martes, 3 diciembre, 2019
Banner Top

La responsabilidad y, en algunas ocasiones, heroicidad de ocupar la primera posición, la última tras la línea defensiva, parece caer en el olvido cuando los goles suben al marcador. 

Decidir llevar en la espalda el 1 o el 13, vestir de negro riguroso o colores neón – comentan que el maestro Johan Cruyff instaba a vestir de manera llamativa a sus cancerberos porque pensaba que los delanteros apuntarían al cuerpo – acarrea un peso. Es necesaria una confianza en uno mismo que a veces pasa desapercibida. Desde edad temprana algunos comienzan a entrenar aparte de sus compañeros, dedicando parte de sus minutos a perfeccionar la solitaria labor del guardameta. 

 “Distanciado del resto, aislado, impasible, el guardameta que destaca es seguido por la calle por los niños (…) Es el halcón solitario, misterioso, el último defensor”. 

Así describía la figura del portero Vladimir Nabokov, quien fuera cancerbero durante un tiempo en la Universidad de Cambridge, donde cayó rendido a la magia del balompié. 

Tan protagonistas como la delantera en términos globales de los partidos, no es de extrañar que este año tanto la FIFA como France Football hayan decidido crear un premio especial para ellos – con más gracia los primeros y su designación de The Best, porque el Trofeo Yashin, también llamado Yachine, ha sido inaugurado por la revista francesa para reconocer únicamente a los guardametas masculinos en honor a la Araña Negra, el mítico Lev Yashin. Esperamos que en próximas ediciones consideren otorgar un premio con alguna portera histórica para el fútbol femenino como referencia –. 

Quizás todas las posiciones debieran tener una mención aparte visto que son los delanteros los que suelen acaparar los premios individuales, pero si tenemos en cuenta la particularidad y la importancia de este lugar en el campo parece un acierto darles su minuto de gloria, precisamente a ellos, sobre un escenario junto a sus récords de porterías a cero conseguidas gracias a una buena colaboración con sus defensas, o los penaltis parados. Las parejas de central-portero quizá queden en segundo plano ante los delanteros centros y extremos, pero sin duda, como dijo Sir Alex Ferguson: 

“Un buen ataque te hace ganar partidos, la defensa te hace ganar títulos”. 

Y si tras el muro inexpugnable hay un excelente jugador bajo los palos, parece que tendremos buena parte del trabajo asegurado. De Gordon Banks a Briana Scurry, son muchos los nombres que han quedado en la memoria del fútbol internacional: en masculino y femenino. Desde The Line Breaker hemos querido, entre toda la redacción, no citar a los mejores de todos los tiempos, sino a todos aquellos que hemos podido ver en directo o por televisión, desde que éramos niños, y que por una razón u otra recordamos como los mejores de nuestra vida, con los casos especiales de nuestros expertos que se han centrado en el fútbol africano (Pancho Jáuregui) y asiático (Dani Deudermont): 

 

También puedes leer:   El Córdoba, una lucha por la supervivencia

Tags:
The Line Breaker

Related Article

No Related Article

0 Comments

¿Qué te pareció la nota?

The BreakerLetter

¡Ya salió la The Lines 12!

Consíguela haciendo clic aquí

Wing, el espíritu del fútbol

Mis Marcadores

Nuestras Redes

INSTAGRAM

Seguinos en Twitter

A %d blogueros les gusta esto: