más grandes del país. Además, inscribió a la federación en la FIFA y conformó una selección nacional con la esperanza de que operara como un elemento de una identidad común y orgullo nacional.

Nkrumah era consciente de que el fútbol servía para amalgamar a la nación, pero también podía constituirse en una vía para exponer, e incluso amplificar, los problemas étnico regionales. Por eso la nueva liga debía ser ejemplo de unidad y no aumentar las lealtades locales o étnicas. 

 

También puedes leer:   90 de los 90: Leones Indomables en Italia

El nacimiento del Real Republicans

En esa senda, el 12 de junio de 1960, Osagyefo anunció: “Mi interés por el fútbol es tan fuerte que propongo, en un futuro próximo, fomentar la formación de un club de fútbol modelo que ofrezca liderazgo e inspiración a los clubes de fútbol del país.  Este club se conocerá como ‘Republicans de Ghana’“.

Ohme Djan, que a esta altura ya era ministro de deportes, comentó la idea a los dirigentes de los equipos de la liga, que manifestaron su acuerdo con la idea del presidente. 

El 23 de enero de 1961, de manera inesperada, el ministro anunció la creación del Real Republicans, nombre que se inspiraba en el Real Madrid, equipo que dominaba el fútbol europeo y mundial a finales de los años 50 y principio de los 60. 

Para sorpresa de propios y extraños, aclaró que la nueva institución participaría en la primera división de la liga de ese mismo año. Además, informó que su plantilla se conformaría con dos jugadores de cada uno de los equipos del país, que él mismo había elegido, y develó los nombres de los seleccionados que, de ese mismo momento, aclaró, dejaban de ser parte de sus clubes. 

La medida despertó el enojo de los equipos, que jamás pensaron que el nuevo se formaría quitándoles a sus mejores jugadores. Quien más alzó la voz contra la decisión fue uno de los equipos más importantes del país, el Asante Kotoko. Detrás de esa postura no sólo había razones deportivas, sino también políticas. El Asante era el emblema de la Nación Ashanti y del National Liberation Movement (NLM), el partido político que se oponía a Nkrumah y a su decisión de hacer prevalecer los intereses nacionales por sobre los regionalismos.

Frente a ese panorama, el equipo amenazó con retirarse del torneo, alegando que el proceso de selección no era limpio ni democrático y que socavaba las bases de los clubes de la liga. Djan no cedió a la presión y respondió que si no transferían a sus jugadores, el Asante sería expulsado de la liga y su lugar en la primera división sería ocupado por otro equipo de la zona de Ashanti. 

El clima en toda la región comenzó a caldearse y se registraron incidentes en distintos partidos que se disputaron en forma previa al inicio del torneo. Para descomprimir, Djan informó que los jugadores seleccionados no estaban obligados a jugar en los Republikans y podían volver a sus clubes si así lo deseaban (solo 3 jugadores harían uso de la opción, dos de ellos de la zona Ashanti). Además se anunció que el Real Republicans participaría en la liga de forma no competitiva, es decir, sin sumar puntos. En esas condiciones, el Asante aceptó participar en la liga, pero como castigo a su conducta se le impidió jugar de local en la primera etapa del torneo. 

La temporada 1961/1962 terminaría con el Hearts of Oak, como campeón, con 43 puntos. El Real Republicans, de haber participado competitivamente, habría arribado al final en el quinto lugar, con 34 unidades. No obstante, obtuvo su primer título al ganar la Copa de la Liga, derrotando al Asante Kotoko.

 

También puedes leer:   90 de los 90: Sudáfrica 96´, un gol al apartheid

El Real Republicans se consolida

Los años 1962 y 1963 serían los mejores en la breve historia de los Republikans. En primer lugar porque pudieron competir de forma plena en el torneo de primera división. Además, ya no eran ni un simple proyecto ni un mero combinado de estrellas sino el esqueleto de la selección nacional de Ghana, con una dinámica de juego y estilo propio.

Este poderío se hizo patente en el torneo 62/63, en el que se consagró campeón, marcando el récord de 112 goles en 34 partidos. También obtuvo su segunda Copa de la Liga, derrotando al Cornerstones.

Sin embargo, el criticismo hacia el equipo y en particular a su forma de selección de jugadores era cada vez más evidente entre los clubes de primera división. Esta oposición quedó demostrada al inicio de la temporada 62/63, cuando el Hasaacas, de Sekondi, se negó a ceder a los Republicans a su estrella, el liberiano y crecido en Ghana Modibo Toe. Luego de idas y venidas y amenazas cruzadas, el Hasaacas fue expulsado del torneo y Toe transferido.

A la par de las controversias, los Republicans se transformaban en la columna vertebral de la selección nacional de Ghana. Ocho de sus jugadores serían titulares el 19 de agosto de 1962, en el histórico partido en el que los Black Stars, en Accra y ante 40.000 espectadores, enfrentaron al Real Madrid de Di Stéfano, Puskás y Gento. El resultado fue un dignísimo 3-3. 

El impacto de los integrantes del Real Republicans en el combinado nacional se haría más evidente en 1963, cuando los Blacks Stars se consagraron campeones de la Copa Africana de Naciones disputada en el Congo. También en 1964, en los Juegos Olímpicos de Tokio, donde la selección de Ghana fue el primer equipo africano en llegar a los cuartos de final de esa competencia. 

 

 

Esos éxitos ayudaron a que los fanáticos más reticentes comenzaran a cambiar su visión sobre el Real Republicans, al que se empezaba a ver como la versión futbolísitica de Nkrumah, un equipo audaz, despiadado, y estoico. El propio presidente asoció su imagen al club. De hecho, además de ser apodado el Club “madre” de Ghana, a partir de la temporada 1962/63, se lo comenzó a conocer como “El propio club de Osagyefo” (Osagyefo Own Club), con las letras OOC impresas en la camiseta y toda la indumentaria.

En el torneo 63/64, los Republikans culminaron la temporada en el séptimo puesto, a 13 puntos del campeón, el Asante Kotoko. Sin embargo, harían historia al representar a Ghana en la primera Copa de Campeones de África, cuya creación había impulsado el propio Nkrumah. Sin embargo, no pudieron ganar el título, al ser eliminados por el Oryx Douala de Camerún. Además, por tercer año consecutivo, ganaron la Copa de la Liga, esta vez derrotando al Great Ashanti.

 

El final del sueño

El campeonato 64/65 sería el último que completaron los Republikans, alcanzando el cuarto puesto. Nuevamente alzaron la Copa de la Liga, venciendo al Cornerstones. De esta forma, lograban establecer un récord al obtener cuatro copas consecutivas. Este récord sólo sería superado por el Hearts of Oak, equipo que obtuvo el trofeo en forma ininterrumpida entre los años 1996 y 2002. Aún hoy, a más de 50 años de su desaparición, los Republicans son el tercer equipo que más Copas de la Liga ha ganado en la historia de la competición.

Otra vez, como en 1963, sus jugadores conformaron la base de la selección de Ghana que, en Túnez, alzaría por segunda vez la Copa Africana de Naciones. Sin embargo, mientras los éxitos se sucedían para el fútbol en Ghana, la situación política en el país se encarecía. Los conflictos entre el Nkrumah y las fuerzas armadas (cada vez más apoyadas por Estados Unidos a causa de las ideas políticas del presidente) se hacían más evidentes con el correr de los días. Finalmente, el 24 de febrero de 1966, durante un viaje de Nkrumah en una misión de paz hacia Vietnam del Norte, un grupo de militares asestaron un golpe de estado que derribó al presidente, quien debió buscar asilo en la vecina Guinea. El tiempo de la independencia y los líderes revolucionarios en África comenzaba a dar paso a la era de los dictadores.

Una de las medidas que adoptó el gobierno militar fue disolver al Real Republicans pues, en definitiva, ese equipo sintetizaba las aspiraciones y sueños del presidente depuesto, y era necesario eliminar todo vestigio que pudiera recordar al pueblo su figura. A partir de ese momento, el fútbol en el país comenzó a sufrir un evidente y pronunciado declive.

Es cierto que, en su breve existencia, el equipo nunca logró ganarse el corazón de los hinchas. Probablemente porque, como señala Paul Darby, Nkrumah subestimó la capacidad del fútbol de generar impredecibles vínculos emocionales, de los cuales es difícil desprenderse. En este caso, los fanáticos ghaneses ya se identificaban con los clubes históricos de su región, a los que los unía, además, un vínculo étnico. Por ello, era muy difícil que de un día para el otro dejaran de lado su pasión, olvidaran su pasado y se sumaran a un nuevo equipo sin tradición.

Sin embargo, y a pesar de todo ello, el Real Republicans fue valioso intento para construir un símbolo de unión nacional en un momento turbulento y fundacional del país y del continente. Además, fue la base sobre la que se conformó una de las más exitosas selecciones de la historia del fútbol en Ghana, que tantos éxitos obtuviera entre 1963 y 1965, y que debía impulsar el fútbol africano en la escena deportiva internacional, como la expresión más patente del panafricanismo. En palabras de Benjamín Koufie, ex jugador y DT de los Black Stars, al fortalecer a la selección nacional “Nkrumah le estaba diciendo al mundo entero que hay un continente llamado África que podría competir con cualquier otro continente en el juego del fútbol”.     

                                                                                                         

  • ¡Hola! Esperamos que hayas disfrutado del artículo. Antes de que te vayas queremos recordarte que estamos preparando cosas grandes, pero necesitamos la ayuda de nuestros lectores para hacerlas realidad. Por eso, si te gusta lo que hacemos en The Line Breaker, abrimos un canal para que consideres invitarnos a un café y así ayudarnos a mantenernos en pie.
(Visited 108 times, 6 visits today)
Tags: , , ,

Related Article

The BreakerLetter

Archivos

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Mis Marcadores